Un gráfico vale más que mil palabras: el 1% de la población ya posee el 38% de la riqueza global

**El patrimonio neto promedio del 1%, también conocido como el 1% más rico de los hogares de la población mundial, se ha multiplicado en las últimas dos décadas. Ahora se eleva más que nunca por encima del patrimonio neto del ciudadano medio.


Un gráfico vale más que mil palabras: el 1% de la población ya posee el 38% de la riqueza global

La Crónica de Chihuahua
21 de febrero, 07:06 am

ALBERT SANCHIS
@asanchisull/
magnet.xataka.com

Muchas personas piensan que ser rico es simplemente tener una casa bonita, dinero en el banco, una lugar donde pasar las vacaciones y tal vez un yate lujoso. Pero el tipo de dinero que tiene el 1% más rico de los hogares del mundo eclipsa este concepto. Este grupo de la población posee corporaciones enteras, fondos de inversión multimillonarios, islas en el Caribe e incluso cohetes que los llevan al espacio exterior.

El patrimonio neto promedio del 1%, también conocido como el 1% más rico de los hogares de la población mundial, se ha multiplicado en las últimas dos décadas. Ahora se eleva más que nunca por encima del patrimonio neto del ciudadano medio.

El gráfico. No hace falta decir mucho más. En esta infografía con datos de World Inequality Database se ilustra bien de qué estamos hablando. El 1% de la población posee el 38% de la riqueza global. De hecho, se ha necesitado que la altura del gráfico tenga semejantes dimensiones porque ni siquiera la barra de ese 1% cabe en la infografía. Una diferencia abismal. Y, sin embargo, el 50% de la población sólo posee el 2% de la riqueza.

¿De cuánto hablamos? El patrimonio neto mínimo del 1% superior es de aproximadamente 10 millones de euros. ¿Cuánto tendrías que ganar para unirte a ese grupo? Pues una media de 680.000 euros al año, según el Instituto de Política Económica. Por otro lado, el número de multimillonarios es ya de alrededor de 2.800, pero ha ido creciendo rápidamente. De hecho, los salarios del 1% entre 1979 y 2019 aumentaron más del 160%, en comparación con el 26% de los del 90% inferior.

¿Quiénes son? No los que tú imaginas. Aunque los medios de comunicación han retratado en gran medida a este grupo como peces gordos codiciosos de Wall Street, el análisis demográfico revela una imagen muy diferente. El 1% más rico se distribuye en muchas industrias y proviene de muchos orígenes. Incluye médicos, empresarios y ejecutivos, así como aquellos que heredaron riqueza, que es un un gran número.

En aumento. Según la 35.ª lista anual de Forbes, la cantidad de multimillonarios más ricos del mundo se disparó a un nivel sin precedentes de 2.755 en 2021, 660 más que en 2020. En total, tienen un valor de 11,6 billones de euros, frente a los 8 billones de la lista del año anterior.

¿Dónde están? Había 834 multimillonarios en América del Norte y 847 en Europa, aunque los primeros tenían más riqueza (3 billones de euros) en comparación con los segundos (2 billones). China, Alemania y Estados Unidos fueron los tres principales países en términos de número de multimillonarios. China tenía 342 con una riqueza combinada de 1 billón y Alemania enumeró 153 con 450.000 millones en riqueza combinada.

Rusia, Suiza, el Reino Unido, Hong Kong, India, Arabia Saudita y Francia completan las 10 naciones principales, en términos de multimillonarios.

Más que toda la clase media. Sí, el 60% de los hogares estadounidenses ahora acumula menos activos que el 1% superior, según informaba Bloomberg en un artículo de hace unos meses. Es un punto álgido de una tendencia en aumento: la concentración de riqueza para los de arriba y estancamiento para todos los demás.

El 0,01% megarrico. Si el patrimonio del 1% ya nos parece un despropósito, sorprende más aún lo que posee el 0,01% de superricos. Las 520.000 personas que tienen al menos 19 millones de dólares, ahora poseen el 11% de la riqueza mundial, un 1% más que en 2020.

Causas. Hay una variedad de razones para la disparidad, pero un factor principal es que poseen más del 50% del capital en empresas públicas y privadas. Y también se han beneficiado de las subidas del mercado de valores. Estas ganancias les ayudan a reinvertir su dinero en inversiones exclusivas como fondos de cobertura y empresas de capital privado.

También la disparidad se puede atribuir a exenciones fiscales sobre los impuestos sobre la renta, las donaciones y el patrimonio, así como al declive de los sindicatos. Aunque la clase media también se benefició un poco de la reducción de impuestos, permitió a los ricos retener una porción mucho mayor de sus activos y pasárselos a sus herederos.