Trump admite ahora la derrota, condena la violencia y promete facilitar la transición a Biden

**Al presidente electo Joe Biden, ni siquiera lo mencionó, simplemente admitió el cambio de Gobierno y dejó de agitar sus teorías conspirativas sobre el sistema electoral, génesis de los graves disturbios vividos el miércoles en Washington.


Trump admite ahora la derrota, condena la violencia y promete facilitar la transición a Biden

La Crónica de Chihuahua
8 de enero, 12:21 pm

“El Congreso ha certificado los resultados electorales, una nueva Administración tomará posesión el 20 de enero”, afirma el presidente, derrotado, tras una crisis histórica

Washington.- Donald Trump admitió por fin su derrota este jueves por la noche. La derrota en las urnas y, también, la que ha sufrido esta semana en su pulso contra las instituciones de Estados Unidos, contra la democracia. El presidente se dirigió a los ciudadanos en un vídeo de dos minutos y 41 segundos en los que capituló, condenó la violencia provocada por los ultras en el Congreso y se comprometió a facilitar la transición hacia el próximo presidente, el demócrata Joe Biden. Por primera vez, no mencionó ningún supuesto fraude. Ante un país conmocionado, donde se multiplicaban las voces que pedían destituirlo por incapacidad, el magnate neoyorquino asumió que había llegado al final de la escapada.

“El Congreso ha certificado los resultados electorales, una nueva Administración tomará posesión el 20 de enero y a partir de ahora me centraré en asegurar una transición de poder fácil, ordenada y sin interrupciones. Es el momento de la reconciliación y de sanar heridas”, dijo el mandatario desde un atril en la Casa Blanca, para acabar con un mensaje de despedida: “A los ciudadanos de Estados Unidos, serviros como presidente ha sido el honor de mi vida. A todos mis maravillosos seguidores, sé que estáis decepcionados, pero nuestro increíble viaje acaba de empezar”.

No reconoció explícitamente la victoria del presidente electo Joe Biden, cuyo nombre ni siquiera mencionó, simplemente admitió el cambio de Gobierno y dejó de agitar sus teorías conspirativas sobre el sistema electoral, génesis de los graves disturbios vividos el miércoles en Washington, en los que perdieron la vida cuatro personas. Trump se pronunció con dureza sobre lo sucedido, se declaró “indignado” y aseguró que los violentos lo pagarían, sin señalar a los suyos, pero desmarcándose del Trump de 24 horas atrás, que culpó al supuesto “robo” de los comicios del asedio a Capitolio: “Entiendo vuestro dolor (...) sois muy especiales, os queremos”, llegó a decir.