Sobre la riqueza de México, sus plañideras, dictadores y el Gobierno de Guadalupe

**El ahora alcalde no es nuevo en la administración, ya fue regidor y secretario de Gobierno de Guadalupe, y muchas de las anomalías de las que se queja, se cometieron en su presencia, por lo que se deduce que también es responsable de las mismas.


Sobre la riqueza de México, sus plañideras, dictadores y el Gobierno de Guadalupe

La Crónica de Chihuahua
27 de octubre, 13:26 pm

Por Jaime Chacón Llanas

México es uno de países más ricos del mundo, es la décimo cuarta economía a nivel global, pero a pesar de la enorme riqueza con la que cuenta, éste es un país muy injusto en cuanto a la distribución de la misma y que día a día que produce la clase trabajadora. Son diversos los estudios levantados por organizaciones no gubernamentales que indican los crueles y dolorosos datos de nuestro país, por ejemplo, La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), presentó un informe sobre la desigualdad de ingresos en México 1). El reporte señala que durante 2017, los recursos de los 10 mexicanos más ricos equivalían al total de ingresos de casi 60 millones de personas, es decir 50% de los más pobres. Solo es un cruel dato, escalofriante pero de todos es sabido que hay miles de mexicanos que no saben que comerán al día siguiente, desempleados, sin acceso a la salud, seguridad, vivienda, víctimas del olvido total de sus gobernantes.

Hace 45 años nació el Movimiento Antorchista Nacional en Tecomatlán Puebla y con el trabajo constante de Antorcha se ha transformado. La organización está constituida de hombres y mujeres que se agremian libremente ante la desigualdad que se refleja hasta en los derechos más elementales, como el de tener una vivienda digna y decorosa consagrado en el artículo 4; el de la manifestación de ideas establecido en el artículo 6; el de petición en su artículo 8; y el derecho organizarse para luchar y mejorar sus condiciones en las que vive, todos plasmados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y todos esos derechos le costaron dolor y sangre al pueblo, pues fueron surgiendo con cada acontecimiento revolucionario que vivió el país, donde muchos compatriotas dieron la vida para el bienestar de las futuras generaciones.

Pero en los hechos estas garantías son sólo de papel debido a que su aplicación depende de varios factores e intereses económicos o políticos que es difícil de resolver y muchos funcionarios se los pasan por el arco del triunfo, sin importar que sigan actuales para todos los mexicanos.

Un claro ejemplo de esto, es el que se vive con el Presidente del municipio de Guadalupe, el maestro Julio Cesar Chávez continuamente se queja y llora porque le “dejaron el municipio con las arcas vacías, hay muchas irregularidades de la anterior administración, hay intención de trabajar duro para los Guadalupenses, pero así es muy complicado”, dice.

Sin embargo el ahora alcalde, no es nuevo en la administración pública, ya que fue regidor y secretario de gobierno de Guadalupe y muchas de estas anomalías -de las que se queja-, se cometieron en su presencia, por lo que se deduce que también es responsable de las mismas; meses antes de ser Alcalde fungía como Subsecretario de Concertación Política del Gobierno del Estado, o sea que el Ciudadano sabía de las condiciones en que encontraría la alcaldía, que según su cantaleta fue saqueada, -pero en su presencia-. Por todo esto, debo decir que como funcionario de primer nivel y con sentido de responsabilidad debió evitar esta acción, el saqueo y arbitrariedades de las que ahora se lamenta.

A estas alturas ya debe superar esas limitantes, abandonar su papel de plañidera y ponerse al frente del ayuntamiento, aplicar su experiencia y capacidad para la que se postuló y debe entender que el gobierno de Guadalupe no podrá funcionar con buenas intenciones. Está claro que quien no da resultados da explicaciones, y él es uno de los que sólo justifica su inacción y no está cumpliendo con el pueblo guadalupense, como prometió en campaña.

La pasada semana una comisión de guadalupenses pidieron audiencia con el señor presidente; la misma que contestó a través de un oficio, en donde señala que no tratará con intermediarios como “Antorcha”, que todas las necesidades se atenderán casa por casa, persona por persona y esto motiva a plantear que hay mucha soberbia y poco tacto político de Chávez Padilla al menospreciar de tajo a la organización social que mantiene importante presencia en Guadalupe y que además ha contribuido con múltiples acciones en materia de obra pública, de infraestructura en escuelas y de acercar acciones de vivienda que ya disfruta la población. El trato recibido por parte del presidente municipal, se refleja desigual, autoritario y de violación a los derechos básicos que goza cada ciudadano ¿Dónde quedó el derecho a la organización y petición? ¿Dónde quedó la cuarta transformación de Guadalupe? ¿Dónde quedó la justicia para el pueblo?

Señor presidente, los antorchistas son mexicanos y tienen derecho de asociarse para luchar por sus necesidades. El pueblo seguirá unido en Antorcha y sabe que la solución no está en el cambio de partido en el poder, en los intelectuales de café y en políticos arribistas. No pedimos un trato preferencial, pero nunca abandonaremos la lucha por una patria más justa para todos.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---