Sin recursos y con extrema lentitud, el Gobierno Federal se rezaga en la respuesta a los damnificados por Grace

**Los damnificados, quienes perdieron sus casas, sus muebles, sus animales, sin electricidad, sin empleos, sin comercio, que quedaron sin servicios públicos, se encuentran en una situación desesperada, ante la inacción de las autoridades.


Sin recursos y con extrema lentitud, el Gobierno Federal se rezaga en la respuesta a los damnificados por Grace

La Crónica de Chihuahua
27 de agosto, 07:28 am

Por Froilán Meza Rivera

Por el paso de las lluvias torrenciales y vientos huracanadas del huracán Grace, 868,996 usuarios resultaron afectados nada más en el suministro de electricidad en sus domicilios, en los estados de Veracruz, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí y Tlaxcala.

Los gobiernos estatales se vieron, junto con el propio gobierno de López Obrador, rebasados y sin recursos, sin planes de acción para enfrentar a catástrofe regional, que se potenció en su segunda llegada a las costas mexicanas, en el Golfo, después de su arribo inicial a la península de Yucatán la semana pasada. Sin los recursos del Fonden (el desaparecido Fondo de Desastres Naturales, asesinado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lejos de la inobjetable utilidad de los fondos que servían para resarcir daños y perjuicios en estos casos, prefirió utilizar los 17 mil millones de pesos remanentes para comprar una refinería de medio uso), el gobierno de la “cuarta transformación” se está viendo muy lento para reaccionar, puesto que se quedaron sin dinero para emergencias de este tipo.

Los ciudadanos damnificados, quienes perdieron sus casas, sus muebles, pertenencias, sus animales, sin electricidad, sin empleos, sin comercio, que quedaron sin prácticamente servicios públicos, se encuentran en situación desesperada, ante la inacción de las autoridades.

Motines ciudadanos ante la falta de apoyos

“¡Que salga, que salga!”, le gritaban airados los ciudadanos a la alcaldesa de Coatzintla, Veracruz, ayer, porque la funcionaria no salía a atenderlos en sus reclamos. Se amotinaron, en un recurso extremo, ante la falta de respuesta a sus exigencias. Eran vecinos de cuatro colonias urbanas que pedían apoyo para reponer sus casas destruidas. Cuando la presidenta municipal, Patricia Cruz, intentó escaparse por una salida trasera del Palacio Municipal, la persiguieron y, antes de que alcanzara a subir a una camioneta, la gente enardecida casi la alcanza. Un policía preventivo fuertemente armado, interpuso su propio cuerpo para que los linchadores no tocaran a la funcionaria. Y todavía con todos sus ocupantes arriba, el vehículo no pudo arrancar porque había personas atrás deteniéndola y otras por delante oponiendo su físico frente a la coraza, jaloneando, pateando, golpeando la Toyota Hillux doble cabina. Al fin, el chofer logró esquivar a la masa enfurecida, no sin que antes le abollaran la puerta delantera izquierda.

También en Veracruz, un grupo de ejidatarios le prendió fuego a una pila de llantas, que hicieron arder frente al Palacio Municipal de Poza Rica. En referencia a los diputados, presidentes municipales y al propio gobernador del estado, “Los candidatos fueron a buscar el voto y no han vuelto a ir” a las colonias, dijeron a vez damnificados por Grace, mujeres, hombres y adultos mayores de distintas colonias de Poza Rica, al aproximarse en la explanada del Ayuntamiento, donde también llegaron a exigir ayuda inmediata.

En el municipio de Cazones, al frente de un grupo de sus compañeros, el presidente de la Cooperativa Pesquera “Aurora”, Rafael Castillo, declaró que, en el caso de esta localidad, urge que las autoridades “se pongan las pilas, pero ya”, para auxiliar a la población dañada, a los comerciantes y a los pescadores que resultaron perjudicados en sus propiedades y en sus actividades.

Rebasa el millón de damnificados

Un total estimado de más de 1 millón de personas resultaron damnificadas en esta región, al mismo tiempo que los estados no han podido ejercer apoyos para resarcir los daños que causó el meteoro, en vista de que el gobierno federal no ha destinado presupuesto para la contingencia. El presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su visita a Veracruz el miércoles para poner en marcha un supuesto plan de acción, se limitó a anunciar que se iba a levantar un censo de los damnificados y entregarles posteriormente los apoyos, eso sí, “de manera directa y sin intermediarios”, dijo. Pese a que el huracán afectó a miles de familias desde el fin de semana pasado, al momento, la ayuda es poca. Sobre el censo, López Obrador dijo que se dará a conocer, pero hasta el próximo martes 31 de agosto en Palacio Nacional, cuando se definirá el plan económico para atender a 24 municipios de Veracruz.

Pero la población está desesperada. Los daños son todavía incalculables, aunque se sabe que, en Veracruz, por ejemplo, los afectados superan en muchos miles a los de Puebla, donde el gobernador Miguel Barboza calculó en 400 mil los damnificados.

Sólo para Veracruz, Laura Velázquez Alzúa, coordinadora nacional de Protección Civil, tuvo que admitir que su dependencia ni nadie en el gobierno de López Obrador, tiene datos preliminares de las afectaciones, y que con el censo se dará una atención emergente a estos 24 municipios y que los demás serán atendidos “en su momento”, ya que el censo también aplicará para los daños causados en los municipios de Puebla e Hidalgo.

Daños en la región

Tras el paso del huracán Grace, Veracruz se convirtió en una de las entidades más afectadas, pues hasta el momento el total de fallecidos asciende a ocho personas con inundaciones en diversas partes del estado, así como severas afectaciones en zonas como Poza Rica, Tecolutla y Papantla. En Xalapa la capital, un alud de tierra sepultó a una familia en donde cinco menores fallecieron junto con su madre. Además, en otro deslizamiento, una menor falleció después de que la tierra provocó la caída de una barda. La capital veracruzana también presentó inundaciones en distintos puntos de la ciudad, desde las principales avenidas, hasta viviendas y centros comerciales. En el estado, hasta el momento el total de fallecidos asciende a ocho personas, con inundaciones en diversas partes del estado, así como severas afectaciones en zonas como Poza Rica, Tecolutla y Papantla, donde el meteoro pegó más fuerte.

En Puebla, el paso del huracán convertido en tormenta tropical, Grace, por la Sierra Norte, dejó como saldo una persona muerta, deslaves y graves daños en carreteras, caminos, y localidades de municipios como: Xicotepec, Jopala, Huauchinango, Zacapoaxtla, Tetela de Ocampo, Juan Galindo, Huitzilan, Jalpan, Pantepec, Venustiano Carranza, Francisco Z. Mena, Zacatlán, Teziutlán, Tenango de las Flores, Cuetzalan y Ahuacatlán, entre otros.

En Hidalgo, derrumbes, ríos desbordados, casas inundadas, comunidades incomunicadas por deslave y tres personas atrapadas, el saldo por el paso de Grace. Graves daños a la red carretera por diversos deslaves, comunidades incomunicadas por los derrumbes, personas atrapadas por la creciente de algunos ríos, árboles caídos, así como colonias y bulevares inundados, son parte de los daños por este huracán en el estado. Autoridades estatales, federales y municipales dispusieron de un operativo de apoyo a la población en los 84 municipios, principalmente en la región de la Huasteca, Otomí-Tepehua y Valle de Tulancingo, donde pegó más fuerte el fenómeno natural.

San Luis Potosí no quedó exento. Desde las primeras horas del pasado sábado, la Huasteca potosina comenzó a resentir los efectos de la llegada a territorio nacional del huracán Grace. Posteriormente, el gobierno del estado dio a conocer que las lluvias torrenciales generaron un aumento en el cauce de ríos, así como deslaves en diversas zonas de la entidad, aunque no se registró ninguna pérdida humana.