Sharking. Proliferan en México los clubs de ’bajacalzones’

**Ellos filman mientras violentan a mujeres en la calle o en centros comerciales y luego suben los videos a sitios porno.


Sharking. Proliferan en México los clubs de ’bajacalzones’

La Crónica de Chihuahua
4 de junio, 23:30 pm

La respuesta sobre quién y por qué un hombre decidió levantar la falda y bajar la ropa interior de la periodista estadounidense Andrea Noel en una tarde de marzo en la colonia Condesa, podría no estar en una broma para internet, sino en algún sitio porno.

El ataque que sufrió Noel tiene un nombre en el lenguaje de la red: sharking.

Es la práctica de acechar a una mujer en la calle, típicamente en falda o vestido, para acercarse sin que se dé cuenta y levantar dicha prenda para bajar su ropa interior y dejar todo grabado en video, para después subirlo con frecuencia a páginas pornográficas en internet.

Se le llama así por el acecho sigiloso que simula al de un tiburón antes de atacar a sus presas. Esta actividad inició en Japón desde hace aproximadamente 10 años y se volvió muy popular. De acuerdo con usuarios y víctimas, está ganando terreno en México, con una primera afectada de gran impacto: Andrea Noel.

Basta con hacer una breve revisión por distintos sitios pornográficos para entender las dimensiones de la práctica.

Si bien no es lo mismo que en Japón, en donde el sharking está en los primeros lugares de tipo de pornografía consumida, en México se comienza a producir y a popularizar.

En al menos dos populares foros de internet detectados por este diario —de los cuales nos reservamos el nombre por protección de identidad—, desde hace dos años distintas usuarias preguntan por víctimas de esta práctica. “¿Alguien ha sido víctima de sharking? Me sucedió hace poco, me bajaron la ropa interior en plena calle y un amigo me dijo que se llamaba sharking, lo que me hace suponer que está sucediendo en México”, escribió Diana, una de las usuarias.

En Twitter, víctimas del “ataque tiburón” buscan igualmente respuestas: “#Sharking ¿alguna víctima de esto? Ya van varias chavas que les ha pasado”, es una de las preguntas bajo el hashtag. Otras, en inglés, preguntan si alguien fuera de Asia conoce la práctica. Otros utilizan el hashtag justo para lo contrario: subir GIFS de mujeres atacadas. En contraste a las preguntas de mujeres sobre si alguien más ha sido víctima del sharking, un usuario escribe: “¿Quién más no puede esperar a la temporada de sharking?”.

A pesar de que esta práctica está comenzando a ser “importada” a México, es apenas la punta del iceberg sobre lo que circula en los sitios pornográficos globales respecto al país.

Baños públicos, vestidores, el Metro, tiendas de abarrotes y avenidas cuentan con cientos de videos pornográficos obtenidos aparentemente a escondidas de sus víctimas.

En uno de los sitios, el usuario descarado1986 ha subido 35 videos desde tres locaciones: una tienda de discos, un baño público y un vestidor. El título de sus videos especifica el lugar: “WC Mexico”, “Upskirt Mexico” o “Dressing room Mexico”. El usuario ha estado activo desde hace tres años y sus videos en la red superan las 10 mil vistas. En otro sitio pornográfico los títulos que contienen “metro del DF” o “Metro df” suman más de 100, con pequeños clips de mujeres grabadas aparentemente sin su consentimiento por debajo de sus faldas. Cada uno de estos videos, en promedio, superan las 140 mil vistas.

Además de Noel, en uno de los sitios porno circulan dos breves videos titulados “reportera Alinne Maldonado faldita en Feria del libro Toluca”, en el que se muestra a la comunicadora entrevistando a personas durante un evento en un vestido negro. El usuario Cesar 21 se describe como un hombre de 26 años de Luvianos, México, y ha subido 82 videos porno.

Pudo ser sharking, admite Andrea Noel

En entrevista, la periodista Andrea Noel dice conocer de la práctica y acepta la posibilidad de que esa haya sido la intención del ataque en su contra.

“Un amigo me envió un paquete enorme de videos de sharking en las calles, de otro tipo de porno, porque justo pensamos que por ahí iba la cosa, aunque hasta ahora no sé”, dijo.

Andrea consideró que la raíz del gran número de videos porno voyerista en México está en la falta de legalidad. “Lo que me pasó a mí, como todo lo que circula en sitios porno, tiene que ver con la cultura de la ilegalidad. Si yo encuentro mi video en un sitio porno o alguien se reconoce en uno de estos, ¿qué puede hacer? Nada”, expresa Noel vía telefónica desde Estados Unidos, su nuevo lugar de residencia luego de recibir amenazas de muerte hasta la puerta de su departamento en la Ciudad de México por denunciar el abuso del que fue víctima.

Noel asegura que no existe la manera de recibir justicia ante un abuso sexual de este tipo. Ella lo ha vivido en primera persona.

“Lo único que he pedido desde el inicio es que se me entreguen los videos para poder identificar al responsable, al que me desmadró la vida. Pero no se puede, los videos fueron coleccionados como evidencia del ataque; sin embargo, pareciera ser que el fin no es analizarlos para encontrar al culpable, más bien es simplemente tenerlos ahí, bajo guardia, para poder decir en un futuro que hubo una investigación con debida diligencia, sin que esto necesariamente sea el caso”, explicó la periodista.

De acuerdo con la Coordinación para la Prevención de Delitos Electrónicos, perteneciente a la División Científica de la Policía Federal, para realizar una sentencia en este tipo de abuso el Ministerio Público (MP) debe recibir la denuncia y armar el expediente.

Sin embargo, en la mayoría de los casos internet mantiene conexiones internacionales, por lo que sería necesario que el proveedor del sitio coopere con las autoridades. Además, el MP requiere pruebas digitales, que en el caso de la pornografía voyerista son casi imposibles de obtener. Ante esto, la Policía Federal, de la Comisión Nacional de Seguridad ha ofrecido una solución: el Centro de Atención del Comisionado (Ceac), en donde se puede denunciar al número 088, así como a la cuenta de Twitter @CEAC_CNS, y el correo ceac@cns.gob.mx. Hasta ahora, según la oficina de enlace, no han recibido ninguna denuncia.

La Policía Cibernética asegura que cada semana atiende, en promedio, entre tres y cuatro casos relacionados en su mayoría con secuestros y amenazas vinculados con la pornografía.

Las locaciones favoritas

El foro VoyeurAzteca tiene una rama dedicada sólo al voyeur mexicano: fotografías y videos por debajo de la falda de mujeres en México.

Las víctimas aparecen en lugares que van desde baños públicos y transporte, hasta avenidas y escuelas secundarias, por lo que se infiere que son menores de 18 años.

Uno de los usuarios más activos en la red, quien pidió ser nombrado sólo como Misterio, contó sus lugares, técnicas y tipo de víctimas favoritas.

“Las tiendas de ropas exclusivas de mujeres, como Mango, Zara, ese tipo. Las que compran ahí siempre son de buena calidad y son puras viejas”, detalló.

Otro de sus lugares preferidos es el autobús. “Pongo mi mochila con la cámara donde está el pasamanos, me siento en la primera fila y cuando se suben las chavas de la prepa queda todo en la cam” comentó.

Respecto a “la técnica”, Misterio utiliza una mochila. “Es de mano, como una maleta con artículos personales (…) me espero a una cola, donde pagan, por ejemplo, y la cámara la traigo en mi mochila. La pongo entre mis pies o nomás la paso bajo su falda para grabar”.

En “ocasiones especiales”, explica Misterio, se promociona un evento masivo, como conciertos gratuitos o desfiles conmemorativos, y los usuarios anuncian su “participación”.

“A veces alguien pone: ‘Voy a andar en tal concierto o en tal desfile’. Llevo mi cam a ver qué me topo, quien quiera participar nos ponemos de acuerdo”, explicó el usuario, quien no especificó su edad.

El material es publicado en el foro Voyeur-Azteca, en un apartado titulado “Uppis Originales: sólo material original”. El sitio cuenta con más de 200 mil usuarios y ha estado activo desde el año 2007.

El consumo nacional

Este año, México entró al top 10 de los países que más consumen pornografía en el mundo, de acuerdo con el reciente reporte del sitio pornográfico Pornhub, que detalla que la Ciudad de México invierte, en promedio, 9:14 minutos en el sitio porno de internet y es la que tiene más visitas per cápita.

Los días en que más se ve pornografía, según información del sitio, son los lunes y los horarios de 10 de la noche a 12 de la mañana y a las 4 de la tarde.

A pesar de que el upskirt o el voyeur no se encuentran dentro de las categorías más buscadas, sí son de las más publicadas, según el mismo sitio. Las fantasías más buscadas son “pornografía con maestros”, “traseros grandes” y la palabra “mexicana”.

Sin embargo, estas búsquedas son un reflejo parcial de las tendencias de consumo de pornografía de los mexicanos, puesto que provienen de un solo sitio y éste es extranjero.
EL UNIVERSAL

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---