Resaca electorera

EDITORIAL/


Resaca electorera

La Crónica de Chihuahua
7 de julio, 08:39 am

/facebook @twitter
Buzos de la Noticia

Después del cierre de sus campañas, de su euforia discursiva, ebrios de entusiasmo (algunos ya no tan entusiastas), después de la borrachera de promesas, compromisos y hasta juramentos, los candidatos de la partidocracia, incluido El Bronco, son presa de una resaca terrible que ya les dura varios días, sobre todo a los que no alcanzaron la meta anhelada, la silla presidencial. ¡Vamos a ganar!, aseguraban vehementes dos de ellos, mientras un tercero daba instrucciones a sus huestes y a sus más fieles seguidores para la celebración anticipada de su triunfo.

Cada uno de los aspirantes festejó el pasado miércoles 27 y repitió con mayor énfasis lo que había dicho durante todo el proceso, descalificando a sus adversarios al señalar las ventajas que obtendrán los electores a partir de su triunfo; cada uno prometió mejorar la situación económica y social de los mexicanos, eliminando todas las desigualdades que asfixian al país.

Ninguno de ellos, sin embargo, habló de la forma concreta en que atacará estos grandes problemas, para lo que tendría que exponer las causas profundas de los mismos. Ninguno mencionó una de las principales causas de fondo: el modelo neoliberal, que aceleró la polarización de las clases sociales y profundizó la desigualdad entre los mexicanos. Ninguno habló de la necesidad de atacar ese modelo o de la instauración de uno nuevo, ni siquiera en el largo plazo. Todos los aspirantes, por lo tanto, prometen dar continuidad al sistema y a su modelo neoliberal.

Solo uno de ellos ha sabido capitalizar el descontento de las mayorías con la política oficial, servil del empresariado; solo uno de ellos lo consiguió, machacando sus absurdas consignas contra la corrupción; ése es AMLO, que ataca al gobierno, a la clase empresarial, al poder, pero no dice cómo resolverá las necesidades de la población, pero al final prometió a los empresarios, asegurándoles que podrán seguir tranquilamente con sus negocios; asegura que resolverá los graves problemas que enfrenta la población mayoritaria, pero el planteamiento de los problemas no es suficiente cuando se ignoran sus causas y por lo tanto cómo resolverlos.

Nuestro reporte especial habla esta semana de lo que prometieron los candidatos, de sus características personales, las crisis al interior de sus partidos, la recomposición de las fuerzas en la partidocracia, las condiciones económicas y sociales que privan en México al asumir el mando el nuevo Presidente y de la imposibilidad de que el nuevo gobierno enfile en un sentido diferente al que por más de medio siglo ha marchado el país.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---