Plan Hídrico para evitar inundaciones; principal bandera de tabasqueños

Por Miguel Ángel Casique Olivos


Plan Hídrico para evitar inundaciones; principal bandera de tabasqueños

La Crónica de Chihuahua
Diciembre de 2020, 16:45 pm

El domingo 13 de diciembre, el Gobierno federal inició la entrega de apoyos económicos a los damnificados de las inundaciones en Tabasco; el operativo resultó caótico, desastroso y, como se dice coloquialmente, peor que “una pelea de perros”. ¿Por qué Morena es incapaz de organizar algo tan sencillo como definir módulos de entrega en cada comunidad o barrio mediante la colocación de una simple cartulina donde se indique el lugar de las filas con base en el orden alfabético de los apellidos de los beneficiarios?

Como se corrió el rumor de que en vez del aproximado millón de damnificados solo fueron censados alrededor de 200 mil y que éstos deberían llegar muy temprano, muchas personas montaron guardia desde la noche anterior afuera de los lugares donde se entregarían los apoyos… y donde no pocos de ellos solo recibieron la explicación “usted no está en la lista”. Este problema provocó que el Gobierno federal se viera obligado a suspender dicha operación en al menos cuatro municipios y que los medios difundieran lo sucedido, apuntando que dichas aglomeraciones caóticas expusieron a la población al contagio de la covid-19.

Los tabasqueños llevan varios meses sufriendo y han recibido de otros estados de la República más expresiones de apoyo solidario con víveres, ropa y medicamentos que del Gobierno Federal. La única institución siempre presente es la Marina, que habilitó un helicóptero para transportar esta ayuda a las comunidades rurales más apartadas de Tabasco, incluidas en ella más de 200 toneladas que el Movimiento Antorchista juntó en sus centros de acopio social en todo el país.

El desastre es tan grande que requiere la creación de un plan estatal y federal de mediano y largo plazo, que incluya la construcción de obras hidráulicas de gran calado que ayuden a frenar el impacto de un fenómeno natural recurrente en la región. Pero la inversión que dotaría de recursos a este plan no está contemplada en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, que no destinó un solo peso para financiarlo.

Frente a este negro panorama los tabasqueños han iniciado una campaña para recabar decenas de miles de firmas exigiendo a los gobiernos federal y estatal que destinen los recursos necesarios para ejecutar un plan hídrico integral con el que jamás vuelva inundarse su entidad.

Ya son varios proyectos de este tipo los diseñados y puestos en marcha en el pasado reciente, pero ninguno se ejecutó a cabalidad; los burócratas federales prefirieron distraer el dinero público en proyectos políticamente más redituables que salvaguardar la vida y el patrimonio de los humildes. Sin ir más lejos, la desaparición del Fonden, que el gobierno morenista extinguió junto con otros fideicomisos para financiar sus programas sociales electoreros. El único gasto incluido en el PEF 2021 relacionado con el exceso de agua en Tabasco tiene un monto de 200 millones de pesos y se limita al dragado de los ríos que desembocan en el Golfo de México; esta inversión es tan insuficiente como lo sería recetar un mejoral para curar un cáncer.

El Informe de Pobreza y Evaluación 2020 del Coneval ubica a Tabasco en el primer lugar nacional por el número de pobres, pues un millón 151 mil ciudadanos carecen de acceso a la alimentación, cifra que sin duda aumentó drásticamente con las inundaciones, que arrebataron pertenencias y dañaron severamente los hogares y cosechas de miles de familias.

Los 10 mil pesos que el gobierno está ofreciendo a un muy “selecto” grupo no solucionarán el problema. Las familias destinarán ese dinero, si es que llega, a la compra de alimentos para sobrevivir unos días, pero no podrán recuperar lo que perdieron por las lluvias y la decisión presidencial de sacrificar a los más humildes para salvar a la capital de la entidad abriendo las compuertas de una presa.

A grandes males debe haber grandes remedios. En Tabasco los mexicanos afectados buscan resolver de fondo el problema y lo harán con el respaldo de todos los mexicanos. Ya es hora de que el Gobierno federal morenista se actualice y elabore los proyectos que el país requiere con urgencia y que les dé el dinero necesario para su ejecución. Comités de la sociedad civil están llamando a todos los sectores de la sociedad tabasqueña para conformar un gran frente común que consiga que “Tabasco jamás regrese al agua”.

Las carencias del pueblo y el olvido de los gobiernos de López Obrador y Adán Augusto López motivaron esta movilización popular y su demanda, hacia la cual tendrán que voltear y atender si no quieren que las protestas perduren durante muchos meses. En unas cuantas semanas, una comisión de paisanos de López Obrador llegará a Palacio Nacional para entregar una carta con miles de firmas en la que le exigirán atención a sus problemas, en especial el de las inundaciones. Ahí se verá, una vez más, la verdadera altura política del presidente. Por el momento, querido lector, es todo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---