“Moches” y violencia laboral en la construcción de Dos Bocas

**Los trabajadores aseguran estar sometidos por los sindicatos y abandonados por las autoridades en una de las obras emblema del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.


“Moches” y violencia laboral en la construcción de Dos Bocas

La Crónica de Chihuahua
24 de octubre, 22:47 pm

Por Cecilia Reynoso/
Latinus

En la construcción de la refinería de Dos Bocas, miles de trabajadores acusan la violación sistemática de la Ley Federal del Trabajo, la imposición de cuotas legales e ilegales, la afiliación gremial obligada y el maltrato de las empresas que los contratan.

Los trabajadores aseguran estar sometidos por los sindicatos y abandonados por las autoridades en una de las obras emblema del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El segundo paro laboral del año de trabajadores contratados por ICA Fluor, ocurrido el pasado 13 y 14 de octubre, es la punta del iceberg de la dura realidad que viven quienes construyen la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

El paro fue desactivado, pero las demandas laborales no han sido resueltas y tampoco existen promesas sobre un cambio en las condiciones de miles de obreros que, además de pedir respeto a sus derechos, exigen lo básico: ocho horas laborales, una hora para comer, apoyo para transporte y vivienda, uniformes y zapatos de trabajo.

EXPLOTACIÓN POR ENCIMA DE LO LEGAL

Denunciaron que se les paga la mitad del salario que establece el tabulador salarial, así como diversas injusticias e irregularidades por parte del líder sindical en turno Ricardo Hernández Daza, integrante de la CTM, lo que además ha desatado enfrentamientos en la construcción de la refinería Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco.

Las irregularidades surgen cuando Hernández Daza tomó el mando de la bolsa de trabajo de la refinería de Dos Bocas en Paraíso, Tabasco y dejó en el desempleo a 15,000 trabajadores; a pesar de que el presidente Andres Manuel Lopez Obrador, aseguró que dicho proyecto aumentaría el empleo.

“La bolsa de trabajo se la llevó un líder sindical local, que nada tiene que ver al interior y que al parecer está vendiendo en abonos plazas de Pemex. No sólo tiene el control del trabajo al interior de Dos Bocas, va más allá que eso y lo peor de todo es que la mesa de seguridad a cargo de la secretaria Rocío Nale no pone ningún orden” aseguró la diputada por Morena, Susana Prieto Terrazas.

Los trabajadores están percibiendo 2,400 pesos promedio por semana y son obligados a pagar una cuota sindical que oscila entre 100 y 500 pesos dependiendo su puesto. Dicha cuota sindical se cobra de manera directa, no hay registro de dicho dinero y aseguran que no hay opción, ya que de no pagarla no entran a trabajar y son reemplazados