Metro Olivo: Una estructura deteriorada en una línea de metro envuelta en la polémica

**Vecinos de la zona habían denunciado el mal estado del tramo afectado, que fue reparado hace tres años. La línea 12 ha estado rodeada de controversia desde su inauguración en 2012 durante el mandato de Marcelo Ebrard.


Metro Olivo: Una estructura deteriorada en una línea de metro envuelta en la polémica

La Crónica de Chihuahua
9 de mayo, 16:52 pm

Jacobo García, David Marcial Pérez/
El País

Ciudad de México.- La estructura que se vino abajo la noche del lunes en Ciudad de México y que provocó una tragedia con al menos 24 muertos y 79 heridos había sido reparada en enero de 2018 por el Gobierno capitalino, durante la gestión de Miguel Ángel Mancera. No obstante, vecinos del lugar habían denunciado hace seis meses el mal estado en que se encontraba la misma, ya que era visible el deterioro y el progresivo pandeo (flexión) de la estructura. Tras el terremoto de septiembre de 2017 que sacudió Ciudad de México, la columna 69 que sostenía uno de los tramos de la línea 12 quedó dañada en la base y el Sistema de Transporte Colectivo (SCT) ordenó su reparación para la que invirtió tres meses de trabajo y 15 millones de pesos (615.488 euros), según revelaron las autoridades en enero de 2018.

Según el informe técnico dado a conocer entonces, la reparación incluyó “apuntalamiento de trabes, inyección de resinas de alta resistencia, colocación de armado adicional y la ampliación de sección de la columna en zona de máximo esfuerzo, así como su reforzamiento con fibra de carbono”, apunta el texto hecho público por la Administración de Mancera durante la reparación de la columna en el tramo Nopalera-Olivos. El comunicado hace mención expresa a la modificación de “dos elementos estructurales (trabes) dañados en septiembre de 2017″. El titular del STC Metro de entonces, Jorge Gaviño, añadió que “adicionalmente” se revisaron “todas las columnas con rayos X, con ultrasonido, para revisar las condiciones de todas las estructuras”.

Los 15 millones de pesos invertidos en los trabajos fueron costeados por las empresas Carso, Construcción de Obras para el Transporte, Colinas de Buen, TOSO y Systra, las cuales tuvieron a su cargo la rehabilitación de la línea 12. “Se trató de un convenio de colaboración entre el Metro y las empresas que construyeron la línea. Pudimos haberlo solucionado con los seguros, porque todo el sistema tiene seguro, pero las empresas se hicieron responsables en cuanto se enteraron del problema ocasionado por el sismo”, comentó Gaviño a los periodistas. Sin embargo, hace apenas seis meses, en octubre de 2020, vecinos de la zona escribieron en Twitter. “Aparentemente la estructura del metro a la altura del Walmart San Lorenzo Tezonco se está desnivelando. Se aprecia a personal realizando las evaluaciones pertinentes”, junto a una foto del paso a nivel con una curvatura claramente marcada.

Con 20 estaciones y más de 11 kilómetros elevados, la línea 12 vuelve a ser el gran dolor de cabeza para el Ayuntamiento de la capital. Durante la gestión del actual canciller, Marcelo Ebrad (2006-2012), entonces como dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), la construcción de esta línea se vio envuelta en un escándalo de corrupción que afectó a más de 30 funcionarios. Inaugurada en 2012, al filo de terminar el mandato de Ebrard, poco más de un año después, el funcionamiento fue suspendido por el nuevo alcalde, Mancera, aduciendo una serie de irregularidades y defectos que ponían en peligro a los pasajeros.

La polémica supuso un duro golpe a la carrera de Ebrard. Su trayectoria ascendente se truncó a partir aquello. En 2015, irrumpió, altavoz en mano, en la Cámara de Diputados. Quería hacerse escuchar en una sesión de la comisión parlamentaria que investigaba el uso de 26.000 millones de pesos de presupuesto, casi un 50% más del monto previsto, en una operación en la que estuvieron involucradas grandes empresas como la mexicana ICA o la española CAF.

La investigación quedó finalmente en manos de la Contraloría del Distrito Federal, que encontró hasta 33 funcionarios responsables de irregularidades en el proceso de construcción. En concreto, señaló al exdirector del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas Manjarrez, por entregar las obras sin concluir y no supervisar debidamente a los servidores públicos que estaban bajo su mando. Horcasitas fue condenado a 20 años de inhabilitación para desempeñar cargos públicos. Ya en 2017, el consorcio encargado de la construcción fue sentenciado a pagar una multa por 2.121 millones de pesos por retrasos, trabajos no ejecutados, daños y perjuicios en la construcción.

Ebrard, que no fue condenado en ninguna instancia, acusó el golpe político. En 2015, año electoral, no logró siquiera un puesto como diputado suplente en el PRD. Orillado por su partido, Ebrard dejó el país y se refugió en Francia y luego en Estados Unidos. Cuando regresó a México casi tres años después, se defendió diciendo: “Soy el único político que tuvo fuego amigo y fuego enemigo”.

Fernando Coca Meneses, autor del libro Línea Dorada sobre la corrupción en la línea 12, resume así el escándalo que golpeo la gestión del Gobierno de izquierdas en la capital. “Primero nos dijeron que era un problema con el trazado, después que eran las vías, después las ruedas, luego que las vías y ruedas no eran compatibles y luego que los pilares en la línea no soportaban el peso de los trenes. Finalmente pasaron al tema financiero y por último a la corrupción”, resumió en Twitter Coca Meneses. “Fue una operación mal diseñada y peor ejecutada”, señala el periodista sobre una obra que la noche del lunes mostró su rostro más doloroso como la mayor tragedia de Ciudad de México desde el terremoto de 2017.