Los negros mascogos de Coahuila, ¿quiénes son?

**Son los llamados «Black Seminoles», o seminoles negros, de ascendencia indígena en Florida, una parte de los cuales se fusionó con esclavos negros que huyeron de las plantaciones. Terminaron por asentarse en Coahuila en 1850.


Los negros mascogos de Coahuila, ¿quiénes son?

La Crónica de Chihuahua
26 de abril, 13:30 pm

El pelo y la piel en los mascogos, con características africanas y un semblante de historia y pasado.

Tres son las etnias que Coahuila cobija: los kikapúes, los mazahuas y los mascogos. Estos últimos viven en la comunidad de Múzquiz llamada Nacimiento. Existen oficialmente en México desde 1850 y forman ya parte de la diversidad indígena del estado de Coahuila y a la par con otros grupos en el norte de México como los menonitas, los mixtecos, tarahumaras, gitanos, etc.

A lo largo del tiempo, con el casamiento de muchachas mascogos con mexicanos el color de la piel se fue diluyendo, generando con ello los primeros mestizos mascogos llamados «cuarterones». De ahí que el nombre de Nacimiento de los negros fue acortado solamente como Nacimiento, sin embargo, existen todavía familias con características de un pasado africano.

El Instituto Coahuilense de Cultura a través de la Dirección General de Culturas Populares exhibe actualmente en el patio de la Secretaría de Cultura algunos pendones con información sobre la vida y el quehacer de esta etnia que, al igual que los kikapúes, se asentaron en Coahuila desde el siglo XIX con el objetivo y la tarea de pacificar el territorio. La coordinación de estos estudios estuvo a cargo de Francisco Cázares, de la Unidad Regional Coahuila de Culturas Populares.

Los mascogos o llamados también «negros seminoles» como se les conoce en Estados Unidos de Norteamérica, son producto de la convivencia de africanos con nativos americanos, principalmente seminoles de Florida. Pero también, son una etnia de coraje y vocación libertaria.

LOS ANTEPASADOS

Históricamente se les conoce como «Black seminoles». Se cree que el término mascogo viene de «Muskogee», que era una de las dos lenguas que hablaban los seminoles. Esta etnia se caracteriza por preservar su independencia y sus tradiciones generando en ellos una cultura de resistencia.

Cabe destacar que los antepasados de los seminoles son los cimarrones provenientes de las plantaciones británicas de la costa oeste de los Estados Unidos que escapan hacia el sur, al territorio de la entonces Florida española. Las rencillas y las luchas intestinas generan que los seminoles huyan a México, con la posibilidad de establecerse como colonos.

De esta manera los negros seminoles y los kikapúes son admitidos en México en 1850 con la condición de repeler a las hordas nómadas que asolaban las villas al norte de Coahuila. A cambio de esto ambas tribus reciben la nacionalidad mexicana y se establecen en El Moral, cerca del Monclova viejo y les asignan los territorios a las tres tribus en El Nacimiento.

Debido a las incursiones de traficantes norteamericanos, el gobernador Santiago Vidaurri ubica a los mascogos en la Hacienda de Hornos, de Parras de la Fuente, para su protección. Pasado el tiempo, fue Benito Juárez quien en 1867, a su paso por Coahuila, les concedió la tierra y confirmados por Venustiano Carranza y posteriormente por Lázaro Cárdenas, quien les agrega una dotación ejidal.

Muchos años han pasado y ahora ellos tienen dos nombres, uno en inglés y otro en español. Actualmente coexisten los cultos católico y evangélico. Su jefe tradicional, Santiago Vázquez Valdés falleció y su hermana Gertrudis sobrevive como persona mayor.

Cualquiera que visite El Nacimiento notará el dominio femenino en asuntos públicos, y como signo de autonomía, es una práctica común que las mujeres conserven sus apellidos de soltera.

HERENCIA CULTURAL

En cuanto a este rubro, poseen una mezcla de origen africano, americano, angloamericano y mexicano, y es la herencia africana la que se manifiesta con más poder, así como la música y la danza y el canto. Los viejos mascogos recuerdan la lengua seminol que han llamado «cric» y actualmente «the broke».

Conservan sus tradiciones de unión y en cuanto a la gastronomía gustan del pescado seco, miel de abeja, aceite de oso, cigarros, café, ron y azúcar. Crían vacas y chivas, obtienen leche; cerdos, gallinas, pero por lo general la comida del mascogo se conforma de platillos norteños.

Toda una vida de desarrollo y asentamiento, donde los mascogos han hecho un paraíso de su espacio, ya moliendo granos o haciendo tortillas, o bien comiendo el tetapún y el soske y el pan frito. Una etnia que todavía durará otro buen siglo de vida, si es que no pasa alguna tragedia que los desaparezca o los vuelva invisibles al resto del mundo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---