Las íberas: mujeres sacerdotisas, guerreras, campesinas y amas de casa

**A pesar de la dependencia del padre y del marido, la mujer íbera podía conservar, administrar y trasmitir su dote. Muchas de ellas fueron importantes sacerdotisas.


Las íberas: mujeres sacerdotisas, guerreras, campesinas y amas de casa

La Crónica de Chihuahua
11 de noviembre, 16:56 pm

Fuente: This is Spain

La mujer íbera estaba bajo la autoridad paterna, primero bajo la del padre y luego bajo la del marido, sin embargo la mujer era transmisora de status y daba, por ella misma, prestigio al hombre. Constatamos este hecho en los matrimonios de Asdrúbal y de Aníbal que se casaron con princesas ibéricas.

A pesar de la dependencia del padre y del marido, la mujer íbera podía conservar, administrar y trasmitir su dote.

La mujer en el mundo ibérico contribuyó a crear y fortalecer vínculos diplomáticos, el más conocido es el de la princesa íbera Himilce que se casó con Aníbal para sellar una alianza entre ambos pueblos, el íbero y el cartaginés, contra Roma.

La sociedad ibérica fue por lo tanto, exógama al aceptar, incluso fomentar el matrimonio entre etnias diferentes y monógama.

No es demasiado lo que se conoce sobre la mujer ibera. Sólo lo que se deduce del testimonio de la escultura y la cerámica o de los textos del historiador griego Estrabón. La mayoría de las mujeres íberas trabajaban junto con el hombre en el cuidado del campo y del ganado, como dice Estrabón “pare en el campo y sigue trabajando” y en muchas ocasiones se hace cargo por completo del campo, de los animales y de los hijos pues la sociedad íbera era muy belicosa y eran frecuentes los enfrentamientos entre distintos pueblos íberos por esta razón tenía un papel bastante reconocido.

La mujer íbera estaba relacionada con el mundo irracional, místico e incluso mágico. Muchas de ellas fueron importantes sacerdotisas. Las íberas eran consideradas las mediadoras entre el hombre y los antiguos dioses. Se cree que el sacerdocio estaba compuesto principalmente por mujeres.

Las mujeres iberas, ensalzadas por Estrabón por su dureza en el trabajo, fueron también amas de casa, campesinas e incluso empuñaron las armas.

La cultura ibérica se desarrolló en torno a los ss. VI-V a. de C. y perduró hasta la Romanización (siglo I a. de C). Eclipsado por otras civilizaciones, el pueblo íbero, que dio su nombre a nuestra península, tuvo una cultura avanzada para su época.