La provocación sólo atrae la represión: Antorcha Magisterial

** ¿De verdad creen algunos maestros que con la organización gremial se puede hacer temblar al sistema y se puede revertir la reforma educativa?


La provocación sólo atrae la represión: Antorcha Magisterial

La Crónica de Chihuahua
30 de junio, 16:20 pm

El siguiente escrito resume la posición de la Dirección Nacional de Antorcha Magisterial sobre el presente conflicto entre el Estado y la CNTE.

Hemos manifestado nuestra posición con respecto a la lucha de los profesores de la CNTE, que pretenden echar abajo, por la fuerza, la reforma educativa: respetamos su lucha, pero ni apoyamos ese propósito porque nosotros sí vemos aspectos positivos en la reforma, ni estamos de acuerdo con la táctica de provocación contra las fuerzas represivas, táctica que ya les ha dejado 9 u 11 muertos. ¿Hasta dónde pretenden llegar?

El presidente ha expresado: “Para el gobierno de la República lo que está muy claro y lo que es su deber es justamente aplicar lo que está en la legislación, el mandato que tiene en la ley. En lo que no está dispuesto el gobierno es negociar la ley, ni ésta ni cualquier otra, ni ninguna otra.” Al buen entendedor, pocas palabras.

El poder legislativo también toma posiciones. El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, descartó la posibilidad de que el gobierno federal dé marcha atrás a la reforma educativa, “pues ello significaría una absoluta capitulación”.
Por su parte, Miguel Ángel Osorio, Secretario de Gobernación, dice que en la reunión con la dirigencia de la CNTE no hubo diálogo, en el sentido de que esa dirigencia no acepta ninguna opción que no sea echar abajo la reforma educativa; entonces “el diálogo está suspendido”.

Los líderes de la Industria Privada (o sea, la alta burguesía que junto con la burguesía transnacional decide los derroteros de este país): Concanaco, Concamín, Canacintra, Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial, se reunieron con Osorio Chong, después que éste se reunió con los líderes de la CNTE, y llamaron al gobierno a resolver el problema “con respeto a la ley” (sabemos lo que significa ese “respeto a la ley”).

Junto con todo esto, los medios de comunicación están difundiendo dos problemas colaterales: el desabasto para las comunidades marginadas de Oaxaca, al cerrarse las vías de transporte de alimentos y la parálisis del estado por falta de gasolina.
¿Qué se está configurando? Nada menos que las condiciones para que se reprima con dureza a la población, a la que la CNTE azuza irresponsablemente al uso de la violencia, pues no es otra cosa la búsqueda abierta de choque contra los granaderos, la quema de vehículos, el uso de bombas molotov, el uso de cohetones, el secuestro y amenazas contra funcionarios, policías o granaderos, el cierre de carreteras y la colocación de barricadas. Al parecer los líderes de la CNTE pierden de vista aspectos que ya están superados, y ampliamente estudiados cuando menos por quienes ven los sucesos sociales a través del marxismo-leninismo. Recordemos:

En 1895, Federico Engels, en su introducción a la edición de ese año de la obra de Marx, “Las luchas de clases en Francia de 1845 a 1850”, analizando las posibilidades de que en esos años, finales del siglo XIX se pudiera ganar una lucha del pueblo con “barricadas”, lucha que en otros tiempos tuvo relativo éxito, decía:

“(Ya en 1849) la barricada había perdido su encanto; el soldado ya no veía detrás de ella al “pueblo”, sino a rebeldes, a agitadores, a saqueadores,… a la hez de la sociedad... desde entonces han cambiado muchísimas cosas, y todas a favor de las tropas. Si las ciudades han crecido, las guarniciones (los ejércitos) se han multiplicado mucho más… Por medio de los ferrocarriles, en 24 horas estas guarniciones pueden duplicarse… en 48 horas convertirse en ejércitos formidables. El armamento de estas tropas, tan enormemente acrecentadas, es hoy incomparablemente más eficaz (Engels hablaba del fusil de repetición, de las granadas de percusión y otras armas que para entonces eran lo más avanzado; pocos años después se inventaría el avión de combate, el tanque de guerra, las bombas, etc.)… En cambio, del lado de los insurrectos todas las condiciones han empeorado. Una insurrección con la que simpaticen todas las capas del pueblo se da ya difícilmente; en la lucha de clases, probablemente ya nunca se agruparán las capas medias en torno al proletariado…”. Hasta aquí dejamos las palabras de uno de los hombres más brillantes de todos los tiempos. Ahora, 121 años después, debemos analizar con todo cuidado si las palabras de Engels tienen actualidad o son “cosas de viejitos, cosas pasadas”, como dicen los ignorantes.

Por otro lado, la experiencia mexicana de las guerrillas y los grupos terroristas del siglo XX, sin hablar de los movimientos guerrilleros de América Latina, ¿han tenido éxito? ¿Han traído progreso a la clase trabajadora? Nada de eso, al contrario, solamente han proporcionado argumentos al ejército y la policía para reprimir sin miramientos a la población y, sobre todo, a las organizaciones sociales que buscan, por la vía pacífica, mejores condiciones de vida para los que menos tienen.

¿De verdad creen algunos maestros que con la organización gremial se puede hacer temblar al sistema y se puede revertir la reforma educativa? ¿Piensan que la adhesión de algunos miles de seguidores espontáneos, sobre todo entre los campesinos más pobres, es suficiente para doblegar al sistema? Responder que sí, es desconocer completamente los principios de una lucha verdaderamente revolucionaria y, más bien, los docentes se colocan del lado de los provocadores, enemigos del pueblo.
Hacemos un llamado al magisterio antorchista para que no se deje envolver por este tipo de seudo radicalismos. Nosotros tenemos un proyecto de nación que por más de 40 años hemos venido construyendo, basado en la educación y organización del pueblo en su conjunto. Sigamos adelante.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---