La fotografía se lee

**La presentación de imágenes históricas por sí mismas, sin contexto, valorar únicamente su dimensión estética, no sólo es insuficiente sino ocioso; sería equivalente a estimar un documento antiguo sólo por su hermosa caligrafía y el color de su tinta.


La fotografía se lee

La Crónica de Chihuahua
1ro de noviembre, 10:35 am

INAH Chihuahua/
Comunicación Social

«Llega hasta nosotros ’Crónicas de Cuernavaca. Imágenes de la memoria’… Este es otro libro simulacro entonces, se utiliza la fotografía histórica como vil trampa para el lector ingenuo. Un libro que ni siquiera como microhistoria gráfica sirve, precisamente por su falta de contexto; es la utilización de la foto como documento hueco y deformado. Por muy valiosas que sean algunas imágenes, aquí lo que menos importa es la fotografía, salvo para decir: ’cuánta belleza hemos perdido en Cuernavaca’. De manera pavorosa, libros así se han vuelto una moda; publicaciones inútiles donde se toman por asalto archivos y colecciones particulares para pegar imágenes una tras otra, nada más porque son antiguas… Eso no es más que una forma de prostitución del documento visual, un simulacro cultural.»
José Antonio Rodríguez
Crítico e historiador de fotografía, «Clics a la distancia», 1994

Esto escribía el fundador de la revista Alquimia, publicación especializada en fotografía histórica, al referirse a una realidad editorial que tampoco eludió Chihuahua, con libros como “Imagen Latente. Álbum fotográfico de Chihuahua 1850-1940” (1995), y que sigue repitiéndose en los frenéticos medios de comunicación actuales. La fotografía histórica nos habla de una época y un contexto ajenos a los nuestros, es por ello que valorar únicamente su dimensión estética no solo es insuficiente sino ocioso; sería equivalente a estimar un documento antiguo solo por su hermosa caligrafía y el color de su tinta, o menospreciarlo por estar escrito en letra cursiva (en desuso e indescifrable para muchos) y deteriorado por el paso del tiempo y el descuido.

La importancia de la fotografía antigua reside en lo que se puede leer en ella pero sobre todo en lo que significa, razón por la cual el trabajo de Catalogación es fundamental, sedimento de la investigación coinciden especialistas; para ello la fotografía debe responder: ¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? La solución a estas interrogantes, sumada al ¿Por qué? y ¿Para qué? de la imagen, integran una fotohistoria que sustenta la memoria visual que retrata.

Fotografías

Ignacio Medrano Chávez “EL GRAN LENTE”. Carro alegórico de Italia, 1920-22, plata/gelatina, 10 x 8”. Colección “Reviviendo el Pasado”. No. de Inventario 30. Etiqueta: “ ‘EL GRAN LENTE’ CHIHUAHUA. MEX.”
Tomada en el Parque Infantil. En el estandarte se lee: “Homenaje de la Colonia Italiana Viva Mexico (sic)”; en los sombreros de los niños: “ITALIA”; al frente del barco, sobre el escudo: “Italia”. Las personificaciones alegóricas de México e Italia llevan un gorro frigio y una corona respectivamente
Fotógrafo no identificado. Catedral y Plaza Constitución, ca.1907, reprografía. Colección “Reviviendo el Pasado”. No. de Inventario 692
Vista desde la Calle G. Victoria y Ave. Independencia hacia el oeste de la ciudad. Se observa a la izquierda el cable del tranvía y al fondo una parte de la casa de Pedro Zuloaga; las calandrias junto a la Plaza y la casa de Enrique C. Creel a la derecha. Periodo de construcción de la Presidencia Municipal y sus anexos, que sustituyeron las antiguas Casas Consistoriales; el local que ocuparía, entre otros negocios, el Banco Minero aún no se edificaba
La Fototeca del Centro INAH Chihuahua se localiza en el sótano de Casa Chihuahua, Centro de Patrimonio Cultural (C. Libertad 901, Zona Centro, C.P.31000), está abierta de lunes a viernes de 8am a 4pm y en el teléfono 429 3300 ext. 11740

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---