Historia a lo Eróstrato

Por: Brasil Acosta Peña


Historia a lo Eróstrato

La Crónica de Chihuahua
Noviembre de 2020, 09:22 am

(El autor es Doctor en Economía por El Colegio de México, con estancia en investigación en la Universidad de Princeton, fue catedrático en el CIDE.)

El Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, que llevó a la presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador, puntualizó en su propaganda, a manera de eslogan, que harían historia: “Juntos haremos historia”. La respuesta que debemos dar, con toda franqueza, es que esa sentencia de que la cuarta transformación (aunque más bien deben invertirse los términos para quedar: transformación de cuarta), es cierta, pero “a lo Eróstrato”, como escribiera el célebre dirigente de los trabajadores rusos, Vladimir Ilich Lenin. Efectivamente, se hará historia por parte de López Obrador y de #Morena a lo Eróstrato. Veamos por qué.

En cita de Valerio Máximo: «Se descubrió que un hombre había planeado incendiar el templo de Diana en Éfeso, de tal modo que por la destrucción del más bello de los edificios su nombre sería conocido en el mundo entero». Se trata de Eróstrato, aquel incendiario que, para preservar su nombre, incendió el templo de Diana en Éfeso. Pero para que nuestro lector tenga una idea más precisa del tema, es necesario resaltar por qué es famoso el templo de Diana. Antípatro de Sidón, fue un poeta griego, el cual es conocido por sus relatos sobre los monumentos del mundo antiguo, pero, en particular, por haber elaborado la famosa lista de las siete obras que se consideraron como las “siete maravillas del mundo antiguo”, entre las cuales se encontraba el famoso templo de Diana (para los romanos) o Artemisa (para los griegos). Así lo describía el propio Antípatro: “He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, que es una calzada para carruajes, y la estatua de Zeus de los alfeos, y los jardines colgantes, y el Coloso del Sol, y la enorme obra de las altas Pirámides, y la vasta tumba de Mausolo; pero cuando vi la casa de Artemisa, allí encaramada en las nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo, y dije: aparte de desde el Olimpo, el Sol nunca pareció jamás tan grande”. Este templo se encontraba situado en la ciudad de Éfeso (de donde era también el gran Heráclito), hoy Turquía.

Pues bien, ¿por qué López Obrador y la 4T harán historia, pero a lo Eróstrato? Porque con sus hechos están destrozando a México y así pasarán a la historia: como los que destruyeron a la patria. Para no referirme a los destrozos relacionados con cerrar las estancias infantiles, los comedores comunitarios; o bien, con la eliminación de los programas como oportunidades o progresa, el seguro popular, lo mismo que la eliminación de los apoyos a los niños con Cáncer, entre otros, haré referencia a lo que recientemente ha ocurrido:

En primer lugar, recordará el lector que el gobierno eliminó de un plumazo 109 fideicomisos y uno más del sector salud, para hacerse de 68 mil y 33 mil millones de pesos respectivamente, porque había “opacidad” y “presunta corrupción” en su manejo, que nunca demostraron. Dijeron, en su argumentación, que cómo era posible que se tuvieran 33 mil millones de pesos del fondo catastrófico de salud en plena pandemia y que ese recurso serviría para comprar la vacuna; sin embargo, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 NO quedaron etiquetados esos recursos, por lo cual deberán gastarse este año y no será en la vacuna, pues todavía no hay vacuna. Con estas acciones Morena y el presidente de la república, destruye la labor científica, deportiva, periodística, la de la defensa de los derechos humanos, la de los cineastas, y la de millones de mexicanos, en una pandemia que ya tiene a México a punto de rebasar el umbral de los 100 mil muertos por este virus terrible, sin que se apoye a los biotecnólogos que en México son capaces de producir una vacuna nacional. Se destruye a México para “hacer historia”.

En segundo lugar, el presupuesto de egresos de la federación 2021 es otro ejemplo de cómo se destroza a México para que Morena y López Obrador hagan historia. Efectivamente, en la peor crisis de la historia, provocada en parte por las malas decisiones del presidente que, en vez de llamar al confinamiento, llamó a la gente a que se abrazara y saliera a la calle; no usó cubrebocas; al tiempo que se burló de la religión católica, ya que él no es católico, usando un “detente” como instrumento para controlar la pandemia, etc.; resulta que pudiendo promover un programa de impulso al empleo para revertir los efectos negativos de la crisis, Andrés Manuel López Obrador, le apostó a la compra de votos, al consumo y al capricho. Veamos. A la compra de votos y al consumo, porque el apoyo directo tiene ese doble propósito: si a una familia de escasos recursos, en medio de estas condiciones de desempleo y pobreza le llega un apoyo económico directo, por mínimo que sea, puede “capitalizarse” por los partidos políticos, en particular por Morena, diciendo que este gobierno “sí ayuda a los pobres” dándoles dinero en efectivo; sin embargo, se trata de una gran mentira, pues la gente se lo va a gastar en alimentos, bebidas, transporte y telefonía celular, principalmente, de tal suerte que quienes van a ganar son los grandes consorcios distribuidores de alimentos, las empresas del transporte y las empresas de telefonía celular. Una vez que el “beneficiado” reciba su dinero y se lo gaste, quedará igual de pobre que antes y en eso consiste la gran mentira: los programas de apoyo no están diseñados para sacar a los pobres de su pobreza y, por tanto, están pensados para la compra de votos y para favorecer a las grandes cadenas de distribución de alimentos y bebidas nacionales e internacionales, lo mismo que a las empresas del transporte y a las grandes telefónicas. Pero también es un capricho, porque incrementa los recursos para las inútiles megaobras: el Tren Maya, Santa Lucía y la inundada Dos Bocas. ¡Qué le parece amable y paciente lector!

Finalmente, lo más relevante y grave, después de que el gobierno desaparece el Fonden, deja en la ruina a los tabasqueños y no hay apoyos directos a los que todo lo perdieron. Es más, les recomiendan que se acostumbren a vivir así (¡como lo hizo la directora de Conagua!) y el presidente dice lo siguiente desde un helicóptero: “tuvimos que optar entre inconvenientes. No inundar Villahermosa y que el agua saliera por el Samaria, por las zonas bajas. Desde luego se perjudicó a la gente de #Nacajuca, los #Chontales, los más pobres, pero teníamos que tomar una decisión…” ¡Qué le parece! ¡Qué decisiones de este gobierno! Los cubanos, cuando hay huracán, en menos de 24 horas desalojan a un millón de habitantes; este gobierno, “toma decisiones” sin hacer algo por el pueblo de manera eficiente y efectiva: ¡que se inunden! ¡Acostúmbrense! Simplemente lanza el agua para que se inunden y los deja a su suerte. 368 mil damnificados es el saldo preliminar de las inundaciones en Tabasco, según Protección Civil.

Esa es la manera de hacer historia de Andrés Manuel López Obrador y de Morena: destruyendo a este país. El pueblo de México debe descubrir quienes son sus amigos y quienes son sus enemigos. En el Movimiento Antorchista están sus amigos y los que dicen ser sus amigos, AMLO y los morenistas, son sus enemigos. Los morenistas están destrozando al país, de manera que hay una oportunidad para evitar que México se siga destruyendo: la próxima elección del 2021, que fue la puerta de entrada para los Eróstratos mexicanos y que debe ser la misma puerta, pero de salida.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---