Ganan amparo, pero Registro Civil niega inscripción a hijo de dos mujeres

** “No son lagunas legales”, insiste Torres Martínez. “Si fueran lagunas legales no ganaríamos los amparos. Y no, todos se han ganado”.


Ganan amparo, pero Registro Civil niega inscripción a hijo de dos mujeres

La Crónica de Chihuahua
11 de mayo, 13:00 pm

Ciudad Juárez, Chih.- El perqueño Emiliano vive, a pesar de que todavía es un bebé, una forma de discriminación que coarta uno de sus derechos fundamentales y de los primeros de que deben gozar los ciudadanos desde su nacimiento: contar con su inscripción legal dentro de la república.

Y es que, a pesar de que tiene un hogar y vive rodeado de cariño, él no tiene una madre y un padre, sino dos madres, y se le niega la inscripción en el el Registro Civil.

Igual que como ocurre en algunos casos, una enfermedad acompañó al bebé desde sus primeros días de vida: una luxación o displasia de cadera, una afección que, de no ser atendida con prontitud, puede traer consigo complicaciones futuras.

Sin embargo, a diferencia de otros infantes mexicanos, él no puede acceder al tratamiento de su padecimiento en el sistema de salud público porque, desde el punto de vista legal, no tiene identidad en virtud de que no está inscrito en el Registro Civil.

La razón: no tiene un padre y una madre, sino dos madres que tomaron la decisión de concebirlo vía inseminación artificial.

Lo que vive Emiliano es un claro ejemplo de discriminación cometida por esa dependencia al negarle la inscripción en las circunstancias actuales de su núcleo familiar, sostiene Lizeth Martínez Torres, subdirectora de la organización Derechos Humanos Integrales en Acción (DHIA).

“Es completa discriminación”, dice. “No existen lagunas legales. Ellos deberían obedecer a la Constitución Mexicana, que habla de igualdad y no discriminación ante la ley y habla del interés superior del niño en su artículo 4. Ese derecho está por encima de todos incluso si no hay legislación local”.

No obstante, Javier Palacios Reyes, responsable del Registro Civil en Ciudad Juárez, sostiene que en un primer momento esta dependencia tiene que contestar una negativa al registro porque la legislación chihuahuense no prevé la posibilidad de realizar este trámite bajo estas circunstancias.

De acuerdo con el funcionario, aquello será posible cuando un tribunal federal lo ordene luego de ganarse un amparo, un recurso que necesariamente es el camino a seguir para lograrlo.

“Nosotros no forzamos a nada, no obligamos a nadie a nada. El registro lo podemos hacer, pero quedaría como madre soltera, con los apellidos de la mamá gestante, en este caso. Es una cuestión voluntaria el que quieran agotar un proceso de amparo o no”, indica.

Desesperadas, María de Jesús y Rosa Isela, casadas por la vía civil desde abril pasado sin necesidad de esta figura legal, buscan la manera de que el Registro Civil de Chihuahua le otorgue a su hijo su acta de nacimiento para que, a su vez, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le brinde el servicio médico completo que necesita.

El caso de esta familia se suma al de otras dos mujeres que en días pasados lograron que la institución reconociera a sus hijos recién nacidos con los apellidos de ambas.

De acuerdo con Martínez Torres, DHIA no ve la necesidad de someter a las familias homoparentales de Chihuahua a “la angustia y daños innecesarios durante la espera de una resolución de los tribunales federales”.

Lo anterior, luego de que, en su recomendación 14/2017, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) concluyó que con su negativa a inscribir sin amparo casos como estos, el Registro Civil incurre en una violación a los derechos de legalidad y seguridad jurídica de las madres y al derecho a la identidad y a la igualdad de los recién nacidos como hijos de familias lesbomaternales.

El desasosiego de las madres estriba en que sus condiciones económicas no les permiten ofrecerle con soltura a Emilio la posibilidad de recibir el tratamiento en el sector privado.

“Planeamos este bebé ya con cuatro, cinco años. Apenas se nos concede. Queremos hacer todo bien. Nos casamos, tenemos nuestra acta de matrimonio, todo bien, todo legal. Y van y nos traban el registro de nuestro bebé. No entiendo. Andamos muy desanimadas por esto”, comenta María de Jesús.

Tanto ella como su esposa son empleadas de maquiladora, razón por la que, argumenta, les resultaría imposible pagar los gastos hospitalarios a largo plazo.

“No son lagunas legales”, insiste Torres Martínez. “Si fueran lagunas legales no ganaríamos los amparos. Y no, todos se han ganado”.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---