Esténtor político

Por Miguel Ángel Casique Olivos


Esténtor político

La Crónica de Chihuahua
10 de julio, 16:00 pm

Con renuncias, el gobierno de AMLO va en caída libre.

Varias son las lecturas que se siguen dando tras la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la detención de Juan Collado, defensor de políticos como Carlos Romero Deschamps y el ex presidente Peña Nieto, que han estado relacionados en polémicas. Con la de ayer son ya 11 renuncias en el gobierno de la Cuarta Transformación y eso hace creíble la hipótesis de que el gobierno morenista de AMLO va en caída libre.

Ahora se sabe que Carlos Urzúa se había reunido horas antes con el presidente mexicano en Palacio Nacional y que tuvo varias discusiones sobre las finanzas del país y que, al término, el ex Secretario de Hacienda salió muy enojado y molesto; también se sabe que era uno de los poquísimos secretarios, sino es que el único, que hablaba fuerte y que confrontaba ideas con AMLO sobre la economía nacional; eso, dicen, hizo que la decisión que se tomó ayer, estuviera dando varias vueltas en la más alta esfera política.

Eso querrá decir que la decisión de abandonar el gabinete forzosamente tendría que ver con otras influencias de corrientes y grupos de poder que necesariamente están «interesados» y «preocupados» en que el gobierno de López Obrador está yendo por mal camino y que no hay alguien, con la capacidad e inteligencia suficientes, para detener la crisis.

Esto también se vería así porque la detención del abogado Juan Collado, no se ve como un caso aislado, sino como una reacción del poder federal para hacer contrapeso a la crisis ya desatada y para lanzar un mensaje de que en el gobierno federal se van a defender y que van a seguir actuando de la misma forma; y que, por tanto, el poder político y la toma de decisiones, aunque sean erróneas y equivocadas, así seguirán.

El nombramiento de Arturo Herrera como nuevo encargado de Hacienda no se ve mal, al menos a simple vista; hay que tomar en cuenta que el llegó ahí por invitación de Carlos Urzúa. A Herrera también se le cuenta entre los políticos serenos, que sabe de finanzas y que podría hacer buen trabajo en esa Secretaría, pero, bajo la condición de que su jefe inmediato lo deje actuar. Su inteligencia y conocimiento de las finanzas lo llevarían a trabajar como el país lo necesita, falta ver que el presidente López Obrador no le quiera imponer lo que se debe hacer; si esto sucede también Herrera se encaminará a la renuncia más adelante.

Ojalá y las cosas no se den así por el bien del país, porque quien está pagando los platos rotos, sin ninguna duda, es el pueblo de México que está viendo crisis política y una afectación real ya en sus familias en el tema de salud, educación y apoyos federales.

El clímax no político...

Y la crisis política del gobierno mexicano sigue creciendo; ahora llega a las famosas alcaldías capitalinas donde también están llegando las decisiones erróneas; ahora es en Tlalpan donde el gobierno federal ya dio la orden de desaparecer clínicas de salud y varios programas sociales, «acciones nefastas» dicen familias de la demarcación al ver cómo van desapareciendo los programas de Prospera y Guarderías infantiles.

El lunes 8 de julio los habitantes de Tlalpan se dieron cuenta que se están cerrando definitivamente las Clínicas de Salud de Xicalco, Topilejo y Peñanona, un servicio que aunque era limitado atendían la salud de miles de familias de Tlalpan; igualmente perjudicial, contra miles las familias tlalpenses, es la desaparición del programa Prospera, incluso, se les prometió por las actuales autoridades morenistas tanto locales como federales, que se les regresaría dicho beneficio, pero los meses pasan y pasan y la respuesta siegue siendo la misma, una negativa absoluta.

Las afectados son miles, se habla de al menos 10 mil familias, lo que representaría a unos 50 mil habitantes de Tlalpan que están solicitando al Gobierno de la Ciudad de México, que encabeza la morenista Claudia Sheinbaum, garantice la inmediata reapertura de esas Clínicas de Salud, así como su rehabilitación; además de que a las familias afectadas por la desaparición de Prospera se les incorpore de inmediato al programa Bienestar del Gobierno Federal.

El problema se puede agravar porque no hay interés de la autoridad local, incluso dijeron que han realizado gestiones en la Secretaría del Bienestar y en el Gobierno de la Ciudad de México y que el pasado lunes 8 de julio iban a tener una reunión con el Subsecretario de Gobierno de la ciudad, Arturo Medina, quien los dejó plantados. Por tal razón, el martes 16 de julio realizarán una manifestación que iniciará en la Torre del Caballito al Zócalo capitalino, pero esto solo sería el inicio de un movimiento social inconforme en Tlalpan. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, tendrá la decisión de si los atiende o no o si da instrucción a la alcaldesa Patricia Aceves, de atender y resolver esta problemática. Por el momento, querido lector, es todo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---