Esténtor político

Por Miguel Ángel Casique Olivos


Esténtor político

La Crónica de Chihuahua
24 de septiembre, 11:42 am

La libertad, uno de los más preciosos dones, ¡amenazada!

Una de las «grandes» propuestas del entrante gobierno de Morena, con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, es que los apoyos de todo tipo (educativos, al campo, de ayuda social, etc.) serán entregados directamente, personalmente, vía una tarjeta o algún tipo de monedero electrónico a los beneficiarios, así recibirá cada trabajador, estudiante, campesino, maestro o persona de la tercera edad, el apoyo que le pueda dar el próximo gobierno federal.

López Obrador ha asegurado en algunos de sus mítines de «agradecimiento» que comenzaron el domingo 16 de septiembre, que quitará de intermediarios a organizaciones sociales y grupos de todo tipo, se entiende que de todos los partidos políticos. Según esa propuesta el problema sería los intermediarios, las organizaciones sociales y los moches; y que por eso a los pobres no les habían llegado los verdaderos apoyos. Pero, ¿cuál puede ser la verdadera intención de esto?, ¿es en serio que así resolverá, el nuevo gobierno, la pobreza de al menos 80 millones de mexicanos?

«La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos... y por la libertad así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida...», escribió hace muchos años don Miguel de Cervantes, en su obra «El Quijote de La Mancha», una de las más brillantes de la literatura mundial.

Esa libertad ahora con el nuevo gobierno parece que se quiere «resaltar y destacar» para los mexicanos, una libertad que se promoverá de manera individual; ¡los pobres deben ser libres! y recibir su apoyo directamente, esa parece ser la consigna y la sentencia al formular que «habrá apoyos con tarjeta, directos, sin intermediarios. Nada de agrupaciones, ya no vamos a requerir intermediarios».

El gobierno que iniciará legalmente su mandato el 1º de diciembre trae "nuevas formas” de ejercer el poder político y así beneficiar, se dice, al repartir la riqueza (repartirla sería tener buenos salarios tras crear empleos bien pagados; sería realizar obra social de beneficios como la construcción de clínicas, escuelas, teatros, unidades deportivas o centros de recreación, etc.) que los mexicanos crean diariamente con sus manos en las fábricas, el campo y cualquier área productiva.

México con sus 125 millones de habitantes es un país muy rico; hay mares, campo con gran extensión, minas que aún se pueden explotar y, sin duda, una mano de obra que es calificada y codiciada a nivel mundial por su dedicación al trabajo y por su efectividad productiva, si no lo creemos, veamos qué tan felices son nuestros vecinos del norte con la mano obrera asalariada mexicana.

A simple vista parece una buena propuesta que ahora todos los apoyos lleguen directamente, esto genera ovaciones y aplausos; pero cada mexicano debe saber que por herencia histórica, desde la comunidad primitiva hasta nuestros días, el hombre ha sido y es un ser gregario, y eso le ha permitido sobrevivir a lo largo de la historia; el hombre si desde sus orígenes se hubiera quedado en el individualismo, para enfrentar a la naturaleza y a los seres vivos más fuertes que él, seguramente no hubiera sobrevivido.

El individuo por muy fuerte y hábil que sea para desempeñar tareas, jamás será superior a la fuerza de varios hombres, en un colectivo, grupo u organización social. Incluso, ¿cómo logró AMLO la victoria? o, ¿cómo se hicieron las grandes edificaciones como las pirámides de nuestro país o de Egipto, o las grandes maravillas del mundo como El Coliseo, en Roma; la Gran Muralla China o la gran estatua del Cristo Redentor, en Brasil?; más recientemente, ¿cómo y quiénes van a realizar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México? La respuesta es, el trabajo y la fuerza de muchos hombres y mujeres, organizados y dirigidos para un fin específico y concreto y no un individuo. Querer ahora indirectamente, quitarles y prohibirles su derecho de pertenecer a una organización social, es empezar a quitarles su derecho y la liberad de organizarse.

Las políticas públicas que cada sexenio realiza el gobierno entrante sólo pueden ser efectivas si van al fondo; si antes de aplicarse se estudian bien todos los factores sociales que intervienen; porque negarlos, como se quiere hacer con los grupos sociales calificándolos de intermediarios, no sólo es negar un derecho que está en la Constitución Política del país, sino abrir una arista para eliminar la libertad del hombre, la libertad de un pueblo; y eso traerá altos costos políticos y sociales, a los que nadie deberá espantarse y sorprenderse.

El clímax no político...

Más calorcito en el país y en el mundo… Esta semana arranca en Nueva York, la Asamblea General de la ONU, y el Secretario General del organismo, António Guterres, resaltó la amenaza que representa el cambio climático y urgió a atender los compromisos para combatirlo. Señaló que se corre el riesgo de que el cambio climático será “irreversible” si no se actúa de forma “más decidida” en los próximos años, y que se verá un incremento en la temperatura global de dos grados centígrados; incluso, anunció que se podría ver una derrota dramática de la raza humana contra el cambio climático. Así que se avecina más calorcito en el país y en el mundo.

Y en donde también hay calor, pero político, es en Hidalgo, debido a que el gobernador priista Omar Fayad, simplemente no hace caso a la ciudadanía que le pide obras y servicios, será que ya es la actitud adelantada de la política de que los próximos gobiernos no atenderán a las organizaciones sociales; eso querrá decir entonces que entre el grupo al que pertenece, tuvo algunos acuerdos en lo oscurito con el gobierno morenista; y si así fue, entonces no tienen nada que pelear en el Congreso Local, pues lo van a mayoritear y de esa no sabrá cómo salir. Por lo pronto este miércoles 26 de septiembre 40 mil hidalguenses le irán a recordar que Hidalgo es el séptimo lugar en pobreza y miseria y que su gobierno no ha hecho nada para atacar tan horrendos lastres sociales. Por el momento, querido lector, es todo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---