Esténtor Político

Por: Miguel Ángel Casique


Esténtor Político

La Crónica de Chihuahua
28 de marzo, 17:00 pm

Proyecto de López Obrador; cero visión y cero propuestas para combatir la pobreza

En los primeros días de esta semana, los principales diarios nacionales han estado hablando de un tema, y es sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; los días lunes y martes el tema ha ocupado titulares casi en todos los medios, seguramente también en los estados y alguno que otro medio internacional; esta información ha estado en la agenda de los diarios porque Andrés Manuel López Obrador ha declarado que, según, acordó con Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), se debe llevar a cabo una mesa para analizar la viabilidad técnica de la obra aeroportuaria.

La idea central del candidato morenista es cancelar la construcción del Aeropuerto. Sobre el tema ya se ha dicho que cancelar la obra implicará la pérdida de al menos 120 mil millones de pesos; ahí el candidato de «Todos por México», José Antonio Meade, y «Por México al Frente», Ricardo Anaya, junto con el gobierno federal ratificaron su postura de ir hacia adelante con la construcción del Nuevo Aeropuerto; el tema va a estar dando para varios días, sin olvidar que a partir de mañana, ya comienzan los arranques de campaña y todo parece indicar que el primero será el de la candidata independiente este jueves en el Ángel de la Independencia.

En esta temática de radiografía política y del proyecto de López Obrador, el periodista Trinidad González, en un trabajo que publicó la revista de análisis político “Buzos de la Noticia”, abordó a López Obrador en el sentido de que trae un proyecto de nación reciclado desde hace varios años, desde cuando compitió por primera vez bajo la sombra del Partido de la Revolución Democrática.

En el material se hace un recuento que data desde el año 2005, cuando Obrador recorrió el país presentando su libro “Un Proyecto alternativo de nación”, trece años después vuelve a usar los mismos postulados para destacar uno “nuevo de nación”, pero ahora al frente del Morena; y es que en esta elección presidencial, AMLO se ha aliado con algunos empresarios del país y trae, como ya es del dominio público, como propuesta principal, el combate a la corrupción.

Desde 2005, luego en 2012 y ahora seis años después, en todos los casos, el contenido de sus “proyectos” ha sido el mismo, las mismas promesas de “transformar a México”, tomando como banderas el combate a la corrupción y la famosa frase de “La mafia del poder” para todo; frases que las ha tenido que bajar de tono porque la clase en el poder no encuentra cómo identificarse con ella y han comenzado a ver que López Obrador podría ser un peligro para los intereses de empresarios y la clase económica de México.

Y es que mientras suma a su candidatura a políticos tránsfugas de todos los partidos y mesura sus críticas hacia la “mafia del poder”, AMLO ha ofrecido amnistía a los capos de la delincuencia organizada y aun a sus adversarios políticos, a quienes promete, de llegar a la presidencia, que “no habrá represalias ni persecución”; pero al parecer nadie cree esas promesas.

El Proyecto de Nación 2018-2024, que leyó en noviembre pasado en el Auditorio Nacional, que fue elaborado por un grupo de especialistas en diversas áreas y que servirá de eje rector de su gobierno en el sexenio próximo en caso de lograr sus aspiraciones presidenciales, es en realidad un texto reciclado basado en el que publicó de 160 páginas anteriormente. El abanderado de Morena, incluso ha anunciado en diversos foros políticos que este texto será también publicado como libro con el título: “En 2018: La salida, decadencia y renacimiento de México.”

De acuerdo a datos aportados, parte de los postulados de AMLO, contenidos en sus libros, tienen como antecedente el trabajo que realizó cuando fue jefe de gobierno del Distrito Federal, entre 2000 y 2005. Una política que favoreció a los sectores sociales afines al PRD, pero que no atacó los problemas verdaderos de la capital como la inseguridad, pobreza y movilidad entre otros. Hoy busca replicar ese proyecto en el país, lamentablemente, el contexto económico y social es diferente y no podrá sostener los mismos planteamientos.

Jorge Basurto, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en un estudio sobre las políticas de AMLO y las elecciones de 2006, afirma que se requiere “una refundación de la izquierda, que se percate de la posibilidad de llevar justicia social y obtener el poder gubernamental a través de sistemas y esquemas progresistas y ya no con base en programas coyunturales y fundados en una economía ficticia como la de Obrador”.

Alguien, en recientes días, me comentaba que él cree que la que se hace llamar Izquierda en México, en realidad no lo es, y que los mexicanos están engañados por las partidos que se autonombran de izquierda. Algo de razón hay en esto y ya no hay que esperar mucho para ver la realidad.

Todo parece indicar que la bandera actual del candidato de Morena es acabar con la corrupción, olvidándose de que México se encuentra entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayores índices de pobreza. En las páginas de su Proyecto de Nación actual no dice claramente cómo va a combatir ésta, tampoco aparece en sus propuestas del 2006 y 2012.

En los dos intentos por ganar la Presidencia, el contenido de sus ofertas era más político-electoral que un análisis económico serio y puntual de los problemas de México y el ámbito internacional. Incluso en la campaña 2011-2012, saltó nuevamente con un documento, cuyo contenido central era el mismo de su libro publicado seis años atrás, con algo supuestamente “novedoso”, como la democratización de los medios de comunicación, el combate a los monopolios, el rescate del “Estado de bienestar” y el “derecho a la felicidad”.

En enero de 2017 presentó otro libro, y ahí se critica sobre todo a los personajes políticos que provocaron el recrudecimiento de los problemas del país como la corrupción, el nepotismo y la delincuencia organizada. Ya definido como candidato de Morena, en noviembre pasado, AMLO desempolvó sus publicaciones anteriores y presentó otro Proyecto de nación 2018-2024, que no es otra cosa que un resumen de sus “libros” anteriores. En esta reedición incluye cuatro ejes temáticos: ¿Cómo está México hoy?, Gobierno abierto, Sector económico y Desarrollo social. Aquí el presidente y candidato presidencial de Morena insiste en su principal postulado y tal vez su única oferta política: “la corrupción es el principal problema de México”, y convoca a todos los mexicanos, mujeres y hombres, pobres y ricos, pobladores del campo y la ciudad, religiosos o librepensadores, a construir un acuerdo nacional y a hacer de la honestidad una forma de vida y de gobierno. De cómo combatir la pobreza, nuevamente no se habla ni dice nada, no se te olvide caro lector, que la corrupción es sólo un problema que se deriva del problema madre, la extrema pobreza del país.

AMLO busca llegar a la Presidencia a cualquier costo y sus propuestas no tienen como base un análisis profundo de la realidad nacional. Sobre el más reciente reciclaje de su primer libro, el economista Mariano Ruiz Funes escribió en el diario El Financiero: “...contiene muchas palabras y buenas intenciones, pero pocas acciones viables y efectivas para alcanzar los objetivos que plantea, que incluso generarían más problemas de los que se pretende resolver”.

Y es que tras un diagnóstico a su modo de la situación actual, Ruiz Funes agrega que López Obrador elabora dos propuestas generales: revertir las reformas estructurales, previa consulta popular, y firmar un acuerdo para un programa bilateral con Estados Unidos con el objeto de reactivar la economía y crear empleos. En eso se resume su estrategia en política interior y exterior. Pero como dijimos más arriba, del problema crucial y más preocupante para los todos los mexicanos, la pobreza, no dice nada y tampoco cómo piensa erradicarla, si por error llega a la presidencia de México.

El clímax no político…

La titular de la Dirección de Participación Ciudadana del Instituto Electoral del Estado de México, Liliana Martínez Garnica, reconoció que convencer a los jóvenes de entre 18 y 34 años de edad para que acudan a las urnas este primero de julio, es uno de los principales retos ya que representan 41 por ciento de la lista nominal de electores y registran índices de abstencionismo de 60 por ciento. Martínez Garnica aseguró que por esa razón, “las elecciones concurrentes de este año estarán en manos de los jóvenes”, asegurando que se pondrán en marcha estrategias novedosas para incentivar su participación en las urnas.

De acuerdo con el informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 del CONEVAL, en el Estado de México hay 8 millones 230 mil personas en situación de pobreza, un millón 652 mil más que en 2008, cuando había 6 millones 578 mil pobres en la entidad más poblada del país. En el rubro de la pobreza en cada entidad federativa, el Estado de México encabeza la lista de estados con mayor número de personas en esta situación en el país. Esto significa que el 47.9 por ciento de los mexiquenses vivían en condición de pobreza en el 2016. Por el momento, querido lector, es todo.

Envía tus comentarios a Esténtor Político vía mcasiquem@gmail.com y sigue mi cuenta de twitter @MCasiqueOlivos y Facebook:/MCasiqueOlivos
Miguel Ángel Casique

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---