En conferencia internacional, denuncian corrupción ambiental en Chihuahua

* “Uno de los obstáculos principales al que nos enfrentamos es el propio gobierno estatal y municipal, insensible al tema ambiental y a favor del desarrollo inmobiliario e industrial”.


En conferencia internacional, denuncian corrupción ambiental en Chihuahua

La Crónica de Chihuahua
9 de noviembre, 13:40 pm

Raúl Fernando/
Raichali

Chihuahua, Chih.- El problema de la destrucción de los cerros en la ciudad de Chihuahua y la crisis climática en el desierto, fueron llevados a una conferencia internacional por las Brigadas Internacionales de Paz y Salvemos los Cerros de Chihuahua.

En una conferencia virtual en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), el colectivo Salvemos los Cerros de Chihuahua denunció a los tres niveles de gobierno, especialmente al municipal y al estatal, por la falta de estrategia para mitigar los efectos del cambio climático en la región y la corrupción en la que se ven envueltos.

“Uno de los obstáculos principales al que nos enfrentamos es el propio gobierno estatal y municipal, insensible al tema ambiental y a favor del desarrollo inmobiliario e industrial”, dijo Valeria Villalobos, una de las voceras del movimiento.

Esta ponencia fue expuesta en una conferencia virtual organizada por las Brigadas Internacionales de Paz (PBI por sus siglas en inglés), en la cual participaron defensoras y defensores del medio ambiente y el territorio de distintos países de África y Latinoamérica, así como el relator especial de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y medio ambiente, David R. Boyd.

Villalobos expuso que la política mexicana permite un fácil acceso a la corrupción y manipulación por parte de intereses económicos, los cual dificulta la adaptación para hacer frente al cambio climático.

También resaltó que las regidoras y regidores del cabildo municipal, el cual procesa y acepta los cambios de uso de suelo, “no cuentan con la capacidad técnica para evaluar las decisiones en materia ambiental” y que sólo obedecen necesidades de un desarrollo económico neoliberal y antiderechos, al amparo de la corrupción institucional.

“De esta forma los poderes políticos y económicos se empeñan manipular y desvalorizar el patrimonio ambiental y cultural que representan nuestros cerros y cuerpos de agua, puntos clave para las estrategias del cambio climático que hoy nos acontece en esta cumbre”, dijo.

La vocera argumentó que tomar acciones de mitigación es fundamental ya que el desierto chihuahuense presenta “condiciones de sequías constantes y tiene alta vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático, esto agravado por la falta de una política estatal y nacional para realizar acciones de mitigación y adaptación a estos efectos”.

Los desarrollos inmobiliarios en zonas de recarga freática, como las partes altas de los cerros, afectarán la disponibilidad de agua, dijo.

Aprovechando que la conferencia tuvo un alcanza de nivel internacional, Villalobos expuso una serie de exigencias a nivel nacional, como la aprobación de la Ley de Aguas Nacionales presentada por la Coordinadora Nacional Colectivo Agua para Todas; la modificación a las NOM 001 y las demás relacionadas con calidad de agua y responsabilidad de empresas; y la atención pronta y urgente a la protección y atención a defensores de derechos humanos y periodistas.

Proteger a defensores y defensoras del medio ambiente, prioritario

David R. Boyd, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y medio ambiente, abrió la conversación inspirado en la última ola de calor que se vivió en Canadá, en la que murieron cientos de personas y miles de animales por los más de 50 grados centígrados del verano.

Para ese mal, dijo, no existe ninguna vacuna, por lo que resaltó la necesidad de proteger a defensoras y defensores del territorio como los presentes en la conferencia, pues sin proteger el medio ambiente no es posible proteger los demás derechos humanos.

Juana Ramona Zúñiga, integrante del Comité Municipal en Defensa de los Bienes Comunes y Públicos de El Guapinol, denunció desde Honduras la persecución que han sufrido por la defensa de la montaña Carlos Escalera y el Río Guapinol ante un proyecto minero, un conflicto por el cual fueron encarcelados ocho de sus compañeros desde hace más de un año.

La zona que defienden se encuentra dentro de un parque nacional que poco a poco ha cedido su territorio a una compañía minera.

“Es lamentable cuando en otros países hemos sido galardonados por la defensa de este río, por la defensa de este parque nacional, y que en Honduras nos estén criminalizando”, dijo Zúñiga.

Desde el exilio, el nicaragüense Amaru Ruiz denunció que el presidente Daniel Ortega por un lado participa en la COP26 con promesas de proteger los Bosques de Bosawá con el fin de obtener financiamiento internacional, mientras que criminaliza a las personas que defienden ese y otros territorios a nivel comunitario.

“Por denunciar esa incoherencia es que nos han criminalizado”, dijo Ruiz.

Es en el “Sur Global” donde las compañías extranjeras aprovechan legislaciones laxas para llevar a cabo sus proyectos extractivistas.

En otro continente, la keniana Nelly Madegwa expuso las dificultades que enfrentan las mujeres de su país para poder acceder a la soberanía alimentaria.

“Si hubiera acceso a la propiedad de la tierra podrían sembrar su propia comida, pero no ocurre así con las mujeres”, dijo, “en Kenia hay una ley que las mujeres pueden tener propiedad de la tierra, pero en la práctica no es así. La comunidad no entiende eso”.

En un contexto en el que es cada vez más difícil producir comida debido al cambio climático, tener acceso a la tierra es fundamental, expuso.

Sandra Calel, una mujer indígena maya poqomchi, denuncio la persecución que vive su pueblo al norte de Guatemala desde que inició el conflicto con la minera en el Estor, Izabal. La fuerte presencial policial y militar, así como los numerosos arrestos y órdenes de aprehensión, han dificultado la defensa de la naturaleza, dijo.

“Estamos haciendo todo lo posible de seguir luchando para defender la naturaleza, todo por denunciar deforestación, porque tapan sus pozos de donde sacan el agua. La región norte es aun donde hay ríos, donde hay bosque, donde hay grandes quebradas, pero hay muchas vidas que ya han dado por defender la naturaleza”, dijo.

Como indígena, le preocupa que el gobierno se niega a implementar los acuerdos a los que llegan por medio de consultas, las cuales no son vinculantes.

“Es lo único que nos queda: resistir para seguir defendiendo la madre naturaleza que es parte de nuestra vida”, dijo, “no sólo a la población indígena le toca, también a quienes están en las ciudades”.

Danilo Rueda, Coordinador Nacional de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz (CIJP) colombiano en el exilio, recordó que han sido muchas las conferencias a distintos niveles en las que participan los gobiernos, como la misma COP26, pero que todo se trata de “marketing”.

“Solamente el pueblo, la sociedad organizada, salva a la sociedad organizada”, dijo Rueda, “solamente en la medida que el poder consciente ciudadano, el poder del pueblo, sea el poder consciente, se transformará la sociedad”.

Desde que se firmó el acuerdo de paz entre el gobierno y distintos grupos armados en Colombia, han sido asesinados alrededor de 601 líderes ambientalistas y comunitarios.

PBI tiene más de 40 años de experiencia acompañando procesos de defensa del medio ambiente y derechos humanos en América y el “Sur Global”. Debido a su carácter internacional, la conferencia “COP26 y defensores de la tierra” contó con traducción simultánea en inglés, español y alemán.