Eliminación de Escuelas de Tiempo Completo: nuevo golpe a mujeres

**Se demostró que el Programa redujo de forma significativa los resultados más bajos en calificación y aumentó la proporción de alumnos mejor evaluados, reduciendo con ello la brecha de inequidad en la educación.


Eliminación de Escuelas de Tiempo Completo: nuevo golpe a mujeres

La Crónica de Chihuahua
7 de marzo, 12:03 pm

Pilar Ortega

Justo un día antes del inicio del mes de Marzo, en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, se anunció una decisión que afectará a una enorme cantidad mujeres mexicanas y sus familias.

Fue en el año 2007 cuando la entonces Secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota puso en marcha el Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC) y paradójicamente, 14 años después, es otra mujer quien desde la misma Secretaría de Educación, esta semana anunció su destrucción.

Como prueba del éxito que ha tenido el programa está el de su crecimiento, pues arrancó en 441 escuelas y para 2016 superaba las 25 mil, con más de 3 millones de estudiantes.

Para poner en contexto la importancia de este programa es necesario recurrir a los diversos estudios que lo han evaluado. Me referiré a dos de ellos. El primero, un estudio del Banco Mundial denominado “¿Qué impacto tiene el Programa Escuelas de tiempo completo en los estudiantes de educación básica?” realizado al medir los resultados de las pruebas ENLACE y PLANEA entre 2007 y 2016, que demostró que el PETC redujo de forma significativa los resultados más bajos en calificación y aumentó la proporción de alumnos mejor evaluados, reduciendo con ello la brecha de inequidad en la educación.

De igual manera, el estudio “Evaluación del Servicio de Alimentación del Programa de Escuelas de Tiempo Completo” realizado por la UNICEF para el ciclo escolar 2017- 2018, generó un primer dato de gran impacto: que el 65.8% de estudiantes señaló que el primer alimento que consumía en el día era el brindado por el sistema de alimentación del PETC.

Otros datos igualmente interesantes de este estudio permiten corroborar los beneficios del programa para las mujeres, pues éstas representaban el 95.5% de los coordinadores escolares del servicio de alimentos.

Ambos estudios dan cuenta de los beneficios del programa, entre los que destacan: el desarrollo de competencias en materia de nutrición; el combate a la pobreza alimentaria; el fomento a la actividad física en las escuelas; la reducción de la deserción escolar y el aumento de la calidad educativa.

Pero además de estas afectaciones, la eliminación del PETC afectará sensiblemente a mujeres mexicanas para las que representaba un gran apoyo, por un lado a las madres de familia que mayoritariamente participan en el servicio de alimentos; y por el otro, a aquellas madres con un empleo remunerado para las que este programa significaba un gran respaldo, ya que el horario escolar extendido les aseguraba que sus hijas e hijos estuvieran al cuidado de la escuela y fueran alimentados durante el tiempo en que ellas realizaban su jornada laboral.

Negar los beneficios que ha tenido este programa es cegarse ante la realidad. Tan solo en Guanajuato, esta semana el Secretario de Educación señalaba que el PETC ha beneficiado a 685 escuelas y a un total de 65 mil estudiantes, lo que representa un daño financiero de 400 millones de pesos para la entidad. A nivel nacional serán más de 3.6 millones de menores quienes pierdan un espacio de mayor educación, cuidado y alimentación. De ese tamaño es el golpe que el gobierno de López Obrador ha asestado a las familias mexicanas en el mes de la mujer.