Dice la Biblia, ¡por sus obras los conoceréis!: una comparación entre Chimalhuacán y Texcoco

** (...) Ahora bien, si nos referimos a la educación, en tanto Texcoco sólo cuenta con dos escuelas de nivel superior de carácter estatal, Chimalhuacán ya suma 7 centros de nivel licenciatura que imparten 42 carreras universitarias.


Dice la Biblia, ¡por sus obras los conoceréis!: una comparación entre Chimalhuacán y Texcoco

La Crónica de Chihuahua
30 de mayo, 22:00 pm

Por Jesús Tolentino Román Bojórquez/ Dirigente del Movimiento Antorchista en el Estado de México

Hacia el año 2000, cuando Chimalhuacán era considerado el municipio urbano más poblado y más atrasado del país, el vecino municipio de Texcoco ya llevaba un trienio en manos del PRD y, salvo un trienio en que después gobernó el PRI (años 2009-2012), se han acumulado 17 años de gobiernos morenistas (ahora experredistas), entre los cuales le tocó su turno a Delfina Gómez (periodo 2013-2015), a nombre de MORENA.

En virtud del terrible abandono en que se encontraba Chimalhuacán en aquel año, era común que el pueblo de nuestro municipio mirara en Texcoco un símbolo de progreso y desarrollo urbanístico. Por lo mismo, era frecuente que alguna gente de Chimalhuacán acostumbrara acudir a las mejores escuelas de Texcoco, a las mejores opciones de salud en clínicas privadas, a las mejores tiendas de ropa y de zapatos y, hasta para un rato de esparcimiento, había que acudir a Texcoco para ver alguna película, o bien, simplemente para dar una vuelta por el jardín municipal y consumir alguna golosina. En Chimalhuacán, donde faltaba todo lo elemental (agua, luz, drenaje, escuelas, pavimento, recolección de basura, etc.), los servicios antes enumerados eran simplemente inexistentes. Había entre los chimalhuacanos un sentimiento de inferioridad y desesperanza.

Pero a partir del año 2000, con las organizaciones del Proyecto Nuevo Chimalhuacán a cuya cabeza se encuentra Antorcha, el gobierno de nuestro municipio remontó buena parte de ese rezago y ha rebasado con creces a los gobiernos morenistas de Texcoco. En efecto, mientras en Chimalhuacán se pavimenta una calle diaria en promedio, en Texcoco sólo se hacen una o dos calles por mes; mientras en nuestro municipio ya llegamos al 99% en electrificación, en Texcoco hay muchas colonias y pueblos sin luz (el 18%); en tanto en Chimalhuacán ya logramos el 100% de agua potable, en Texcoco falta el 25%; en drenaje, mientras en Chimalhuacán alcanzamos ya el 98% (excepto el Ejido de Santa María por ser un territorio que apenas pasó de Chicoloapan a Chimalhuacán), en Texcoco no llegan al 80% aún. Esto en materia de infraestructura urbana básica.

Ahora bien, si nos referimos a la educación, en tanto Texcoco sólo cuenta con dos escuelas de nivel superior de carácter estatal, Chimalhuacán ya suma 7 centros de nivel licenciatura que imparten 42 carreras universitarias; asimismo, si Chimalhuacán sólo tiene el 1.5 de analfabetismo, Texcoco rebasa el 4%. Y nosotros contamos con la mejor biblioteca municipal del oriente. Por lo que hace en materia salud, Chimalhuacán ha construido cinco nuevos hospitales y 18 nuevos centros de salud (CEAPS y CDC), en tanto que Texcoco, sólo ha hecho dos hospitales y dos centros de salud. Chimalhuacán tiene un Centro de Rehabilitación Integral de la Salud (CRIS) para discapacitados, y dos casas de día para ancianos y un Centro Integral de Atención de la Salud Mental, en Texcoco no existe nada de esto.

En materia deportiva, Texcoco sólo posee dos unidades de este tipo, y Chimalhuacán 5; además, contamos con dos albercas públicas, un parque acuático y está en construcción una tercera alberca; hemos construido dos gimnasios polivalentes, hicimos una cancha para pelotaris, y está construyéndose un parque profesional de béisbol. Tenemos selecciones de futbol soccer de cuarta, tercera y segunda división. Pues bien, nada de esto hay en Texcoco. La diferencia es abismal.

En el terreno cultural la diferencia es aún más grande. Chimalhuacán cuenta con dos teatros auditorios y tres al aire libre; dos bandas sinfónicas (la Juvenil-infantil y la Profesional); un mariachi municipal, un ballet municipal, nuestro Guerrero Chimalli, el Arco de la Identidad, la Plaza y el Museo de la Identidad Chimalhuacana, el fomento de nuestras tradiciones carnavaleras, la feria de la aceituna y, como coronación de todo ello, la Feria Metropolitana Artesanal y Cultural que este año reunió a 2.2 millones de visitantes. En cambio, lo único que tiene el Texcoco, que “gobierna” Morena, sólo cuenta con la feria del caballo que es un negocio muy lucrativo, donde cobran 100 pesos la entrada por persona y en la presentación de artistas y grupos musicales, el costo del boleto va desde 2,000 hasta 5,000 pesos por persona. Así, mientras nuestra feria es gratuita, familiar y muy segura, en la feria de Texcoco abundan el alcohol, la droga y hasta la prostitución, y los pleitos han dejado muertos y heridos.

Entre otros grandes logros, Chimalhuacán ya tiene su mexibús y cada año se destinan 50 millones de pesos (ya van 400 millones invertidos), para ayudar a las familias con más precarias viviendas, por lo que se ha beneficiado a más de 7 mil familias en la construcción de pies de casa, baños y recámaras. Nada de esto se hace en Texcoco. Y quien dude, legítimamente, de lo que aquí afirmo, lo invito a que se eche una vuelta por ambos municipios para corroborar que los datos aquí vertidos son absolutamente verídicos.

Por tanto, y sin darle muchas vueltas al asunto, aquí se debe aplicar el antiguo precepto bíblico que dice: “por sus obras os conoceréis”, o sea, si Morena ha “gobernado” mediocremente el municipio de Texcoco que ronda apenas las 250 mil gentes, ¿podrá gobernar mejor un Estado de México inmenso, con 17 millones de habitantes? Es evidente que no. Por eso mismo, con verdades de a kilo, con datos duros que son indiscutibles e irrebatibles, no vale la pena correr el riesgo de perder con Delfina nuestros logros en materia de infraestructura urbana, educación, deporte, cultura y salud, porque es un hecho seguro que, de ser gobernadora, nos cerrará las puertas y los recursos. Y peor aún, que la señora se opone a que se realice nuestro parque industrial y hasta el aeropuerto internacional, que traerán decenas de miles de empleos a los chimalhuacanos. Por lo consiguiente, ¡vamos a la segura, vamos por el Proyecto Nuevo Chimalhuacán, vamos con Antorcha, vamos a votar por Alfredo Del Mazo Maza! Y a ganar contundentemente las elecciones, para tener la autoridad moral y política ante Del Mazo para que resolvamos nuestras demandas, de preferencia por la vía del diálogo y la negociación, y, si no, ya conocemos el camino: organizarnos y luchar por nuestros derechos, lucha ante la cual sí son más sensibles los gobiernos priistas, pero los morenistas no (AMLO no resolvió nada a los antorchistas durante los seis años de gobernante en la Ciudad de México y Delfina nos trató con la punta del pie en Texcoco, donde ni con marchas ni plantones arregló nada). En suma, Morena tiene todos los defectos del PRI (incluida la corrupción de funcionarios, como se ha vuelto a probar recientemente), pero ninguna de sus virtudes, por ejemplo, resolver bajo presión. Los antorchistas tenemos ya mucha experiencia en el duro trajín por mejorar la suerte del pueblo trabajador y, por tanto, no permitiremos que nos den gato por liebre.

¡Viva el Nuevo Chimalhuacán!

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---