Días de furia: encuestas le dan 65%, pero AMLO ya no puede ir ni al Senado

**El presidente ha protagonizado 19 eventos de tensión con manifestantes. Ha sido increpado por grupos sociales en más de una decena de estados, no puede desarrollar muchos de sus eventos con normalidad y ha optado por hacerlos en instalaciones militares, para cuidar la “investidura”.


Días de furia: encuestas le dan 65%, pero AMLO ya no puede ir ni al Senado

La Crónica de Chihuahua
8 de octubre, 07:54 am

Por REDACCIÓN EMEEQUIS

EMEEQUIS.– Con todo y su popularidad y/o aprobación de entre 60 y 70% que le atribuyen las empresas encuestadoras, el presidente Andrés Manuel López Obrador enfrenta cada vez más dificultad para desarrollar sus eventos oficiales con normalidad.

A partir de una revisión hemerográfica, EMEEQUIS identificó 19 momentos de tensión extrema entre manifestantes y López Obrador a lo largo de su gestión.

El tabasqueño ha sido retenido e increpado por diferentes grupos sociales en Jalisco, Puebla, Querétaro, Morelos, San Luis Potosí, Chiapas, Tabasco, Sinaloa, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Oaxaca y Veracruz.

Cada año han ido incrementándose estos encuentros de alta rispidez en donde los ciudadanos acorralan al macuspanense. En 2019 ocurrieron sólo tres, en 2020 se presentaron nueve, y en 2021 ya van siete.

El equipo de logística del mandatario ha tenido que optar por efectuar la mayor parte de sus eventos en instalaciones del Ejército o de la Guardia Nacional. Así ocurrió en Veracruz, Chiapas, Jalisco y Sinaloa.

El macuspanense ha exigido respeto en Puebla, Chiapas, Querétaro y Ciudad de México. En este último caso, al negarse a asistir a la ceremonia de entrega de la Medalla Belisario Domínguez, que este año fue otorgada a la legisladora Ifigenia Martínez.

TE RECOMENDAMOS: DIAGNÓSTICO: ATAQUE A EMEEQUIS FUE DIRIGIDO TRAS PUBLICACIÓN DE REPORTAJE

El lunes cuatro de octubre, López Obrador anunció que no asistiría al evento porque “una legisladora conservadora” estaba convocando a protestar contra él y no podía arriesgarse. “Es la investidura presidencial y tiene que haber respeto”, dijo.

Cuando le preguntaron por la identidad de la legisladora, señaló a la panista Lilly Téllez. Como consecuencia, la senadora recibió una serie de ataques en redes sociales.

APROBACIÓN TOP

Consulta Mitofsky, que publica una medición cotidiana de la popularidad presidencial, la ubica actualmente en 64%.

De acuerdo con el compendio de encuestas que publica el sitio especializado Oraculus, el promedio de aprobación del gobierno de López Obrador al cierre de septiembre es de 63%.

Varela y Asociados, 62%; El Financiero, 61%; GEA, 54%, fueron las cifras de ese mes. En agosto, Demotecnia le dio 67%, Reforma 60%, Enkoll 59%, Buendía y Laredo 62% y Parametría 73%.

En enero de 2019, el promedio de los resultados de los diversos estudios de opinión ubicaban a AMLO con un 79% de aprobación.

El presidente ha sido acosado por grupos sociales en varios estados de la República. Fotos: Cuartoscuro.com.

LA DIGNIDAD DE LA INVESTIDURA

Ante los reclamos ciudadanos, AMLO ha pedido respeto en distintas ocasiones. A huelguistas potosinos dijo: “No merezco ese trato”. A profesores de la CNTE en Chiapas: “Me respetan y luego hablamos...Por dignidad de la investidura presidencial ”. A damnificados de Puebla que rompieron todos los cercos de seguridad que resguardaban al mandatario, preguntó: “¿Me van respetar? ¿Me van a dejar hablar?

Aquí el recuento de los momentos más tensos.

2019

26 de mayo, Querétaro: Un numeroso grupo de integrantes de Antorcha Campesina se cuela a un evento de AMLO y le reclama apoyos directos al campo y a otras actividades productivas. “¿Quieren gritar? Vamos a gritar a ver quién se cansa primero”, responde el presidente y llamó a un “cambio de conciencia”.

20 de julio, Ciudad Valles, San Luis Potosí: Un grupo formado por decenas de huelguistas de la dirección de Agua Potable y Alcantarillado irrumpe en el hotel donde se hospeda el macuspanense. “No merezco este trato, no voy a permitir que nadie me provoque”, dice a los manifestantes.

2020

6 de enero, Cuautla, Morelos: Campesinos pertenecientes a la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y habitantes de Huexca detienen el convoy de vehículos oficiales en el que viajaba el macuspanense para increparlo en rechazo al proyecto de la Termoeléctrica de Huexca.

13 de marzo, Hermosillo, Sonora: Un grupo de mineros detiene la Suburban en que viaja el presidente. Entre gritos y empujones piden que el tabasqueño escuche sus demandas, pero éste les responde: “Así no, provocaciones no, sea quien sea, así no se puede”.

21 de marzo, Guelatao, Oaxaca: Un numeroso grupo de pobladores detiene el vehículo en el que viaja AMLO junto al gobernador Alejandro Murat. Los manifestantes exigen que el mandatario baje para atenderlos y reclaman por la grave situación de desempleo. “No tenemos empleo, queremos trabajar, tenemos una familia que mantener”, gritan al presidente. La Suburban sigue avanzando lentamente hasta que logra dejar atrás a esa gente.

16 de junio de 2020, Xalapa, Veracruz: El presidente López Obrador encabeza una reunión de seguridad en las instalaciones del campo militar. Al salir, lo espera un grupo de familiares de personas desaparecidas en el estado, que es uno de los más castigados por ese fenómeno criminal. “Ni perdón ni olvido”, corean. Y le exigen: “Bájate, bájate”.

28 de junio, Palenque, Chiapas: AMLO y el gobernador Rutilio Escandón son recibidos por una multitud de pobladores quienes los increpan y no permitien que bajajen de una camioneta en la que viajan. “¡Mentira, mentira, la misma porquería!”, es la consigna que corean.

16 de julio, Zapopan, Jalisco: Al salir del nuevo cuartel de la Guardia Nacional en Zapopan, Jalisco, la Suburban de AMLO es interceptada por una multitud que le hace reclamos relacionados con la pandemia de Covid-19. Una de las manifestantes golpea fuertemente el cofre de la unidad oficial, mientras la mayoría profiere insultos contra el Jefe de Estado.

27 de septiembre, Veracruz, puerto: Unas 200 personas gritan “¡fuera! ¡fuera!” a López Obrador cuando sale del Hotel Emporio, donde se hospedaba. Entre los manifestantes se hallan integrantes de la organización denominada Frente Nacional Anti Amlo (Frenaa), trabajadores de TAMSA que pedían audiencia con el presidente para que intercediera por su derechos laborales, y miembros del Sindicato Nacional Unidad y Progreso.

18 de diciembre, Villahermosa, Tabasco: Un numeroso grupo de damnificados obstruye el paso de la Suburban en que viaja el mandatario, al ingreso del hangar ejecutivo del Aeropuerto “Leandro Rovirosa”, y le reclaman por la falta de apoyos. Se escucha insistentemente el grito de “cobarde”. Los manifestantes golpean el cofre del vehículo y lo insultan a gritos. Los operadores de Morena en la entidad abren paso como pueden a la caravana de vehículos oficiales.

20 de diciembre, Tulum, Quintana Roo: Un grupo de manifestantes formado principalmente por personal médico y paramédico del sector público de salud detiene la camioneta en que viaja el presidente a su arribo a la zona arqueológica de Tulum. Exigen el pago del bono que prometió a ese segmento profesional por la atención de pacientes de Covid-19.

30 de diciembre, Villahermosa, Tabasco: A su arribo a la sede del Congreso del estado, AMLO es abucheado por personas que, detrás de las vallas metálicas y el dispositivo de seguridad, reclaman atención a damnificados. Lanzan insultos y rechiflas. El mandatario sólo alza la mano saludando sin voltear a ver a la multitud y caminando a toda prisa por el corredor resguardado por las vallas.

2021

30 de julio, Culiacán: Un grupo de viudas de policías estatales muertos en servicio se manifiestan para reclamar el pago justo de pensiones en las instalaciones de la Guardia Nacional. Al no lograr que el vehículo del mandatario se detenga, increpan e insultan al mandatario. Un grupo de policías se une a la protesta para reclamar, a su vez, condiciones justas de jubilación.

31 de julio, Tamazula, Durango: Un grupo de pobladores detiene el vehículo en que viaja el presidente y le exigen compromisos para esclarecer el asesinato de las jóvenes Ana Carolina y Andrea Candelaria Aispuro, a manos de la Policía Estatal de Sinaloa.

8 de agosto, Ciudad Juárez, Chihuahua: Un nutrido grupo de jubilados y pensionados del IMSS obstruye el paso a la Suburban de AMLO en la entrada del cuartel de la Guardia Nacional. Le reclaman sus pagos por cesantía y vejez. El tabasqueño responde sin bajar del vehículo que dirijan sus quejas a Gobernación.

27 de agosto, Tuxtla, Chiapas: Con demandas relacionadas con la crisis sanitaria derivada de la pandemia de COVID-19, un grupo formado por maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), organización vinculada clientelarmente a Morena; trabajadores de la salud y familiares de presos retienen más de dos horas al convoy de vehículos encabezado por la Suburban del presidente, a la entrada de las instalaciones de la VII Región Militar donde efectuaría su presentación mañanera.

Los centistas pedían además atención de demandas laborales. “El presidente no puede ser rehén de nadie. No voy a ceder a chantajes… Me respetan y luego hablamos… Analicen si yo merezco ese trato... ”, les dijo López Obrador.

29 de agosto, Motozintla, Chiapas: Un grupo formado por tres centenares de maestros, aproximadamente, detienen de nuevo la Suburban de AMLO, para exigir una mesa de diálogo. “No lo puedo permitir, tengo la conciencia tranquila y por dignidad de la investidura presidencial no puedo ceder a chantajes”.

4 de octubre, Huauchinango, Puebla: Un numeroso grupo de damnificados por el huracán “Grace” rompe el cerco de seguridad, traspasa las vallas y da portazo en el auditorio donde se desarrollaba una reunión de AMLO con un grupo de funcionarios. El mandatario pregunta: “¿Me van a dejar hablar? ¿Me van a respetar?”. El presidente salió del lugar entre reclamos de los manifestantes y en medio de una angustiosa operación de sus equipos de seguridad, incluidos militares.

5 de octubre, CDMX: El tabasqueño se niega a asistir a la entrega de la Medalla Belisario Domínguez en instalaciones del Senado, el jueves 7. Arguye: “Una legisladora dio a conocer de que me iban a enfrentar y es una situación muy bochornosa porque cuando se trata de protestas de mujeres, uno tiene que ser mucho más respetuoso, muchísimo más respetuoso. Y no tiene caso, no hay necesidad de exponernos, no es Andrés Manuel, es la investidura presidencial y tiene que haber respeto”.

AMENAZAN A LILLY TÉLLEZ

Todo comenzó el viernes primero de octubre, cuando la senadora panista Lilly Téllez posteó un tuit con el mensaje: “El violador serial de la Constitución: el señor presidente López Obrador, vendrá al Senado la próxima semana. Es necesario hacerle frente”.

Para el lunes, cuando AMLO dijo en su presentación cotidiana que no acompañaría a Ifigenia Martínez, recipiendaria del reconocimiento, porque “una legisladora del bloque conservador está convocando a que se me falte al respeto, y considero que no debemos caer en ninguna provocación”.

Después de que el mandatario “la puso” como responsable de las presuntas provocaciones, la senadora Téllez fue objeto de ataques masivos en redes sociales, los cuales incluyeron amenazas de agresiones directas contra la senadora y su familia.

Voceros del grupo parlamentario del PAN en el Senado primero enviaron el mensaje al presidente de que “no le saque”, pero después le pidieron que asistiera a la ceremonia y le garantizaron respeto. A ellos se sumaron integrantes de Movimiento MC y del PRD.

No obstante, López Obrador reiteró su declinación a asistir a la ceremonia, que se realizará el día de hoy. También llamó a sus seguidores a no atacar a la senadora panista, pero la legisladora siguió recibiendo amenazas