Coworking, la táctica de Pedro Kumamoto

**Un pequeño espacio en Congreso de Jalisco, en sustitución de una ostentosa oficina, sirve para que el diputado independiente y su equipo desarrollen proyectos de leyes sin complicaciones


Coworking, la táctica de Pedro Kumamoto

La Crónica de Chihuahua
19 de junio, 16:00 pm

La diferencia entre Pedro Kumamoto y el resto de los diputados que integran la 61 Legislatura de Jalisco no tiene que ver con que cada mañana llegue a trabajar en camión o en bicicleta, ni con su forma de vestir; incluso, no tiene que ver con que sea el único que llegó a la curul de manera independiente… sino es la forma en que trabaja junto con los otros seis jóvenes que ocupan una oficina de la Sala J1 del Congreso del estado.

Es jueves y la actividad legislativa será intensa, se ha programado la elección de un nuevo magistrado para el Supremo Tribunal de Justicia del Estado y, durante el proceso, Kumamoto ha denunciado el contubernio entre partidos para que el nombramiento siga una lógica de cuotas que beneficiará al PAN.

Sin embargo, en la mente del diputado independiente pulsan otros dos asuntos: la reunión que tendrá por la tarde con vecinos de su distrito y posicionar en el pleno la iniciativa para quitarle el fuero a todos los funcionarios e incluir a la sociedad civil en los juicios políticos.

Después de las 7 de la mañana está listo para salir de la casa de sus padres, en la colonia La Calma, en Zapopan, para ir a la colonia Americana de Guadalajara, para desayunar.

Después toma una bicicleta pública para pedalear poco más de tres kilómetros hasta la sede del Congreso.

Una de las oficinas de la Sala J1 comienza a ocuparse: Alejandra Parra, politóloga; Susana Ochoa, comunicóloga; Claudia Ramírez, politóloga; Aldo Partida, abogado; Álvaro Quintero, egresado de Relaciones Internacionales , y Raúl Ávila, que estudió Animación y Arte Digital. El más joven tiene 22 años, el más grande 31.

A pesar de ser uno de los espacios más pequeños del Congreso, Kumamoto y sus compañeros lograron una distribución que les permite coexistir sin demasiadas complicaciones, cambiar el estorboso escritorio que utiliza el resto de los diputados por dos islas de trabajo fue clave; más que una solemne oficina es un sitio donde ocurre eso que ahora llaman coworking, decorado con pintarrones y corchos de los que penden agendas, pendientes e ideas.

Antes de las 10:00 horas, Pedro y su equipo abordan algunos temas, pues en conferencia darán a conocer la iniciativa que llevarán al pleno: “Se trata de eliminar el fuero de los servidores públicos para que puedan ser acusados en temas penales, pero también estamos planteando el juicio político ciudadano para que las responsabilidades que se desprendan de un mal uso de las funciones públicas o que vayan en contra de los derechos humanos, también sean castigados”, dice Kumamoto ante los micrófonos mientras Susana lanza material para las redes sociales.

Se acerca la hora de la sesión pactada a las 12 del día y de regreso en la oficina Pedro y Claudia repasan los puntos que se discutirán y el sentido del voto, los demás escuchan e intervienen cunado lo creen pertinente; “es una manera de descentralizar el poder que recae en Kuma”, explica Alejandra.

En otro sitio del Congreso los líderes de las fracciones han concretado el arreglo para designar como magistrado del Supremo Tribunal de Justicia a Francisco Castillo, un ex funcionario del Poder Legislativo y de la Secretaría General de Gobierno en tiempos del ex gobernador blanquiazul Emilio González Márquez.

Se les pregunta si ante el asunto pactado del magistrado, harán algún pronunciamiento.

Responde Pedro que sí lo harán, pero de forma adecuada para diluir el tema de la iniciativa que presentarán.

A las 14:00 horas 36 de los 39 diputados votan igual y se consuma el nombramiento del nuevo integrante del Poder Judicial; durante el proceso sólo Kumamoto dijo por quién votaría y explicó sus motivos.

Al preguntarle qué hace para aguantar un ambiente que no parece ser el suyo, responde que ha tendido que sentarse a dialogar con muchas personas con las que no coincide.

Señala que ante circunstancias como éstas, hay que ser una especie de camello que guarda el cariño y los ánimos que le da la gente en la calle para aguantar en estos espacios desiertos…

A las 16:30 es turno de Kumamoto en la tribuna y sólo 25 de los 39 diputados siguen en el recinto; explica la iniciativa que pone en riesgo privilegios de funcionarios y debe franquear un par de comisiones controladas por PRI y PAN.

El grupo se reúne nuevamente en la oficina para dialogar y comer burritos; la campaña #FueroNoJuicioSí ya corre por redes sociales; Raúl y Aldo se han retirado, Alejandra, Susana y Claudia preparan sus cosas para irse, Pedro vuelve al recinto para el último tramo de la sesión y luego se reunirá con un editorialista.

A las 19:30 horas el equipo de Kumamoto se reúne con vecinos en el parque de la colonia México; no hay templetes ni carpas ni faramallas. Pedro inicia la charla: habla de su trabajo, pide apoyo para la nueva iniciativa, critica la forma en que los demás diputados se reparten los puestos... reconoce que a esa hora está muy cansado tras oír discursos vacíos en el Congreso, pero insiste en que estar con los colonos le levanta el ánimo.

Son casi las 9:00 de la noche, los vecinos toman la palabra y rematan a los políticos, están fastidiados de lo que pasa en un país “hecho garras”, le piden al joven que se cuide y le recuerdan que tiene una responsabilidad grande y una obligación mayor: “enfrentar a los sátrapas”.
El Universal

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---