China y Estados Unidos ante el COVID-19

**Estados Unidos, ante el COVID-19, se ha visto demasiado mermado, este país ha sufrido un colapso interno en términos sanitarios, no tiene protagonismo y en lugar de tener aliados, insulta constantemente a la Unión Europea.


China y Estados Unidos ante el COVID-19

La Crónica de Chihuahua
4 de abril, 15:00 pm

Por: Alejandro Gutiérrez Carmona

La geopolítica es una ciencia que ayuda a entender cada una de las relaciones estratégicas que se vinculan entre la geografía y la política; ante el Coronavirus (COVID-19), todo el mundo está padeciendo un enorme desafío, poder combatir y controlar este virus para que no perjudique a su país. A partir de 1944 Estados Unidos había diseñado la globalización en la cumbre de Bretton Woods, proponiendo un nuevo orden económico mundial. Sin embargo, los norteamericanos han venido a menos, por ejemplo, en materia de desarrollo científico y tecnológico. De acuerdo a las patentes registradas por parte de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual que depende de las Naciones Unidas, China, en el año 2000, registró el 1% de las patentes mundiales, pero fue tan evidente su desarrollo que para 2018 ya tenía registrado el 46% superando a Estados Unidos con 18% y a Japón con el 9.3%, según los datos proporcionados por Pedro Baños Bajos un especialista español en geopolítica.

​El COVID-19, se registró por primera vez en China, concretamente en la ciudad de Wuhan, sin embargo, este país tuvo una gran capacidad de recuperación, ante esta situación, el gobierno estadounidense quiso sacar una ventaja mediática manchando la imagen de China, el presidente Donald Trump se referían de manera despectiva a que era el virus chino. Pero, a la fecha, Estados Unidos, está muy perjudicado debido a la falta de medidas preventivas en ese país, mientras que China se ha convertido en el proveedor de médicos y material sanitario que ha mandado a Europa y América Latina. Ante esta situación, China le está diciendo al mundo que su ejemplo de organización es altamente eficaz. Este país se está consolidando como líder mundial, su campaña para ayudar a otros países, la recuperación de su economía, mejorar su imagen, su eficiente organización, etc., son algunos factores que los chinos han expuesto al mundo. Sin embargo, Estados Unidos todavía tiene bajo su control al Fondo Monetario Internacional (FMI), al Banco Mundial, Black Rock, Internet, Energía, Recursos Naturales y Minería. Pero, Estados Unidos, ante el COVID-19, se ha visto demasiado mermado, este país ha sufrido un colapso interno en términos sanitarios, no tiene protagonismo, en lugar de tener aliados insulta constantemente a la Unión Europea.

​El gobierno de China está llevando a cabo acciones específicas que le han beneficiado en varios aspectos: ha hecho donaciones de material médico, movilizaciones para ayudar a Italia y España. Este país tiene una gran capacidad de alinear objetivos políticos, económicos y de cooperación a través de su régimen de partido único. La sociedad se está dando cuenta de que ese modo de ejecutar las acciones es más efectivo. Ahora, China es el suministrador estratégico de bienes.

​Ante este virus es más efectiva la política China que la norteamericana, por una razón muy importante, los chinos han abanderado al marxismo, siendo más productivos y equitativos con la riqueza que producen, mientras que el modelo neoliberal promulgado por sus ideólogos Friedrich Hayek y Milton Friedman asegura la riqueza en muy pocas manos y aumenta la pobreza debido a la desigualdad social que produce. Ahora, se preguntarán estimados lectores, ¿dónde están esos apoyos económicos de los capitalistas que han abanderado el neoliberalismo?, son egoístas e individualistas porque no han querido compartir la enorme riqueza que han concentrado para una causa humanitaria. No hay duda de que el socialismo es más efectivo y poderoso para resolver cualquier problema social, porque se vale de la colectividad y no de la individualidad. El socialismo le ha permitido a China incrementar su producción basándose en sus poderosas fuerzas productivas, y por eso, está en condiciones de ayudar a otros países. En estos tiempos de crisis, debemos observar que China es un país más solidario que Estados Unidos y reflexionar que el neoliberalismo no es eficiente para solucionar los problemas más apremiantes del ser humano, como la pobreza. Este virus ha puesto en jaque a las políticas neoliberales exhibiendo sus deficiencias, quizá sea el momento de establecer otro modo de producción que sea más productivo y que reparta equitativamente la riqueza que producen los trabajadores.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---