Aumento de los precios, una tragedia más para los pobres

**El panorama es aun más trágico en el 25.3 por ciento de los mexicanos que se encuentran en pobreza extrema, es decir, que perciben salarios con los que no pueden a adquirir los productos de la canasta básica.


Aumento de los precios, una tragedia más para los pobres

La Crónica de Chihuahua
26 de mayo, 13:06 pm

Ollin Vázquez Huerta

A principios de mayo de 2021, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) difundió que, en abril, la inflación se ubicó en el nivel más alto desde diciembre de 2017; y el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) reveló, por su parte, que el precio de los productos agropecuarios de la canasta básica creció el 6.3 por ciento. Los mayores aumentos se registraron en la carne de pollo, con el 12.9; leche, 7.9; carne de cerdo, 6.8; arroz, 27.2; frijol, 22.8; sopas de pasta, 13.3; y tortillas, 8.5 por ciento. Y aunque hubo algunos productos que reportaron disminuciones en su precio, ello se debió a que, en marzo, se habían incrementado; ese fue el caso del chile serrano, que aumentó 42 por ciento; aguacate, 30; jitomate, 26; tomate, 19; y huevo, tres por ciento. En abril aumentaron también algunos servicios como el gas doméstico (LP), con el 35.57 y la electricidad, que desde 2018 ha subido 8.6 por ciento.

El alza en los precios de los medios de subsistencia de las familias mexicanas tiene grandes consecuencias negativas; la más importante es que el salario pierde su poder adquisitivo, la gente no puede adquirir la misma cantidad de los productos básicos que consumía antes, y debió sacrificar algunos; por ejemplo, tendrá que comer menos porciones de carne, leche y verduras, incluso ya no consumirlos a pesar de que la pandemia de Covid-19 le exige buena alimentación para prevenir los contagios. El panorama es aun más trágico en el 25.3 por ciento de los mexicanos que se encuentran en pobreza extrema, es decir, que perciben salarios con los que no pueden a adquirir los productos de la canasta básica.

El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, declaró, en una conferencia de prensa, que si bien el nivel de inflación de abril a junio se pronostica mayor a los rangos establecidos por esta institución, los precios bajarán de julio a septiembre. Es decir, que la inflación será transitoria. Por su lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó, en su conferencia matutina del 22 de abril, que “así es el comportamiento de la inflación desde 2001 hasta el 2020, esto es lo nuestro, este marzo se levantó, pero el informe es que va a bajar”.

La forma en que estos funcionarios públicos ven el problema de la inflación es propia de quienes poco o nada les importa el sufrimiento de los que padecen las consecuencias de su negligencia. Ninguno ha notado que los aumentos de precio temporales generan daños peores debido a la coyuntura crítica que vive nuestro país. La inacción y la torpeza asumidas por el gobierno frente a la pandemia se han convertido en un crimen; y el aumento de la inflación, sumado a la disminución de los salarios reales, provocarán más pobres que se unirán a los 9.8 millones de nuevos pobres prohijados por el Covid-19 y los 10.7 millones que pasaron a engrosar las filas de los que duermen con el estómago vacío porque sufren pobreza alimentaria. Es urgente que el Banxico y el Gobierno Federal no solo combatan la inflación sino que, además, éste último implemente programas de apoyo a los damnificados de la pandemia, el desempleo y la pérdida de ingresos salariales, entre los que destacan quienes perciben el salario mínimo.