«Al-Assad ganó y Estados Unidos debe irse de Siria»

** «Ahora el mandatario de EEUU amenaza con enfrentarse a las fuerzas rusas»en un país donde no hay intereses nacionales que estén bajo amenaza".


«Al-Assad ganó y Estados Unidos debe irse de Siria»

La Crónica de Chihuahua
29 de septiembre, 15:41 pm

A medida que las fuerzas gubernamentales sirias se acercan a poner fin a la guerra impuesta desde el exterior en este país árabe y eliminar el último bastión de terrorista en Idlib, EE.UU. está doblando su apuesta para una intervención en Siria, opina el analista militar Gil Barndollar.

La retirada de las Fuerzas Armadas de EEUU que Donald Trump anunció en marzo no tendrá lugar, señala el analista Barndollar en su artículo para el medio estadounidense The National Interest, que pone en duda que se pueda usar la autorización creada después del 11S para estos fines.

«La Autorización del Uso de la Fuerza Militar en la lucha contra grupos terroristas se estiró como una artimaña legal para la ca​mpaña de 2014 contra el ISIS —grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países—. Su uso para justificar una intervención contra Asad o Irán sería inadmisible», sostiene el columnista.

Más inconsistencias, menos aliados

Barndollar opina que la política estadounidense en Siria destaca por su inconsistencia. Gran parte de la reputación de Trump se basó en la reconciliación con Rusia. No obstante, ahora el mandatario de EEUU amenaza con enfrentarse a las fuerzas rusas «en un país donde no hay intereses nacionales que estén bajo amenaza».

Como consecuencia, varios aliados del país norteamericano -Turquía, Israel y los kurdos- están distanciándose. Un ejemplo de esto es que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que no le importa que Asad continúe en el poder.

«¿Solos y sin ases en la manga, qué creemos poder conseguir en Siria?», se pregunta Barndollar.

Hay que recordar que las fuerzas terroristas en Idlib no están compuestas por «seculares ’Thomas Jefferson’ proccidentales», insiste Barndollar. En su mayoría son extremistas salafistas que son «almas gemelas» de Al Qaeda.

La mayoría de ellos fueron enviados a Idlib desde otras regiones después de llegar a acuerdos locales y entre ellos hay muchos fanáticos extranjeros cuya reconciliación con Asad es poco probable.

«Probablemente algunos de los defensores de Idlib se tomaron unos momentos la semana pasada para celebrar el aniversario del 11S», comenta.

Aunque en 2016 Donald Trump prometió que «la intervención y el caos» llegarían a su fin, los hechos muestran una constante obsesión de la Casa Blanca con Irán, lo cual probablemente desembocará en más intervenciones y más caos.

Pase lo que pase, no hay nada en Siria por lo que valga la pena que las fuerzas de EEUU y Rusia entren en confrontación, destaca el autor.

Por otro lado, el sábado el periódico libanés Al-Ajbar reveló que el subdirector del Consejo de Seguridad Nacional de Emiratos Árabes Unidos viajó el mes pasado a Damasco, donde se reunió con el director de la inteligencia siria.

Los debates se centraron en la reanudación de las relaciones entre Siria y Emiratos Árabes Unidos.

Hace varios meses que algunas fuentes van informando del interés expresado por los dirigentes emiratíes en restablecer las relaciones con Damasco. El periódico libanés recuerda que desde el comienzo de la crisis en Siria, Abu Dhabi había decidido unilateralmente romper sus relaciones con el gobierno sirio por presiones de Arabia saudí.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---