Afectados por sismo en Xochimilco, reciben mano solidaria de Antorcha

**Reportaje especial./ San Gregorio Atlapulco, uno de los pueblos originarios de Xochimilco, con cerca de 30 mil habitantes, se encuentra olvidado por la delegación, señalan sus pobladores. La ayuda ha sido insuficiente.


Afectados por sismo en Xochimilco, reciben mano solidaria de Antorcha

La Crónica de Chihuahua
27 de septiembre, 19:27 pm

Por: Nancy Grajeda

“Al medio minuto de haber salido de mi vivienda con mi 5 hijos ésta se vino abajo” comenta María Guadalupe Suárez, habitante del pueblo de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco, quien perdió su patrimonio, su casa en la que vivía con sus pequeños: Atzel de 9 años, Kimberly de 7, Litzy de 5, Yaritzi de 2, y Mellani de 4 meses y su esposo quien se dedica a la albañilería.

A esa hora, el esposo de María no estaba en el lugar y ella tuvo que enfrentar sola el sismo de magnitud 7.1 del 19 de septiembre de 2017, que ocurrió exactamente a las 1:14 pm, teniendo su epicentro en la latitud 18.40 norte, longitud 98.72 oeste, a una profundidad de 57 kilómetros, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, en el límite con el estado de Puebla. Causando la muerte de 194 personas en la Ciudad de México, 74 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y una en Oaxaca, además de daños no sólo a la estructura de los inmuebles, sino también a sus componentes no estructurales.

Comunidad devastada

San Gregorio Atlapulco, uno de los pueblos originarios de Xochimilco, con cerca de 30 mil habitantes, se encuentra olvidado por la delegación, señalan sus pobladores. La ayuda ha sido insuficiente.

Llegar a esta comunidad no es fácil, porque el transporte es reducido, además éste no puede entra a la zona más dañada donde decenas de casas y bardas colapsaron, el daño estructural fue tanto, que muchos hogares están siendo demolidos y con ello el patrimonio de sus habitantes qué tanto esfuerzo les costó construirlo, es por eso que una mezcla de tristeza y enojo se respira junto con el polvo en todos sus rincones y un pueblo que fue tan pintoresco ahora se encuentra reducido a los escombros, con un 60 por ciento de su infraestructura dañada y al menos 25 personas fallecidas.

En varios carteles que se ha colocado en distintos lugares y por voz de las propios pobladores se sabe que la delegación representada por el morenista Avelino Méndez, ha olvidado a la población y se atrevió a declarar ante los medios de comunicación que Xochimilco no era foco rojo, que no había problemas graves con el sismo suscitado, y con ello, señala Norma Narciso, habitante de San Gregorio, sólo entorpeció la ayuda humanitaria que pudo llegar más aprisa además de las labores de rescate que son imprescindibles en este tipo de desastres, porque el tiempo es el que decide entre la vida o la muerte de nuestros seres queridos que quedaron atrapados entre las cientos de construcciones qu se vinieron abajo, como la barda perimetral de la iglesia de San Gregorio que cayó encima de varias personas, entre ellos niños que perdieron la vida, además de escuelas, ubicadas en la zona centro que es la más dañada.

Ante este descontento social con la delegación, el jueves 21 de septiembre, el jefe delegacional, Avelino Méndez, acudió al lugar y varios rescatistas y habitantes de San Gregorio los sacaron a golpes del pueblo acusándolo de no importarle lo que pase con sus gobernados y de estar desviando los apoyos que la sociedad civil está llevando a la comunidad.

María y decenas de familias de esta comunidad y de otras comunidades de Xochimilco y Tláhuac, han sido beneficiadas con la construcción de casitas provisionales de lámina porque lo perdieron todo.

Con este gesto de solidaridad la organización social pretende aportar su granito de arena para que los damnificados puedan lograr bienestar, también constantemente se está llevando agua, alimentos y medicinas a las zonas que lo necesitan, por lo que la labor es ardua, pero “no nos rendiremos, seguiremos adelante con nuestros hermanos que fueron afectados por este desastre natural”, señaló la dirigente estatal del Movimiento Antorchista, Gloria Brito Nájera.

Brito Nájera, enfatizó que no se puede poner fin a los desastres naturales, pero perfectamente quien gobierna y tiene los recursos en su poder puede salvaguardar la vida de sus gobernados y atender inmediatamente a los afectados, no como se está viendo en estas delegaciones de Xochimilco y Tláhuac en donde la desatención de los delegados morenistas tienen a los habitantes de sus comunidades muy molestos y desilusionados de un gobierno que prometía ser diferente y resultó ser más de lo mismo “Antorcha seguirá trabajando del lado de los más necesitados, como lo ha hecho durante 43 años y no cesaremos en nuestra lucha por lograr un país mejor y más justo para todos”, enfatizó la dirigente social.

La tarea es ardua y urge que las autoridades que antes salieron a las calles a pedir el voto ciudadano, ahora ayuden a reconstruir la destrucción, si no quedarán como traidores del pueblo. En esta población hay bastantes daños en la que urge su reparación como: pavimentos levantados, fugas de agua potable y colapsos de la red de drenaje que ninguna autoridad ha atendido, se requieren de más manos para retirar los escombros, así como víveres, medicinas, etc. y peritos especializados para realizar revisiones certeras.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---