¡Vivienda ya! para familias trabajadoras de Chihuahua

**En este caso, en estos seis casos de solicitudes de ciudadanos, el Gobierno de Javier Corral Jurado está violando la Constitución Mexicana y está traicionando el mandato que le fue conferido como servidor público por los ciudadanos


¡Vivienda ya! para familias trabajadoras de Chihuahua

La Crónica de Chihuahua
7 de julio, 09:38 am

Por Marco Antonio Martínez Soto

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su artículo 4° que “Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa”. Por su parte, la Ley de Vivienda establece la definición (art. 2): “Se considerará vivienda digna y decorosa la que cumpla con las disposiciones jurídicas aplicables en materia de asentamientos humanos y construcción, salubridad, cuente con espacios habitables y auxiliares, así como con los servicios básicos y brinde a sus ocupantes seguridad jurídica en cuanto a su propiedad o legítima posesión, y contemple criterios para la prevención de desastres y la protección física de sus ocupantes ante los elementos naturales potencialmente agresivos.” El Estado tiene la obligación de respetar, proteger y desarrollar acciones que permitan a las personas disponer de una vivienda adecuada, su adquisición no debe ser excesivamente oneroso, de tal manera que las personas puedan acceder a un lugar donde vivir sin comprometer la satisfacción de las otras necesidades de las familias.

La constitución mexicana es muy clara y precisa respecto a lo que significa vivienda digna y decorosa, además manifiesta que es un Derecho inalienable de todo mexicano, de todo ser humano, un pedacito de patria donde se tengan todas las condiciones materiales indispensables para tener una vida digna y decorosa; pero además señala puntual que es una obligación del estado garantizar este Derecho Constitucional. Me he permitido, amable lector, citar el artículo 4 de nuestra Carta Magna, porque perece al señor Gobernador, Javier corral Hurtado, se le olvidó que esa fue una de las principales tareas que le fue encomendada por el pueblo que lo eligió como su gobernante.

En ciudad Juárez, el Movimiento Antorchista gestionó desde 2010 unos terrenos en la salida a Casas Grandes por el kilómetro 29, en un predio denominado Plazuela de Acuña. Desde que inició la administración de Corral, solicitaron de manera formal la regularización de la colonia y la entrega de 160 lotes faltantes, ya que por la administración anterior solo se habían entregado 40 lotes; no solo fueron ignorados olímpicamente, sino que habilitaron a un pseudo líder llamado David Ramos Díaz y a Pedro Matus Peña, quienes a nombre de Desarrollo Urbano del Estado, entregaron, vendieron, destruyeron casas, agredieron a ancianos y mujeres a diestra y paciencia del Delegado de la dependencia. Por estos delitos fueron abiertas sendas carpetas de investigación ante la Fiscalía General del Estado y fueron entregadas copias de las denuncias. Las agresiones y desalojos continúan, y el Gobierno del Estado sigue apoyando a estos líderes. ¿Y qué hay de la regularización de los terrenos? Esta demanda urgente sigue sin solución.

En Hidalgo del Parral, desde la administración de anterior, colonos organizados en el Movimiento Antorchista lograron, después de una ardua lucha, obtener cien (100() terrenos que serían entregados en la Colonia Parral Vive; pagaron enganche por un monto de 2 mil 300 pesos e incluso comenzaron a pagar algunas mensualidades en la Recaudación de Rentas a nombre de la tesorería de Desarrollo Urbano del Gobierno del Estado. Hasta octubre de 2016 fue que se realizó el sorteo entre los beneficiarios y les entregaron los documentos posesorios con número de Lote y Manzana. Sin embargo, el Gobierno impoluto de Javier Corral detuvo el proceso de entrega de terrenos, porque, según él, “había corrupción” en la adquisición del terreno, y que no se les había pagado a los ejidatarios. Finalmente, después de cinco años, los humildes peticionarios siguen esperando la entrega de su anhelado lote.

Ciudad Jiménez: los colonos solicitaron formalmente doscientos lotes para vivienda, el gobierno del estado argumento que no tenían reserva territorial en Ciudad Jiménez, pero ofrecieron cerca de 100 lotes que se encuentran en la colonia Tierra de Encuentro, para lo cual iniciarían un proceso para revocar a los beneficiarios que después de más de diez años, no los han tomado en posesión, no se han ido a vivir y menos los habían pagado. Ahora, la administración de Javier Corral llegó a su término y los peticionarios siguen esperando que Desarrollo Urbano Estatal les proporcione un pedacito de patria.

Algo similar sucedió en Cuauhtémoc, en Delicias y Chihuahua, donde los colonos organizados tampoco recibieron respuesta a su petición de terrenos para vivienda, quedando demostrado con ello, de manera fehaciente, la incapacidad, la falta de sensibilidad y de voluntad políticas para resolver el problema de la vivienda. En este caso, en estos seis casos de solicitudes de ciudadanos, el Gobierno de Javier Corral Jurado está violando la Constitución Mexicana y está traicionando el mandato que le fue conferido como servidor público por los ciudadanos. Sin pena ni gloria llega a su fin la administración de Corral, y en vivienda, al igual que en salud, educación, en seguridad, sale reprobado en materia de vivienda.

Ahora llega la nueva administración de María Eugenia Campos, y los campesinos, colonos, estudiantes y profesores organizados, manifiestan esperanza en la nueva administración, y en que su pliego petitorio y las demandas más urgentes y sentidas de miles de familias humildes de Chihuahua, incluida en primer término la vivienda digna y decorosa, serán incluidas en el Plan de Desarrollo Estatal.