Van costureras rarámuris por licitación de 1 millón de sábanas en el IMSS

**Han conseguido contratos para hacer batas y sábanas de hospital para el Issste y el Imss, y ahora buscan competir contra empresas trasnacionales que surten a estas instituciones.


Van costureras rarámuris por licitación de 1 millón de sábanas en el IMSS

La Crónica de Chihuahua
10 de agosto, 10:30 am

Chihuahua, Chih.- Un grupo de 300 mujeres costureras tarahumaras, que operan en siete talleres de los municipios de Bocoyna, Guachochi, Maguarichi, Balleza y Chihuahua, compiten en una licitación reciente para la compra de más de un millón de sábanas que lanzó el Imss, y desean ser ellas a quienes les compren por lo menos 300 mil. También buscan que el Issste les contrate 200 mil piezas más.

Han conseguido contratos para hacer batas y sábanas de hospital para el Issste y el Imss, y ahora buscan competir contra empresas trasnacionales que surten a estas instituciones.

“Sabemos y queremos trabajar, solo pedimos trabajo, pero cuando vamos a pedir contratos no nos la creen, piensan que les vamos a quedar mal, batallamos mucho pa’ que nos la crean”, señaló Paula Holguín Soto, coordinadora de mujeres costureras indígenas.

El contrato más reciente que consiguieron fue de 61 mil sábanas para hospitales del Issste de todo el país, luego de que el director general, José Reyes Baeza, junto con Guadalupe Chacón y Silvia Castro, parte del equipo administrativo del delegado, les dieran su confianza.

La capacidad de producción entre los siete talleres es de cinco mil sábanas diarias, sin embargo, a la hora de tocar puertas, se enfrentan con la falta de credibilidad de los responsables de las compras, “nos ven y creen que les quedaremos mal”, comentaron.

“Nos hemos enfrentado a muchas humillaciones para conseguir trabajo, nos dicen que nos regresemos a nuestra cueva, los chilangos son muy crueles a veces”, describen Alama Rosa Núñez y Paula Holguín.

Para lograr la más reciente producción de 61 mil sábanas en dos meses, fue necesario conseguir créditos, ya que las instituciones de salud pública pagan cuando se les entrega el producto terminado, por lo que la Universidad de Anáhuac en México las apoyó con el tramite para un financiamiento en la compra de telas, hilo y costos de traslados de los materiales, así como los fletes.

Por tratarse de un proyecto en el que se emplean a mujeres indígenas, profesores de la universidad les han ayudado mucho, comentó Alma Rosa Núñez quien, junto con Paula Holguín Soto, hacen posible el empleo para 300 mujeres indígenas.

Hace una semana enviaron el primer tráiler con 30 mil sábanas del Issste y esta semana concluyeron otras 31 mil, que serán enviadas en los próximos días.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---