Trata. Delito con múltiples rostros

**Este flagelo se ha convertido en una nueva forma de esclavitud, que abarca modalidades como explotación sexual y laboral, matrimonios forzados y tráfico de órganos, dice la CEAV


Trata. Delito con múltiples rostros

La Crónica de Chihuahua
30 de julio, 15:00 pm

Para la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), “la trata es un delito que se ha ido intensificando y pareciera que hasta perfeccionando como una nueva forma de esclavitud, en diversas modalidades como los trabajos forzados, la obligación a la mendicidad, la explotación sexual, la utilización de personas menores de 18 años para actos delictivos, el matrimonio forzoso o servil y el tráfico de órganos”, asegura Julio Antonio Hernández Barros, uno de los comisionados del pleno de ese organismo.

Considerado como uno de los flagelos de mayor impacto, la trata de personas es la tercera actividad ilícita más rentable del mundo, sólo superada por el tráfico de enervantes y el de armas. Ocurre cuando una persona o varias captan, enganchan, transportan, transfieren, retienen, entregan, reciben o alojan a una o varias personas para explotarlas.

Al conmemorarse el Día Mundial contra la Trata, Hernández Barros dice, en entrevista, que hasta la fecha no se tienen cifras exactas sobre este flagelo a nivel nacional, mismo que, afirma, involucra de forma particular a los más vulnerables. No sólo afecta a jóvenes y niñas, sino también a varones, niños, ancianos e indígenas.

“Recordemos que la explotación laboral es una de las diversas modalidades de la trata de personas”, dice. “Si te callas, si no denuncias, si sabes que alguien está siendo víctima de trata, eres cómplice del tratante”.

Señala que “cuando se habla de trata, todos coincidimos en que es un delito que atenta, en todo su contexto, contra los derechos humanos, que vulnera los valores más esenciales de las personas, su vida, su libertad, su integridad, su dignidad, que es un crimen que anualmente afecta a millones de personas en el mundo, sobre todo a mujeres y niñas de los sectores más pobres de la sociedad”.

Este delito se vincula de igual manera al tráfico de órganos, tejidos y células, así como a la experimentación biomédica ilícita en seres humanos, asegura Hernández Barros.

La explotación laboral, dice, “es un modo de trata que se va incrementando conforme avanzan la tecnología, las ciencias, las artes”.

Refiere que existen campos de siembra agrícola donde las condiciones de los trabajadores son inhumanas, puesto que en muchas ocasiones sólo les pagan con un poco de comida.

“En esos campos se han encontrado familias enteras que ahí se formaron, ahí crecieron y sus hijos continuaron ese mismo ciclo. Son hombres y mujeres que son reclutados por el narcotráfico y que son obligados a prestarles servicio a los grupos delictivos en la siembra, en la distribución de droga, en la cosecha.

“Son personas contratadas y no se cumplen los mínimos requisitos laborales, se les paga por debajo del salario mínimo y, aprovechándose de la pobreza en que viven y su marginación, les hacen pagos para tenerlos prácticamente en condición de esclavos”.

Comenta que “las leyes se construyen para combatir este delito tan lacerante, se modifican y se continúan perfeccionando, pero este fenómeno va más allá de una ley, se ha ido robusteciendo ante la apatía, la falta de información, la falta de oportunidades de estudio y laborales, y ante su invisibilidad”.

Colaboración interinstitucional

En el marco de la conmemoración del Día Mundial contra la Trata, la CEAV encabeza diversas actividades intersecretariales para advertir de los riesgos de este flagelo.

“La realización de estas actividades será el resultado de la suma de esfuerzos de todas las secretarías de Estado, autoridades de los diferentes órdenes de gobierno, academia y organizaciones de la sociedad civil”, refiere el comisionado Hernández Barros.

Quiere difundir entre la población la necesidad de la denuncia. En ese sentido, indica que la comisión da acompañamiento con medidas de ayuda, de asistencia, de atención a las víctimas, con el fin de que tengan un verdadero acceso a la justicia en el proceso de denuncia, “además de que las víctimas tienen derecho a la reparación integral, y en este sentido la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas es también la encargada de reparar [a las personas afectadas] para que a partir de ese hecho victimizante puedan comenzar un nuevo proyecto de vida y reinsertarse en la sociedad”.
EL UNIVERSAL

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---