Superará los 4 años el rezago educativo por la pandemia

**Todos los alumnos pasarán mínimo con 6, por lo que docentes estarán atendiendo su ciclo 2021-2022 y el atraso de ciertos estudiantes. Foto: Alberto Hierro


Superará los 4 años el rezago educativo por la pandemia

La Crónica de Chihuahua
30 de junio, 12:17 pm

Venessa Rivas/
El Heraldo de Chihuahua

Chihuahua, Chih.- La pandemia deja un rezago enorme, la evaluación de la OCDE para México es que un alumno de tercero de secundaria tiene un nivel de aprendizaje de un niño de quinto grado, es decir, el rezago es de cuatro años lectivos, por lo que con la pandemia se incrementará, señaló el pedagogo Leonardo Meza Jara, quien además es escritor, analista político y catedrático de la Universidad Pedagógica Nacional del estado de Chihuahua.

El que ningún alumno repruebe es una manera de administrar el rezago educativo, sin embargo eso acarreará más trabajo para los maestros, quienes deberán atender el ciclo lectivo con los alumnos que pudieran estar regulares e implementar otras acciones y actividades para quienes están rezagados.

Afirma que las formas de evaluación que se plantean para educación básica, que se sustentan en el Acuerdo 160621, son una forma de administrar el rezago que ha dejado la pandemia.

En el acuerdo se establecen dos periodos de evaluación, el primero al término de este ciclo 2020-2021 a los que continuamente cumplieron y a los de manera intermitente tuvieron participación, se les aplicará un examen o algún otro instrumento para tener elementos para decidir si está acreditado o no respecto a cumplir con el nivel de aprendizaje que se pide.

De igual manera se establecen periodos de regularización presencial, situación que depende del Semáforo de Riesgo Epidemiológico. Abarca el primer cuatrimestre del ciclo escolar 2021-2022, es decir de septiembre a diciembre, luego un segundo examen enfocado a los alumnos con comunicación intermitente y la inexistente, oportunidad para que acrediten el nivel de aprendizaje.

La evaluación acarreará una mayor carga de trabajo a los docentes y colectivos escolares, pues en caso de que no acrediten la segunda oportunidad de evaluación al término del primer cuatrimestre, el maestro deberá generar un diagnóstico del avance del alumno y con ello trazar un plan de atención.

El docente estará atendiendo su ciclo 2021-2022 y el rezago de ciertos alumnos, “el trabajo se va a duplicar para el maestro al estar cargando con el rezago, que sin duda va a ser significativo por los efectos de la pandemia”.

El catedrático Leonardo Meza considera que esta situación va a generar muchas dificultades en términos laborales para el ejercicio de la docencia y en términos organizativos para las escuelas que terminarán cargando con el rezago.

Señaló que además cabe valorar el contexto familiar de cada alumno, si tenían o no medios para comunicarse, si sus padres trabajan o dejaron de hacerlo, si tenían posibilidades de atenderlos, si los alumnos tenían algún tipo de apoyo en casa, si la forma de organización en sus hogares dificulta la manera de atender sus tareas escolares, entre otras cosas.

El rezago se terminará recargado en quienes tuvieron menores apoyos y medios para llevar su proceso educativo durante la pandemia.

VISLUMBRAN DIFICIL CICLO ESCOLAR

El ciclo escolar 2021-2022 será complicado, coinciden los docentes de educación básica, ya que deberán contar con dos planes de trabajo para la atención de alumnos regulares y alumnos rezagados.

Hasta el momento no se ha definido cómo se atenderá el rezago y bajo qué modalidad, pues este puede ser un rezago diferido, es decir, en algunas materias o asignaturas, por lo que los planes de atención también deberán ser diferidos. Lo que implica más trabajo.

Elisa Vargas, maestra de educación básica, comentó que el ciclo escolar 2020-2021 fue arduo, pues dejaron de tener horario para adaptarse a las necesidades de los alumnos, sin embargo no todos aprenden al mismo ritmo.

Los docentes tuvieron que adecuar espacios y materiales, pero no fue suficiente, las condiciones de confinamiento fueron distintas para los alumnos, situación que impactó de manera significativa en el aprendizaje.

Este nuevo ciclo será un gran reto, no sólo en cuestión de aprendizajes, sino en la cuestión emocional y el rezago. Entre las alternativas que se vislumbran para atender a esos alumnos que no serán reprobados está la atención a contraturno, contar con planes diversificados para su atención y planeaciones distintas.

La Secretaría de Educación y Deporte indicó que todos deben basarse en el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación, junto con el acuerdo se emite el calendario ampliado para el próximo ciclo escolar que incluye los periodos de recuperación.

Las autoridades estatales y federales se reunieron a fin de consolidar los acuerdos, a la fecha no se define si en Chihuahua se aplicará un examen a los de comunicación intermitente.

CUALITATIVAMENTE A LOS LOGROS

En educación especial la calificación es más cualitativa, con base a los logros de los alumnos, señaló la maestra Gabriela Flores Sánchez, directora del Centro de Atención Múltiple 7009 Juan Jacobo Rousseau. Los alumnos avanzan conforme el compromiso de los padres para apoyarlos en sus terapias.

Explicó que la educación especial les ayuda, pero realmente se guían por la participación, autonomía, socialización y logro de objetivos que se trabajan con el alumno.

“En educación especial tiene más peso el trabajo cualitativo de los alumnos y las evaluaciones se realizan en conjunto con los padres de familia, quienes durante el año trabajan con los niños, adolescentes y jóvenes”.

Los padres y madres de familia se han dado cuenta de lo que los chicos son capaces de hacer y de otras actividades que tienen que aprender por su edad y su desarrollo.

En cuanto el rezago mencionó que será por la falta de terapias, por lo que se tendrá que identificar al inicio del ciclo escolar 2020-2021, donde se establecerán las barreras en el aprendizaje y los retos que deberán lograr.

URGE REGRESEN A CLASES PRESENCIALES

Urge que regresen a clases, pero sobre todo que los centros escolares tengan la empatía necesaria para los padres y alumnos a fin de que puedan recuperar el nivel, afirmó Alejandra Cervantes, madre de familia.

El confinamiento durante la pandemia resultó benéfico en los primeros meses, pues muchos padres de familia buscaron adecuar sus tareas laborales con las personales y sobre todo la educación y apoyo a sus hijos, pero al regresar al trabajo esto se complicó.

Algunos padres y madres volvieron a recordar matemáticas y aprender nuevas formas de resolver problemas a través de regletas y ábacos, sin embargo no reemplazan al maestro a la convivencia con los compañeros y su independencia.

“Que a mi hijo le pongan un seis de calificación para que no repruebe no le ayudará a continuar en el siguiente nivel, ya que será más difícil”, dijo Alma Méndez, madre de familia, quien confía que con el periodo de regularización los estudiantes puedan avanzar y evitar la frustración de saber que su nivel es menor al resto de sus compañeros.