Sorprende a visitantes la barranca de La Sinforosa

**Acá, el paisaje sobrecogedor propina una tremenda lección de humildad al microbio vanidoso que es el ser humano.


Sorprende a visitantes la barranca de La Sinforosa

La Crónica de Chihuahua
29 de agosto, 11:48 am

Por Froilán Meza Rivera

Guachochi, Chihuahua.- Con la vista repentina de la barranca que absorbe al visitante con el magnetismo de su paisaje de escala planetaria, resulta extraño que no se presenten aquí eventos de ataques al corazón más seguido.

Es que el turista inocente deja su medio de transporte entre los árboles, en lo que parece ser un bosque plano, y nada lo prepara para lo que va a enfrentar. Camina el recién llegado, y unos metros escasos adelante, la sorpresa golpea los sentidos. Ante su vista, el azorado mortal tiene de repente el paisaje más sobrecogedor y, literalmente, su corazón deja de latir, la sangre se le estaciona en las sienes y las cuencas de los ojos intentan abrirse más para absorber la enormidad del paisaje.

La Sinforosa, la segunda más grande en el sistema de barrancas de la Sierra Tarahumara, después de la de Urique, se abre como un tajo en la geografía, como un adelanto de lo que espera en el cielo a quienes irían a él.

En la presencia del portento, lágrimas se desprenden de los ojos de los pobres seres humanos que se sienten empequeñecidos por el infinito.

Lágrimas de incomprensión ante la grandeza que se tiene delante, y lágrimas de humillación por la tremenda lección de humildad que brinda la naturaleza al microbio vanidoso que se engañó con una pretendida grandeza que aquí se revela como ilusoria.

Pero no se trata de una barranca, no al menos dentro de la definición del diccionario: “Despeñadero, precipicio. Hendidura profunda que hacen en la tierra las aguas”. No, la Sinforosa sobrepasa el concepto de barranca y se incluye entre los fenómenos cósmicos, siderales.

La barranca Sinforosa, también conocida como de San Carlos o Cuchubéachi, alcanza una profundidad máxima de mil 830 metros en el mirador llamado Cumbres de Huérachi, y en su fondo corre el río Verde, el afluente más importante del río Fuerte. Como se sabe, el Fuerte discurre en Sinaloa hacia el Golfo de California y en su cuenca se ha formado uno de los dos valles agrícolas más importantes y productivos del país.

En el sistema de barrancas de la Sierra Tarahumara, destacan las siguientes gargantas: las Barrancas del Cobre, la de Urique (con mil 879 metros, es la más profunda del mundo), la de Batopilas, la Sinforosa, la majestuosa Candameña, Tararecua y Oblatos.

Siempre que se habla de las barrancas o cañones de la Sierra Tarahumara, la imaginación se va inmediatamente a las imágenes de la famosísima Barranca del Cobre, pero en realidad se trata de todo un sistema orográfico.

Entre todas, la más espectacular es quizás la Sinforosa, la llamada “Reina de las Barrancas”.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---