Se aprestan a marchar en defensa del Telebachillerato «Lázaro Cárdenas»

**En la marcha están incluidos tres jovencitos, inscritos en el plantel, a quienes se acusa de haber «comprado» constancias apócrifas, argumento falso de la subdirectora del Subsistema de Telebachilleratos, Liliana Rojero, para liquidar a esta escuela.


Se aprestan a marchar en defensa del Telebachillerato «Lázaro Cárdenas»

La Crónica de Chihuahua
19 de septiembre, 08:41 am

Chihuahua, Chih.- El Telebachillerato «General Lázaro Cárdenas del Río» es un plantel de vanguardia dentro de su propio subsistema, en el que los telebachileratos están considerados como escuelas «de tercera», sin docentes bien pagados y a los que no les dan servicio médico completo a pesar de que pagan sus cuotas íntegras a Pensiones Civiles del Estado.

El «Lázaro Cárdenas» tuvo un desempeño mucho mayor que el promedio nacional y que el promedio estatal en calificaciones puntuales de las materias que evalúa la Prueba Planea (Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes), en dos de los cuatro niveles contabilizados.

Ninguna otra escuela de su nivel en el Subsistema tiene la infraestructura educativa que tiene ésta, y sus avances están a la vista de quienes la visitan y de los propios vecinos y de quienes pasan por el frente, ya que sin el menor apoyo del Sector Educativo Oficial, ellos obtuvieron (con la lucha organizada de profesores, de estudiantes y de los padres de familia apoyados por el Movimiento Antorchista) nuevas aulas, talleres, una hermosa barda perimetral y un renovado frente, sin contar el monumental domo metálico y sus canchas de usos múltiples con gradas, sus jardines, etcétera, que son un referente que tienen ante sí los demás planteles similares.

El Telebachillerato «General Lázaro Cárdenas del Río» ha conseguido docentes altamente calificados, evaluados en su desempeño, y cualquier otra versión en contra no deja de ser una completa invención y una alucinación dentro de la cabeza de la directora general de esta subsistema, el SPAyT, Liliana Rojero Luévano, quien desde que llegó trató de echar abajo las negociaciones que el Sindicato de Antorcha Magisterial estaba realizando con los altos mandos de la Secretaría de Educación y Deporte, para el reconocimiento de nuevos planteles educativos en varios puntos de la ciudad y del estado, de niveles de primaria, secundaria y bachillerato, creados y sostenidos con la solidaridad y el esfuerzo de los padres de familia, de los colonos y de los propios estudiantes. De esta manera, y con la anuencia de la anterior directora General del SPAyT, así como de los propios subsecretario de Educación y otros funcionarios de primer nivel, el Telebachillerato Lázaro Cárdenas «cobijó» (es decir, reconoció como alumnos propios) a muchachos inscritos en bachilleratos nuevos en Cuauhtémoc, en Parral y en la propia capital, de manera temporal, provisionalmente, hasta que esos planteles tuvieran su clave propia.

Pero llegó Rojero y todo eso no le gustó, a pesar de que sus superiores en la jerarquía educativa así se lo ordenaran, ella, quien se siente con protección divina, se ha dedicado a boicotear esas negociaciones, y ha metido zancadilla cada vez que puede a quien considera como sus «enemigos», a los antorchistas de Chihuahua y a su «engendro», el plantel de Telebachillerato más avanzado del estado.

Las acusaciones de la Rojero no tienen sustento, ella las argumenta con documentos que no son ni apócrifos, ni ilegales, ni se venden, ni nada. En todo este entramado, y en estas maniobras, en el fondo de las cosas, realmente, no se configura ninguna falta administrativa ni, mucho menos, delito alguno que perseguir, salvo los que ella traiga revoloteando en su cabecita.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---