Primero el simulacro... luego el temblor

** “No es posible, otra vez el 19 de septiembre, algo tenemos que hacer, ya es un día maldito para los mexicanos”.


Primero el simulacro... luego el temblor

La Crónica de Chihuahua
20 de septiembre, 08:21 am

El Sol de Parral

Por increíble que parezca, casi una hora después de haber realizado el simulacro nacional, un sismo de 7.7 grados tomó por sorpresa a todos los habitantes del país, provocando crisis nerviosas y varios daños en estados como Michoacán, Jalisco, y un muerto

Familiares realizaron un evento en conmemoración del quinto aniversario luctuoso de la muerte de los niños tras el derrumbe de la escuela Enrique Rebsamen en 2017
CDMX. “No, otra vez no”, se oyó decir a familiares y amigos de los 19 niños y siete adultos que murieron exactamente cinco años atrás al derrumbarse el colegio Enrique Rébsamen. A las 13:05, cuando no había transcurrido una hora del simulacro, la alerta sísmica sonó: 7.7 grados con epicentro a 63 km al sur de Coalcomán, Michoacán, según reportó el Servicio Sismológico Nacional.

Los asistentes a la ceremonia alzaron el puño y brindaron un minuto de silencio en homenaje a los alumnos y a quienes trabajaban en la escuela. Luego ocuparon las sillas colocadas para escuchar la misa, amenizada por una cantante soprano y un violinista.

Apenas terminaba el sermón cuando la alarma volvió a sonar, igual de tenue como a la hora del simulacro. Los recuerdos volvieron y hubo crisis nerviosas. “Siento que todo el cuerpo me hormiguea y siempre es el imaginarme lo que ella sufrió, en el momento que sucedió todo. Si para nosotros fue muy traumático, ella estando ahí, no puedo imaginar el miedo que sintió y eso es lo que más nos atormenta”, contó María Elena González Pérez, hermana de Gloria, trabajadora doméstica que murió en el lugar.

La escena se repitió por toda la ciudad: rostros de miedo e incredulidad. En un pasillo de la estación Zócalo del Metro un grito movilizó a los usuarios: ¡Está temblando! La mujer quedó congelada tras su grito, sus ojos se abrieron y miró sobre las cosas como contemplando el vacío.

Apenas unos minutos separaron el simulacro del sismo real, tal como ocurrió en 2017. “No es posible, otra vez el 19 de septiembre, algo tenemos que hacer, ya es un día maldito para los mexicanos”, se escuchó en el camellón de la calle de Durango, en la colonia Roma, una de las más afectadas por los sismos de 1985 y 2017.

El sismo de 7.7 grados de intensidad no provocó daños mayores en la Ciudad de México, informó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo. En conferencia de prensa, la funcionaria daba una causa científica por la cual haya movimientos telúricos los días 19 de septiembre, como ha pasado en esa fecha de 1985, 2017 y ahora este año.

La alerta comenzó a sonar y a los 80 segundos sobrevino el sismo, que interrumpió al almirante José Rafael Ojeda, secretario de Marina, quien presentaba su parte de novedades tras el simulacro que ocurrió en todo el país.

EL EPICENTRO Y OTROS DAÑOS

A diferencia de lo ocurrido en la Ciudad de México, en otras zonas del país hubo algunos daños aunque no de consideración. Hasta el cierre de la edición se reportaba

En total fueron 20 nosocomios y centros de salud del IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud de Michoacán los que presentaron daños estructurales

una persona fallecida en Colima y decenas de edificios dañados en algunas entidades del país.

Iglesias, centros de salud, escuelas y viviendas reportaron daños como grietas, bardas caídas e incluso afectaciones estructurales en los municipios michoacanos de Coalcomán, Aquila, Uruapan, Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Tinguindín, Pátzcuaro, Aguililla, La Huacana, Cherán, Charapan, Hidalgo, Maravatío, Zacapu y Morelia; también se reportaron afectaciones en Colima, Jalisco Nayarit, Querétaro, Puebla, y Estado de México. De forma preventiva, Colima, Nayarit, Jalisco, Guerrero y Michoacán suspendieron clases para el turno vespertino.

MICHOACÁN, EL MÁS AFECTADO

Minutos después del sismo, Protección Civil de Michoacán informó que “sólo tenemos reportados daños menores en el municipio de Coalcomán (epicentro)”.

Tras los múltiples reportes en redes sociales y lo informado por los servicios de emergencia, el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla suspendió una gira de trabajo que realizaba por el Bajío y se trasladó a la zona más afectada.

Sobre las calles de Tierra Caliente se observaban piedras, tabiques y tejas caídas desde los techos y azoteas de las casas. La parroquia de Santiago Apóstol reportó fisuras, daños en techumbres y caída de bardas. Además fueron 20 los nosocomios del IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud de Michoacán los que presentaron daños. Autoridades prevén que los costos no sean tan altos y entren en el presupuesto anual.

Con información de Frida Fernández, Juan Luis Ramos, Sandra Castro/el Sol de Morelia y Anibet Cuevas/el Occidental

“No es posible, otra vez el 19 de septiembre, algo tenemos que hacer, ya es un día maldito para los mexicanos”.