Pandemia y economía bajo el gobierno morenista

Por Brasil Acosta Peña


Pandemia y economía bajo el gobierno morenista

La Crónica de Chihuahua
17 de enero, 12:09 pm

(El autor es Doctor en Economía por El Colegio de México, con estancia en investigación en la Universidad de Princeton, ha sido catedrático en el CIDE.)

Una compañera, estudiante profesional de medicina, en el sur del país, donde realiza su servicio social, me platicó las dificultades que estaban enfrentando como personal médico y las que enfrentaban las familias del sur de México; de igual manera, me platicó sobre el poco apoyo que ha recibido el personal médico y la gente que ha tenido la necesidad de internarse en una institución pública de salud por ser de escasos recursos. Les cuento, amables lectores: me dice la doctora que el gobierno abandonó a su suerte a los médicos y a los jóvenes que realizan su servicio social en las instituciones públicas y lo demostró con de la siguiente manera: no les dieron cubrebocas ni guantes ni equipo de protección: ellos debían pagarlo por su cuenta como alumnos y para “compensarlos” sólo les dieron una beca en dos ocasiones de 300 pesos cada una, ¿cómo les parece? Este testimonio explica claramente el dato mundial que revela que somos el país numero uno del mundo en muertes de personal médico por contagios de Covid-19, lo cual es una desgracia y a este gobierno morenista no le importó de ninguna manera que se murieran los médicos. Mas no sólo eso, en Oaxaca, una vez que creyeron terminada la pandemia, el gobierno morenista federal, junto con el gobierno local, corrieron al personal médico y de héroes sociales los convirtieron en víctimas del mal trato gubernamental.

Me platicó la estudiante de medicina, además, por ejemplo, que la gente hacía filas para poder ingresar al hospital, que no había camas que sirvieran a todos, que no tenían suministros ni medicinas y que la luz se iba con alguna regularidad y que, aunque funcionaban las plantas de emergencia, había que encender uno a uno los ventiladores, insuficientes de por sí, con el grave riesgo de que muriera la gente, mucha de la cual murió efectivamente. Además, dada la mala alimentación de la gente del sur de nuestro país, se presentaban problemas de hipertensión, de obesidad, de diabetes, entre otras enfermedades que impidieron, en muchos casos, poderles salvar la vida una vez contagiados por el Covid.

Efectivamente, la falta de suministros y la actitud del gobierno ante la pandemia, demuestra que tampoco le importó al gobierno morenista que la gente muriera, y la Universidad Johns Hopkins lo demostró: México tiene el primer lugar en el mundo en muertes por cada 100 mexicanos infectados y el quinto lugar de muertes por cada 100 mil habitantes. ¿Recuerdan, amables lectores, que el presidente morenista dijo al principio de la pandemia que “no pasaba nada”, que salieran a la calle y se abrazaran? Y hoy, por segunda ocasión, el presidente del “Detente”, del gabinete del “Vick Vaporub”, está por segunda vez contagiado, ¿será que ya perdió la fuerza moral? ¿Recuerdan que López-Gatell dijo que los cubrebocas servían para lo que servían y que no servían para lo que no servían, en un excelente leguaje cantinflesco, pero irresponsable? Pues el resultado de esta política llevó a la muerte a más de 300 mil mexicanos que equivale a llenar el estadio azteca 3.4 veces, esa es la cantidad de muertos debido a la irresponsable inacción del gobierno morenista. Se demostró, además, como dijo el doctor Macías, el infectólogo que logró contener la influenza porcina, nacida en México en 2009, que hay un gran atraso y una gran incapacidad en nuestro sistema de salud y no se ven acciones adecuadas para resolver el problema de fondo.

Ante la variante Ómicron de la Covid-19, este gobierno se vuelve a mostrar indiferente e, incluso, majadero al decir que, a los niños, en lugar de vacunarles o atenderlos adecuadamente ante el contagio, les recomienda usar “Vick Vaporub”. Además, pocos estados han instrumentado la medida de confinarse para frenar el acelerado número de contagios (la encargada de un laboratorio me dijo que de cada 10 pruebas que estaban haciendo, 7 salían positivas): 0 en rojo, 3 en naranja (BCS, Chihuahua y Tamaulipas), 10 en amarillo y 19 en verde, pero entre los que se encuentran en verde están la Ciudad de México, el Estado de México y Puebla.

Por otro lado, este gobierno es un desastre en materia económica y, claro, expertos en no reconocerlo y, por el contrario, en decir que “vamos requetebién”, se contradicen sus dichos con los hechos: la inflación alcanzó un 7.36%. En relación con el precio de las gasolinas, el entonces candidato eterno Andrés Manuel López Obrador, el 6 de abril de 2013 twitteó: “Quinto gasolinazo de EPN. Esta es la realidad. Siguen ahondando la crisis económica y el bienestar social. Lo demás es puro choro mareador”. Este Twitter, sin cambiarle una coma, se le puede aplicar al su propio autor en la actualidad, al presidente Andrés Manuel López Obrador, y “lo demás es puro choro mareador”. Efectivamente, para poner un ejemplo, en la región de Texcoco el precio mínimo de la gasolina es de 19.89 pesos por litro, y el máximo de 23.99 pesos. El promedio de la gasolina magna ronda los 22 pesos. Al entregar el gobierno de Peña Nieto, que como dijo AMLO en su campaña, era el fifí, el conservador y el jefe de la Mafia del Poder, el precio de la gasolina magna estaba en 18.32 pesos por litro, es decir, para poder contrastar, basta con ver que la gasolina más barata que HOY se vende en Texcoco está 1 peso con 57 centavos más cara que con Peña Nieto ¿No que ya no habría gasolinazos? Como se ve, lo demás es “puro choro mareador”. Como dijo la señora: “estábamos mejor, cuando estábamos peor”.

Pues bien, los mexicanos que votaron por un cambio ya lo tienen. Sin embargo, hay de cambios a cambios, pues hay saltos hacia adelante y este gobierno representa, lamentablemente un salto hacia atrás, pues no saben gobernar y todo el poder está concentrado en las decisiones de una sola persona que, para desgracia del pueblo de México NO sabe economía y NO sabe escuchar consejo y esto se refleja en el mal tratamiento que se le ha dado a la pandemia y en lo mal que le está yendo a la gente con el incremento de precios y, más aún teniendo en cuenta que sólo 17 millones de mexicanos tienen acceso al mercado de productos y el resto, es decir, 113 millones de mexicanos no tienen capacidad de compra. Esa es la realidad con este gobierno morenista que es un desastre y una desgracia para México. Recuerde el pueblo mexicano que la única alternativa para salir de su atraso está en sus manos y consiste en tomar el poder político y gobernar como pueblo educado y organizado como lo recomienda el Movimiento Antorchista.