Nuevo informe revela el escándalo de las fosas clandestinas de Tetelcingo

** “El Gobierno del Estado de Morelos incurrió en numerosas violaciones de derechos humanos de las víctimas de acceso a justicia, verdad y reparación integral”.


Nuevo informe revela el escándalo de las fosas clandestinas de Tetelcingo

La Crónica de Chihuahua
23 de agosto, 19:43 pm

Ciudad de México.- Un informe independiente realizado en las fosas ilegales de la Fiscalía de Morelos en Tetelcingo encontró una serie de anomalías en el trabajo de las autoridades para inhumar los 117 cuerpos que fueron extraídos el pasado mayo.

Javier Sicilia apuntaló que existe la necesidad de que se esclarezca si hay una tercera fosa, después de que la misma Fiscalía de Morelos hablara de alrededor de 150 personas enterradas en el municipio de Cuautla.

“Cuando vemos las fosas de los Zetas, y a Graco Ramírez decir las fosas son comunes, pues no nos extrañaría saber de dónde aprendieron a hacerlas”, dijo Javier Sicilia, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Roberto Villanueva(i), Javier Sicilia (c), e, Iván Martinez Duncker (d) presentan el informe.Roberto Villanueva(i), Javier Sicilia (c), e, Iván Martinez Duncker (d) presentan el informe sobre las fosas clandestinas. Foto: EFE
“La perversidad, la crueldad y la simulación de este acto adquiere proporciones inmensas si se atendemos que fueron escarbadas el 28 de marzo del 2014, ese día el movimiento de las familias que rechazan la violencia conmemoraba a las víctimas en su tercer aniversario”, agregó.

El informe “Fosas clandestinas de Tetelcingo: Interpretaciones preliminares” encontró que del total de restos en el sitio, sólo ocho fueron debidamente identificadas por la Fiscalía. Además, a cinco de los cadáveres no se les práctico la necropsia de ley.

“El Gobierno del Estado de Morelos incurrió en numerosas violaciones de derechos humanos de las víctimas de acceso a justicia, verdad y reparación integral”, determinó el trabajo realizado por expertos independientes.

De los 117 restos, el 14 % de los cuerpos fueron encontrados incompletos, y se estima que el 31 % fue víctima de algún tipo de violencia.

De los hallados, el 37 % eran hombres, el 7 % mujeres, y el resto no pudo fue establecido. No se descarta que la Fiscalía haya participado en algunas de las muertes. La suspicacia vino a partir de que el 75 % de las personas con herida de bala fueron enterradas sin que se abriera una carpeta de investigación.

La identificación de las personas tampoco fue una prioridad, sólo 68 de los 117 cuerpos contaban con una botella en la cual se debieron haber detallado sus datos personales. Muchas de éstas, estableció el informe, no eran de la calidad adecuada y se habían deteriorado.

Al momento, al menos tres de los cuerpos corresponden a menores de edad, apuntaló el Informe: “Fosas clandestinas de Tetelcingo: Interpretaciones preliminares”.

“Se encontró una bebé y una niña. A la primera, la trataron como basura desde su nacimiento. La brevedad de la existencia de esa niña estuvo marcada por el desprecio. La segunda, también fue tratada como otro tipo de basura porque fue víctima de la trata o de la pornografía infantil. El propio DIF encabezado por la esposa de Graco Ramírez, no hizo siquiera un comunicado para condenar estos hechos”, dijo Sicilia.

Más fosas clandestinas requieren investigarse

Sicilia apuntaló que el Semefo, de Jojutla, debe ser intervenido por el mismo equipo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Procuraduría General de la República y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

“Esas fosas quizás están peor que las de Tetelcingo. Aquí hay cosas graves”, lamentó.

Los hallazgos preliminares fueron presentados en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, por Sicilia, familiares de las víctimas y representantes de la UAEM.

“El hallazgo de las fosas de Tetelcingo revela la existencia de una modalidad de desaparición, en un momento en el que este fenómeno resulta ser cada vez más complejo”, dijo Roberto Villanueva, encargado de la Unidad de Atención a Víctimas de la UAEM.

ADN a la PGR

En septiembre del 2015 María Hernández, madre de la víctima Oliver Wenceslao Navarrete Hernández, pidió a las autoridades de la UAEM su colaboración para identificar el cuerpo de su hijo. Pero no fue sino hasta que la federación intervino que la Universidad pudo actuar.

“El equipo científico de la UAEM ha obtenido los perfiles genéticos de todos los cadáveres, así como 135 perfiles genéticos de referencia de familiares que se acercaron al momento de la exhumación”, dijo Iván Martínez Duncker, encargado del equipo científico de la universidad.

Un esfuerzo que será entregado en las próximas horas a la Procuraduría General de la República, para que sea ingresado a la base de datos federal, con el fin de que se cruce la información y familiares de las víctimas puedan saber dónde están sus seres queridos.

María Hernández, quien fue la primera madre en saber de la existencia de las fosas en la comunidad de Tetelcingo, relató que ha pasado por amenazas, largas esperas y hasta una demanda del propio Gobernador, para encontrar la verdad.

“El día 24 de mayo mi hijo fue privado de su libertad, y el 3 de junio privado de la vida. Posterior a eso la Fiscalía me lo desapareció. A pesar d estar plenamente identificado por una genética. Y sabiendas que ellos mismos me pidieron que lo dejase para poder judicializar la carpeta. Lo único que pedíamos en ese momento era justicia, y saber la verdad. Pero el Gobierno lo único que hizo fue no hacernos caso, ni tomarnos en cuenta. Le pedimos ayuda al ex Fiscal Rodrigo Dorantes, a los diputados del Congreso y a Graco Ramírez, nadie ayudó ”, expuso.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---