No hay obligación de pedir permiso al Congreso para reestructurar deuda

**Como no es nueva deuda, sino simple reestructuración, el gobierno no tendría que pedir aprobación al Congreso, pero se hace para transparentar el proceso: César Jáuregui Robles.


No hay obligación de pedir permiso al Congreso para reestructurar deuda

La Crónica de Chihuahua
11 de julio, 18:15 pm

Chihuahua, Chih.- El gobierno de Chihuahua no está obligado a pedir la anuencia del Congreso para la restructuración de su deuda, explicó tanto el director de Egresos de la Secretaría de Hacienda, Eduardo Fernández, como el secretario de Gobierno César Jáuregui.

Debido a que la propuesta de reestructuración de la deuda bancaria, no implica mayor endeudamiento o desmejorar las condiciones de pago de la misma, el gobierno estatal no está técnicamente obligado a solicitar la aprobación al Congreso del Estado, sin embargo, por instrucción del gobernador, se acudió al legislativo para no dejar ninguna duda de la transparencia de este proceso, detalló Jáuregui.

Por su parte, el director de Egresos de la Secretaría de Hacienda, explicó que si bien se contratará un crédito de 20 mil 404 millones 862 mil 445 pesos, éste no es una deuda más a sumar, pues el mismo servirá para sustituir a la deuda bancaria actual pero con mejores condiciones no sólo de tasa de interés, sino con un plazo menor, cero comisiones y menores garantías que las que actualmente se comprometen para su pago.

“Este es un asunto de números, no hay nada atrás y técnicamente no puede haberlo”, señaló el funcionario, recordando que en 2014 el Estado firmó un acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para no adquirir más compromisos financieros, pero sí es permitido por la ley adquirir uno para liquidar otro anterior y mejorar las condiciones de pago.

Recordaron que el total de la deuda que recibió la actual administración es de 48 mil millones de pesos, a pesar de que el anterior Gobierno sostuvo que los 24 mil millones de emisiones bursátiles no eran adeudo, pero con la nueva Ley de Disciplina Financiera se tuvo que reconocer así; aquí hay 4 mil en deuda a proveedores y 20,400 millones de pesos con bancos, que es lo que se quiere renegociar.

Y es que el Congreso del Estado ayer, se abstuvo de tocar el tema en la sesión y lo aplazo, aplazamiento que les cuesta a los chihuahuenses, según informa Hacienda 700 mil pesos diarios, pues de restructurarse la deuda es lo que se ahorraría diariamente de intereses.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---