Narcos se atrincheraron en Las Varas, denuncian pobladores

**Quienes acceden a hablar, dicen que tienen miedo pues, denuncian, a la autoridad estatal se le olvidó darles seguridad. Reportaje de El Diario de Chihuahua.


Narcos se atrincheraron en Las Varas, denuncian pobladores

La Crónica de Chihuahua
7 de julio, 07:37 am

El Diario de Chihuahua

Las Varas, municipio de Madera, Chihuahua.- Aunque la balacera atribuida a grupos de «El Chapo» y «La Línea» terminó, el miedo persiste entre los moradores de la comunidad.

Vecinos denunciaron que los sicarios siguen en el pueblo, atrincherados en las viviendas y tomando como rehenes a las familias.

“Hay denuncias de vecinos que dicen que entraron a sus casas y luego salieron para meterse a otras donde siguen ocultos”, dijo uno de los habitantes.

Las autoridades municipales confirman haber recibido reportes de que integrantes de estos grupos permanecen en “Las Varas”.

Residentes reportaron que cinco hombres armados ingresaron a unas casas donde se pertrecharon con las familias dentro, y que tras amenazarlos, se salieron, pero continúan escondidos en otras viviendas, por lo que temen el regreso de los comandos para rescatar a sus aliados.

Los pobladores que acceden a hablar dicen tener miedo, pues, denuncian, a la autoridad estatal se le olvidó darles seguridad.

“Nos tienen abandonados”, reprocha Miguel, de 68 años.

El hombre recrimina que sólo cuando ocurren cosas graves, es cuando envían patrullas y helicópteros, mientras tanto, los grupos delictivos han tomado el control de las brechas, caminos y carreteras, donde se llegan a desplazar en grandes caravanas.

“¿Nadie las ve?”, cuestiona el adulto mayor, que menciona que si los propios policías no lograron evitar el ataque contra sus instalaciones, ocurrido la semana pasada, ellos desarmados están totalmente indefensos.

“Don Miguel” mencionó que, al menos este jueves (ayer) está tranquilo sin delincuentes.

“Hoy no se han visto, quién sabe qué pase más al rato, van a salir. De repente llegan”.

El poblador es uno de los muchos vecinos que observó cuando llegaron los integrantes de uno de los grupos para sorprender a sus rivales.

“Yo vi cuando pasaron todos ellos, ahora vivo con miedo”, dijo mientras posa su mirada en el pequeño templo a San Judas Tadeo, el santo que se observa en decenas de capillas construidas sobre la carretera que conduce a Madera.

Los vitrales lucen perforaciones de bala y otros ventanales fueron destrozados a tiros.

“Ni la casa de Dios respetan, qué podemos esperar nosotros”, resume.

Miguel llegó a Las Varas, ejido de Madera, en 1981 y desde entonces hizo de esta comunidad, de aproximadamente mil 450 habitantes, su casa.

Situada en la sierra de Chihuahua, esta comunidad recibe a los visitantes con nomenclaturas perforadas con “cuernos de chivo”.

“Vivíamos muy tranquilos, pero ya ve cómo se ha puesto, llegaron estas gentes y acabaron con todo”, dice el adulto mayor, uno de los pocos vecinos que ayer salió de su casa para trabajar.

Esta comunidad maderera parece pueblo fantasma. Los pobladores, al menos este día, sólo se asoman tras las cortinas y han colocado candados a los enrejados de las casas que dan a las calles, la mayoría de terracería.

  • ¿Aquí cómo se protegen?- se le pregunta.
  • Como podemos- responde.

“Aquí no hay Policía, no vienen, nos tienen abandonados. El presidente seccional, Gonzalo Muñoz, no se pone las pilas”, dice el hombre molesto porque los grupos delictivos han tomado esta zona como campo de guerra.

Ayer el servidor público no se presentó a laborar, tampoco el director de Protección Civil; y la sucursal de Diconsa también permaneció cerrada.

El miedo, dice Miguel está en todos y, de poder hablar con el gobernador Javier Corral Jurado, le pediría seguridad.

“Que nos diera más auxilio, que vea por los chavalos que apenas empiezan a vivir. El pueblo es tranquilo pero de repente llegan estos (malandros). Ya mucha gente se quiere ir, pero pues no hay para dónde ir”, asegura.

Recuerda que en menos de un mes son al menos 24 muertos registrados y una osamenta exhumada; 15 víctimas en el enfrentamiento, siete exhumados en cinco fosas y dos agentes ministeriales caídos en el ataque armado registrado la semana pasada. Los homicidios dolosos corresponden sólo a este ejido.

El pánico a las balaceras ha originado que los niños se queden en casa y dejaron de asistir a clases.

“Desde que empezó esto no se han reportado los niños a las escuelas, se quedan mejor en sus casas”, dice Miguel.

Apenas transcurrieron 24 horas del enfrentamiento. La entrevista con “Don Miguel” se desarrolla a escaso kilómetro del punto donde 15 hombres murieron en el primer enfrentamiento armado entre los integrantes de “La Línea”, comandados por “El 32”, un expolicía estatal, y el grupo del “Jaguar”, sucesor de José Antonio Marrufo, lugarteniente del cártel de Sinaloa en la sierra al occidente del estado.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---