Masacre del Kilómetro 33 dejó a 11 hijos en la orfandad

**Guadalupe y Víctor Daniel eran padres de cinco menores, la mayor de 14 años y principal testigo de los hechos, otro de 12, uno de 8, de 9 y una de 6 años, informaron los parientes.


Masacre del Kilómetro 33 dejó a 11 hijos en la orfandad

La Crónica de Chihuahua
26 de julio, 11:00 am

Redacción/ Diario de Juárez

Ciudad Juárez, Chih.- “Once niños quedaron en la orfandad por culpa de hombre enfermo, un maldito que no se tentó el corazón para hacer daño”, denunciaron ayer familiares de Guadalupe, Francisco y Esmeralda, asesinados la madrugada del lunes por Víctor Daniel Heredia Trejo, de 35 años, durante un convivio familiar celebrado en la colonia Kilómetro 33.

El agresor fue abatido por policías municipales en el lugar de los hechos, pero alcanzó a herir a dos, informó la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

El dolor de las familias Dorado y Hernández se acrecentó más ayer por la muerte de Jesús Enrique Valenciana Dorado, de 20 años, quien también resultó herido durante la agresión.

Alejandro Ruvalcaba Valadez, vocero de la Fiscalía General del Estado (FGE) en la Zona Norte informó que durante las primeras horas del martes Jesús Enrique falleció en la institución médica donde ingresó lesionado.

Ayer el portavoz corrigió la información vertida inicialmente e informó que Guadalupe Dorado Rojas, era la esposa de Víctor Daniel Heredia y no Esmeralda, mientras que Francisco Dorado Fernández, era el padre de Guadalupe y suegro de Esmeralda Hernández Valdez. Ambas mujeres tenían 30 años de edad.

Sin embargo, fueron los deudos los que otorgaron las identidades correctas de las víctimas y la forma en que ocurrieron los hechos, al asegurar que la pareja vivió en medio de la violencia familiar y que nunca se separó, como lo dio a conocer la FGE.

Guadalupe y Víctor Daniel eran padres de cinco menores, la mayor de 14 años y principal testigo de los hechos, otro de 12, uno de 8, de 9 y una de 6 años, informaron los parientes.

Los menores se quedarán a cargo de la familia de Guadalupe, mientras un juez de lo Familiar define la tutela legal de los menores, informó la Fiscalía.

“Eso es lo que no entendemos nosotros, por qué ella no lo dejó si él le daba una vida de perros. Él era un mantenido, no trabajaba, sólo ella y todavía se gastaba su dinero, por eso peleaban más últimamente”, dijo uno de los familiares entrevistados ayer en la FGE.

“Nosotros somos muy unidos, siempre nos reuníamos en casa de mi papá. Todos estaban conviviendo ahí, hasta él. No es cierto que ella lo dejó, ella nunca lo había dejado y ahí estaba él. Creemos que la tenía amenazada porque ella cambiaba totalmente cuando él estaba presente”, narraron los deudos.

Aseguraron que la mujer y sus hijos padecían de violencia familiar.

«Todo pasó frente a los niños»

“Nuestra indignación es por él. Dejó 11 huérfanos. Esmeralda intervino y defendió a Lupita para que no se la llevara por la fuerza y le disparó, en eso mi padre forcejeó con él por el arma y también lo mató. Luego mató a Lupita y todo esto pasó delante de los niños, ellos vieron todo y están muy dañados”, agregaron los entrevistados.

Esmeralda era madre de seis hijos, con edades de 10, 12, 13, 15, 16 y 19 años.

Ella vivía en unión libre con el hermano de Lupita, quien esa noche se había ido a dormitar al auto mientras su familia estaba en el convivio. Los hijos de Esmeralda desean quedarse al lado de su padrastro y seguir viviendo con él, ya que no han sabido de su padre biológico en 10 años.

Ahora las hermanas de ella buscarán la tutela legal para asegurar el bienestar superior de los niños y tratar de que lleven una vida tranquila y ordenada.

“A los policías agradecemos el trabajo que hicieron a pesar de que su vida también estuvo en riesgo. No siempre pensamos bien de los policías, pero en esta ocasión hicieron lo correcto”, aseguraron.

«Ella decía que sólo muerta le iban a creer»

“Yo aquí la traje una vez muy golpeada a esta Fiscalía. Ella estaba embarazada de uno de sus hijos, no recuerdo si el de 8 o la niña y no le hicieron caso, desde entonces ella decía que para qué denunciaba si la ignoraban, decía que sólo muerta le iban a creer”, agregaron los familiares indignados.

Nunca lo buscaron a él, esa vez la golpeó muy feo y yo la traje aquí a poner la denuncia, pero de nada sirvió, afirmó la hermana de Guadalupe.

La familia presume que Guadalupe vivía bajo amenaza de muerte, pues estaba muy sometida a su esposo.

“Ella realmente sabía cómo era su esposo, que estaba loco, enfermo y este era su temor, que pasara exactamente lo que pasó”, agregó otro familiar.

Los deudos refieren que uno de los hermanos de Víctor Daniel pudo facilitarle el arma de fuego, al señalar que son personas dedicadas a actos ilícitos. Incluso a través de la red social Facebook un miembro de la familia Heredia se exhibe portando fusiles de asalto.

“Víctor Daniel no tenía antecedentes penales porque la madre lo protegió siempre. No queremos hablar de más, pero que la Fiscalía investigue bien a esa familia. Incluso en Juárez conseguir un arma es muy fácil”, agregaron.

Ayer se buscó a los familiares del hombre abatido por los policías municipales, pero no fueron localizados en la dirección que se obtuvo de ellos.

Retraso en la entrega de los cuerpos

A las 21:00 horas de ayer familiares y amigos esperaban la llegada de los cuerpos de sus seres queridos, sin embargo, no llegaron los ataúdes.

Ni la Fiscalía General del Estado, que asumió los gastos de los servicios funerarios a través de la Unidad de Atención a Víctimas, ni la funeraria dieron una explicación a los familiares que a esa hora esperaban información de la salida de los cuerpos.

Las víctimas esperan que hoy puedan velarlos y después darles cristiana sepultura.

Los 11 niños, aseguraron, acudirán a recibir asistencia sicológica y los inscribirán en el Fanvi para que dentro de toda esta tragedia puedan tener al menos su educación segura como hijos de víctimas de la violencia que padece esta ciudad.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---