Los últimos gavilleros de Chihuahua, el fin de un estilo de delincuencia

**El asalto al Ferrocarril Chihuahua al Pacífico en 1998, episodio histórico que fue el último en su tipo. Habrá hoy sicarios y asaltantes aquí, pero ya no hay gavilleros.


Los últimos gavilleros de Chihuahua, el fin de un estilo de delincuencia

La Crónica de Chihuahua
19 de abril, 10:57 am

Por Froilán Meza Rivera

Chihuahua, Chih.- Si los gavilleros querían obtener notoriedad y fama, lo lograron, pero con esa arriesgada acción provocaron también la más violenta reacción de la fuerza pública en su contra. De hecho, el reforzamiento de la vigilancia en la sierra en contra, no del narcotráfico, sino de las bandas de asaltantes, logró que éstas se extinguieran prácticamente.

El asalto al tren, sucedido en 1998, constituyó la última de las acciones de este tipo de asaltantes que, a manera de las famosas bandas del Viejo Oeste norteamericano, irrumpían a mano armada en contra de las diligencias y de los trenes de pasajeros.

El 9 de noviembre de 1998, una decena de gavilleros se apoderó del tren número 74 de la ruta Chihuahua-Los Mochis, en los límites con el estado de Sinaloa. Eran pasadas las 6:30 de la tarde, cuando a la altura del kilómetro 731+300, los asaltantes abordaron el tren de pasajeros en la estación Témoris, en territorio chihuahuense, y 30 kilómetros antes de la línea interestatal con Sinaloa, dispararon sus armas contra la máquina del convoy hasta averiarla por completo. Una vez que el ferrocarril detuvo su marcha, los delincuentes sometieron a los maquinistas y a los pasajeros, los despojaron de sus pertenencias y huyeron internándose en lo más abrupto de la zona serrana.

UN EXTRANJERO MUERTO Y OTROS TRES TURISTAS HERIDOS

Ernest Schmidt, de nacionalidad Suiza, fue muerto en el momento de pretender grabar a los asaltantes con una cámara de video portátil, y recibió impactos de arma de fuego en el lado derecho del tórax, cuello y oreja.

Los tres turistas que resultaron heridos fueron identificados como Louise Wintworth Terry, de Australia, Rodolfo Lagaez, de Italia y Michel Rojar, de Alemania. Las autoridades de Sinaloa los auxiliaron para que recibieran atención médica urgente en Los Mochis.

El médico legista de la Policía Judicial sinaloense, Miguel Mendoza Barcaza, señaló en su reporte que el australiano llevaba una herida de bala en la pierna izquierda, el italiano una herida en la oreja izquierda y el alemán un rozón en la frente.

De acuerdo al reporte escrito de la agencia tercera del Ministerio Público del Estado de Sinaloa, los asaltantes subieron en dos bandos al ferrocarril: el primero en la Estación Témoris y el segundo en la Estación Julio Ornelas.

El procurador del Estado de Chihuahua, Arturo González Rascón, informó que habían sido enviados más de 30 elementos de la Procuraduría estatal y dos helicópteros de la PGR a la zona del asalto, para apoyar las investigaciones.

EL DESESPERADO CERCO POLICIACO

El operativo policiaco de búsqueda de los responsables, se conoció como «Cerco».

Una semana después, uno de los dos gavilleros que participaron en el asalto, se lanzó a un barranco de 40 metros de profundidad, “No se sabe si (se arrojó) con la intención de darse a la fuga o suicidarse”, dijo entonces el subprocurador de Justicia Guillermo Márquez. Este detenido, quien fue reaprehendido después, había sido identificado como Guillermo Villalobos Delgado, y lo conducían esposado agentes de la Judicial del Estado y el subagente del Ministerio Público, de Témoris a un cerro en donde el inculpado confesó en su declaración ministerial, que había escondido parte del botín del asalto.

El 30 de mayo de 1999, el entonces juez Cuarto Penal, Héctor Talamantes, sentenció a 17 años de prisión a tres de los cinco detenidos por el asalto al tren de pasajeros, durante el cual resultó asesinado el turista suizo. Los otros dos involucrados fueron absueltos y ese mismo día quedaron en libertad.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---