Los tuits de Trump son una mirada a su autoritarismo

**La red social es la válvula de escape del inquilino en la Oficina Oval.


Los tuits de Trump son una mirada a su autoritarismo

La Crónica de Chihuahua
11 de marzo, 12:32 pm

Incluso para los surrealistas estándares establecidos durante sus primeras semanas en el cargo, los tuits del presidente Donald Trump durante el fin de semana pasado marcaron un giro potencialmente peligroso en el curso de la democracia estadounidense. El sábado por la mañana el presidente Trump tomó su plataforma favorita de medios sociales y disparó una serie de tuits enojados dirigidos al expresidente Barack Obama, acusándolo de intervenir teléfonos de la Trump Tower durante las elecciones del año pasado.

Las acusaciones no están respaldadas por ninguna prueba. El domingo, el exdirector de inteligencia nacional, James Clapper, dijo que no había orden del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (también conocido como el tribunal FISA, según la ley que lo creó) para monitorear las comunicaciones de la campaña de Trump.

Esa negación categórica contradecía las afirmaciones de un cierto número de publicaciones de derecha —algunas historias también se publicaron en los medios británicos— que un asesor de la Casa Blanca envió al fact checker del Washington Post cuando se le pidió que diera cuenta de las explosivas demandas de Trump.

Trump tuiteó: “¡Terrible! Acabo de descubrir que Obama tenía mis ‘cables intervenidos’ en la Trump Tower, justo antes de la victoria. No encontraron nada. ¡Esto es macartismo!”

Trump también invocó el escándalo de Watergate en la parte superior de su queja anterior denunciando el macartismo, en Twitter. “Qué tan bajo ha caído el presidente Obama para intervenir mis teléfonos durante el muy sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate. Tipo malo (o enfermo)”.

El fact checker del Post señaló que incluso si aceptamos los informes de la derecha citados por la Casa Blanca como un hecho, todavía no hay evidencia para afirmar que “Obama ordenó intervenir sus llamadas telefónicas” o para lo que el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, declaró posteriormente citando “informes” de “investigaciones potencialmente motivadas políticamente”.

Aparentemente provocado por el estallido de Trump en Twitter —donde, para ser claro, el actual presidente acusó al expresidente de cometer un crimen—, la Casa Blanca ahora ha pedido una investigación completa respecto a si sus propias infundadas alegaciones son ciertas.

Huelga decir que los críticos de Trump no están impresionados.

“Esto puede ser una sorpresa para el actual ocupante de la oficina oval, pero el presidente de los Estados Unidos no tiene la autoridad para ordenar unilateralmente la escucha telefónica de ciudadanos estadounidenses”, dijo Josh Earnest, el ex secretario de prensa de la Casa Blanca de

Obama. Él acusó a la administración de Trump de intentar distraer de la controversia alrededor de sus supuestos contactos con funcionarios rusos. “Sabemos exactamente por qué el presidente Trump tuiteó lo que tuiteó”, dijo Earnest a The Washington Post.

“Hay una página en el libro de jugadas de la administración de crisis de la Casa Blanca de Trump, y eso es simplemente decir o decir algo escandaloso para distraer de un escándalo, y cuanto mayor es el escándalo, más escandaloso es el tuit”.

A principios de este año George Lakoff, un lingüista cognitivo de la Universidad de California, Berkeley, elaboró una “taxonomía” de cómo Trump utiliza Twitter para cambiar la conversación de informes no deseados y subsume el ciclo de noticias con su propia agenda.

Hemos estado aquí antes. Sólo en el último mes, Trump sacó en Twitter a colación las distracciones sobre el tamaño de la multitud en su inauguración, difundir el temor en Suecia con los inmigrantes y acusaciones infundadas de que millones votaron ilegalmente en las elecciones del año pasado. Él tuiteó en su declaración que los medios de comunicación son el “enemigo del pueblo americano”. Y nunca se debe olvidar que la carrera política de Trump comenzó con una mentira que vendió sobre el lugar de nacimiento de Obama y que repetidamente tuiteó del 2012 al 2014.

Ahora Trump ha aumentado aún más las apuestas. Observadores como el disidente ruso Garry Kasparov ven los sombríos paralelos con los gobernantes abiertamente autoritarios. Kasparov, un firme crítico del presidente ruso Vladimir Putin, ha argumentado que Trump le recuerda al demagógico líder ruso. Al apuntar a Obama, Trump está abrazando una vieja tradición.

Kasparov tuiteó: La tradición de ir en pos de su predecesor en el poder es muy familiar a cualquier persona de un régimen autoritario. Purgas, chivos expiatorios, etcétera.

Kasparov también dijo: “Una de las contradicciones fijas del ethos del hombre fuerte es que él y sus seguidores deben jugar siempre a la víctima, incluso cuando tienen el poder”.

El megáfono de Trump en Twitter, junto con la burbuja mediática derechista que parece envolver a la Casa Blanca, permite la narración de la victimización.

“En sus primeras semanas, el gobierno de Trump ha encontrado sus propios medios de propaganda y tratado de socavar los medios de comunicación independientes”, escribió la columnista de medios de The Washington Post, Margaret Sullivan.

La profunda polarización política de Estados Unidos significa que millones de personas creerán los tuits de Trump sobre los esfuerzos de los escrupulosos fact checkers.

“El pensamiento conspirativo se ha normalizado en la política estadounidense de una manera que casi nadie podría haber esperado hace un año”, escribió el politólogo Paul Musgrave.

“hoy en día es plausible pensar que la política estadounidense pronto podría parecerse a las culturas que la mayoría de los estadounidenses alguna vez consideraron conspiratorias o paranoicas”.

Mahir Zeynalov, un periodista turco y crítico del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, escribió el año pasado sobre la forma en que Erdogan y Trump lograron golpear con éxito a la prensa para hacer girar su propio mensaje.

“La razón por la cual el mecanismo de verificación de hechos en estas sociedades no funciona es porque la polarización es tan alta que nadie cree lo que el otro campo está diciendo”, escribió Zeynalov. “Si CNN o The New York Times afirman que Trump está mintiendo, son inmediatamente calificados como medios liberales deshonestos”.

De hecho, se ha convertido en la respuesta por defecto de la administración Trump, en su corto tiempo en el poder. Un editorial en el semanario alemán Der Spiegel investigó cómo tales tácticas eventualmente conducen a un público dividido y confundido: “El efecto de todo esto es que la verdad y la mentira están siendo borrosas, el público está desorientado y, agotado, se está apagando “.

El editorial también plantea la conexión con la Turquía de Erdogan: “Erdogan y Trump se están posicionando como los únicos capaces de entender verdaderamente al pueblo y de hablar por ellos, opinan que la libertad de prensa no protege la democracia y que la prensa no es suficientemente reverente para ellos y es por lo tanto inútil “, refirió Der Spiegel.

“Ellos creen que las palabras que vienen de sus bocas como líderes poderosos son la verdad y que los medios de comunicación, cuando se alejan de ellos, están diciendo mentiras, eso es el pensamiento autocrático, y es como se sostiene una dictadura”.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---