Los muros fronterizos que ya separan a México y Estados Unidos

** ¿El muro de Trump? De hecho, ya hay tramos de muro construidos en diferentes épocas, existen barreras naturales infranqueables, como cadenas montañosas, y el mismo río Bravo es en muchas de sus partes una de estas barreras naturales.


Los muros fronterizos que ya separan a México y Estados Unidos

La Crónica de Chihuahua
2 de enero, 12:06 pm

Por Sarah Almukhtar y Josh Williams/
The New York Times

La frontera de México y Estados Unidos, de más de 3000 kilómetros, está definida por terreno escabroso y por el río Bravo, que fungen como barreras naturales.

La mayoría de la tierra al este de El Paso, Texas, es de propiedad privada. Hacia el occidente la mayoría de los terrenos son de propiedad federal.

El gobierno estadounidense ya ha construido unos 1100 kilómetros de vallas desde 2006, casi todo sobre tierras federales y en zonas donde no hay barreras naturales.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, quiere construir un nuevo muro que costaría hasta 25.000 millones de dólares. Ya fueron probados ocho prototipos, de entre 5,5 y 9 metros de alto, cerca de la frontera en San Diego. Pero, hasta ahora, el gobierno estadounidense se ha enfocado en remplazar las vallas que ya existen con estructuras de mayor altura en varias secciones de la frontera.

Partes de esas vallas ya existentes de por sí son altas —más de 3 metros— y casi todas están cerca de zonas pobladas. El propósito de estas secciones es evitar que la gente cruce a pie. Aun así, las personas encuentran manera de cortar o saltarse el cercado. El resto de las vallas está en zonas donde el terreno dificulta cruzar de manera segura a pie. En esas secciones las vallas son de menor altura y fueron construidas para prevenir el cruce de vehículos.

El dirigible que se muestra aquí, al igual que los drones, cámaras de vigilancia y otras herramientas, son refuerzos para las vallas físicas. Buena parte de las herramientas tecnológicas antes fueron usadas con fines militares en Afganistán o Irak.

Hay más de 16.000 agentes de la Patrulla Fronteriza en nueve sectores.

Usualmente el cruce de personas es por medio de alguno de veinticinco puertos o garitas oficiales.

La mayoría de las drogas que son traficadas hacia Estados Unidos pasan por esos cruces, o por debajo: hay cientos de túneles subterráneos cerca de poblados como Nogales, en Arizona.

La cantidad de personas detenidas tras cruzar de manera ilegal la frontera ha caído en 82 por ciento desde un punto álgido en 2000, en parte por que hay mayor seguridad fronteriza.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---