Liga femenil: oportunidad y muchas dudas

**De no haber sido por Rafael Amador, entrenador de fuerzas básicas de Pumas que observó el talento de Charlyn Corral a los nueve años, quizá la jugadora se habría perdido en un universo de 2 millones de mujeres que practican el futbol en México.


Liga femenil: oportunidad y muchas dudas

La Crónica de Chihuahua
26 de julio, 22:25 pm

La mejor noticia es que las chicas tendrán la posibilidad de desarrollar su talento, pero quedan dudas sobre la difusión; no hay una estrategia para exponer la liga de manera masiva por televisión y no jugarán en los estadios de sus respectivos equipos.
La primera pareja en cancha para Charlyn Corral fue su hermano, George, un año mayor que ella, en la escuela de futbol de Pumas. Ahí ingresó a los cinco años de edad y le gustaba jugar en el equipo de los débiles. Ella y su hermano hacían ganador ese equipo... así fue por cuatro años, hasta que las reglas de la escuela le impidieron a Charlyn seguir jugando junto a niños.

La burocracia, las estrictas reglas del futbol, la falta de un equipo femenil, casi privan a México de la futbolista mexicana más joven en vestir la playera de la Selección, con 14 años de la jugadora que hizo frente a 18 años de poder de Leonardo Cuéllar en la Selección al manifestar su inconformidad y renunció al equipo nacional, también de la goleadora y referente de jugadoras en el extranjero, donde en Levante es la figura.

“Es un paso en la dirección correcta el tener una Liga estructurada con el apoyo de los equipos varoniles va a mejorar el nivel del futbol femenil en México”, opina Guillermo Zamarripa, director general de CMAS Athletes, agencia de representación de deportistas que se especializa en la vinculación con universidades estadounidenses, que hace no mucho tiempo significó una de las opciones más solicitadas por las futbolistas mexicanas para llegar al alto rendimiento de su disciplina.

De no haber sido por Rafael Amador, exfutbolista de Pumas y entrenador de fuerzas básicas de Pumas que observó el talento de Charlyn Corral a los nueve años, quizá la jugadora se habría perdido en un universo de 2 millones de mujeres que practican el futbol en México, según datos de la FIFA.

La visibilidad de un torneo avalado por la Federación Mexicana de Futbol, con apoyo de los clubes de la Liga, así como una metodología de trabajo, entrenamientos e infraestructura, son algunos beneficios que obtendrán las 395 futbolistas inscritas a la Liga MX Femenil, que arranca este fin de semana.

Pero que también tendrá que enfrentar algunos obstáculos como la desigualdad salarial respecto de sus pares de la Liga MX, la falta de apoyo de transmisiones de televisión y con ella la poca difusión masiva del campeonato, además de que de entrada no podrán jugar en los estadios donde juegan los hombres (únicamente las Xolas de Tijuana), sino que lo harán en los sitios de entrenamiento de los equipos, y si faltara algo, tampoco está claro si es que los aficionados y aficionadas podrán a entrar a ver los partidos. Y quizás hay una peor, ninguna de éstas tiene una respuesta concreta y el campeonato inicia el fin de semana.

El Economista buscó desde la semana pasada una entrevista con los responsables de la Liga MX Femenil y no obtuvo respuesta a la petición.
•••

“Antes la máxima aspiración era jugar en el extranjero, como no había Liga en México, las jugadoras querían ir a jugar a España, Estados Unidos; ahora deben empezar aquí, consolidarse con un club y de ahí dar el brinco al extranjero”, comenta Christopher Cuellar, director técnico de la Selección femenil de México Sub-17.

Según datos de la Federación Mexicana de Futbol existen 11,000 mujeres afiliadas al organismo para la práctica del deporte en torneos regionales. Un intento previo al lanzamiento del torneo que inicia este fin de semana, fue la Liga Nacional Femenil que reunió a 4,800 jugadoras en 18 estados del territorio nacional.

“Es un poco prematuro saber el impacto que va a tener en el alto rendimiento, qué tanto será el nivel para tener impacto en la Selección nacional en los próximos años. hoy en día existen mejores alternativas como las universidades de los Estados Unidos, que son mejores deportivamente hablando”, explica Guillermo Zamarripa.

Las jugadoras de la Liga MX tendrán un contrato especializado y no un formato común que determine la Federación Mexicana de Futbol. Eso sí, según datos extraoficiales, el salario mínimo que recibirá una jugadora será de 5,000 pesos, aunque a eso se le sumará hospedaje, alimentación, transportación y becas deportivas.

“Todas las jugadoras que están con los clubes han firmado un contrato semiprofesional”, añadió Guillermo Zamarripa, representante de 15 jugadoras que participarán en la Liga MX femenil.

Por un tema de costos y porque los equipos aún no son financieramente autosuficientes, algunos equipos han optado por reclutar a jugadoras de su mismo estado, como Chivas y Querétaro. “Los clubes están haciendo un esfuerzo para pagarles, aunque un sueldo bajo, pero algo”, señaló el representante.
•••

En el torneo de Copa femenil que se realizó hace unos meses en las instalaciones de la Federación Mexicana, Christopher Cuellar, Maribel Domínguez, entre otros entrenadores, paseaban de cancha en cancha para observar a las chicas. La Liga MX Femenil será el principal torneo para visorear a las aspirantes a seleccionadas, con lo que se acabarán las concentraciones regionales, los viajes a ligas universitarias y estatales.

“El objetivo de la Liga es hacer fuerte a la Selección”, indicó Eva Espejo, entrenadora de Pachuca, equipo campeón de la Copa MX Femenil.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---