Ladrón de Guevara

Por Brasil Acosta Peña


Ladrón de Guevara

La Crónica de Chihuahua
17 de abril, 10:10 am

(El autor es Doctor en Economía por el Colegio de México (COLMEX) con estancia en Investigación en la Universidad de Princeton, fue catedrático en el Centro de Investigación y Docencia económica y articulista en la revista económica Trimestre Económico.)

Ladrón es solo su apellido; su nombre completo: Manuel Rafael Huerta Ladrón de Guevara. Es originario de Veracruz y, como muchos morenistas, es un saltimbanqui: fue fundador y miembro del Consejo Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD); en la pasada legislatura fue diputado por el Partido del Trabajo (PT) y ahora es el presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Veracruz.

Es licenciado en derecho y sociólogo urbano por la Universidad Veracruzana. Sedicente de izquierda, está muy lejos de ser un verdadero izquierdista revolucionario; más bien, pertenece a la pequeña burguesía oportunista y radicalizada.

Los puestos que ha desempeñado, por ejemplo, están relacionados con los gobiernos del entonces Distrito Federal, regenteados por el PRD, y no tienen que ver con su profesión, como es el caso de la responsabilidad de protección civil y de vivienda, de lo que se deduce que son formas que tienen de pagar a sus correligionarios su “lealtad”; sin embargo, conforme los intereses mezquinos e individualistas salen a relucir, se rompen los pactos y las alianzas para formar nuevos frentes y alianzas, lo que revela la falta de principios y de ideología sólida y falta de convicción “revolucionaria”; más bien pone de manifiesto el oportunismo de “izquierda” pequeñoburgués de este tipo de personajes.

Esta semblanza de un personaje morenista viene a cuento porque leí recientemente en la prensa veracruzana las quejas que este señor lanzó en contra del Movimiento Antorchista por haber realizado una movilización frente al palacio municipal de Xalapa para exigir, pacíficamente y conforme a derecho, que se resuelvan las necesidades que aquejan a la población organizada, que no tiene otro remedio que luchar para que la autoridad cumpla con sus responsabilidades constitucionales pues, para desgracia de la gente, no lo hace por su voluntad.

Transcribo una nota publicada en un periódico de Veracruz y que nos ayudará a entender el contexto del ataque lanzado por Ladrón de Guevara contra los antorchistas veracruzanos: “Integrantes del Movimiento Antorchista se manifestaron en Palacio Municipal para exigirle al gobierno de Hipólito Rodríguez Herrero que se destinen 20 millones de pesos para la conclusión de obra pública.

Dijeron que este martes, de manera ‘arbitraria’ y ‘atropelladora’, les detuvieron un trámite para el Complejo Acuático y el auditorio Salvador Díaz Mirón por parte del Ramo 033 que depende de la Tesorería Municipal que encabeza Roberto Tejeda.

La integrante del movimiento, Minerva Salcedo Vaca, sostuvo que el funcionario municipal no es de Xalapa y está afectando a los xalapeños: ‘Ustedes saben que diputados federales antorchistas gestionamos más de 100 millones para estas grandes obras y en sus etapas intermedias como son recursos de 2017 tenía que hacerse un finiquito para poder continuar las siguientes obras (...)’, dijo. Sostuvo que son 20 millones los que aún se les debe a las empresas encargadas de esas obras pues se les están exigiendo los planos con los que empezaron a trabajar comparados con la obra final” (Diariodexalapa.com.mx).

Ante estas exigencias al ayuntamiento morenista de Xalapa, la respuesta del dirigente estatal de este partido, Ladrón de Guevara, fue la siguiente: “Morena respalda al Ayuntamiento contra la presión meadista yunistas a través de Antorcha Campesina: no a los moches”. ¡Exquisita lógica! ¿De dónde saca Manuel Huerta Ladrón de Guevara que se trata de una “presión meadista yunista” la protesta de Antorcha Campesina? ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

Y, por otro lado, ¿de dónde saca que esa presión está ligada a “moches”? No lo sé, pero veamos el primer párrafo de su comunicado: Ladrón de Guevara “se manifestó a favor de los ciudadanos xalapeños y reiteró su solidaridad y apoyo con el ayuntamiento de Xalapa”. Pues bien, esta declaración tiene un dejo de discriminación, pues eso quiere decir que el señor Ladrón NO considera ciudadanos xalapeños a los antorchistas.

¿Si no son ciudadanos xalapeños aquellos que viven en Xalapa, entonces qué son? En segundo lugar, se solidariza con el Ayuntamiento de Xalapa, eso quiere decir que Ladrón está a favor de que se violen las normas establecidas en los programas federales, pues el Ayuntamiento no quiere liberar los finiquitos que por ley le corresponde hacer.

El documento morenista dice más bellezas: “Manuel Huerta reprobó los hechos ocurridos el día de hoy, en las instalaciones del ayuntamiento, donde la organización Antorcha Campesina “secuestró” (sic) las instalaciones del ayuntamiento (sic) en un acto claro de antidemocrático (sic), ya que quieren ejercer presión de una forma inaceptable, la organización “antorcha campesina” (sic) pide una buena parte del presupuesto de obras públicas”.

Me extrañan estas afirmaciones de Manuel Huerta Ladrón de Guevara, pues cuando fui diputado en la legislatura pasada, el señor también lo fue y en la discusión de la reforma energética, el señor sí que secuestró los accesos a la Cámara de Diputados de forma violenta y no dejaba pasar diputados con la intención de que no se cumpliera el quórum democrático; tomó la tribuna de la Cámara y fue necesario establecer un foro alterno; se le olvida cómo a golpes impedía el acceso a los diputados y tratando de impedir que sesionara la Cámara de Diputados para evitar la aprobación de las leyes que se discutían, ¿no es, amable lector, ése sí un verdadero acto “antidemocrático”?

Claro que lo es. Y, por cierto, hablando de “moches”, en una de esas largas discusiones en la pasada legislatura, un expresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados denunció la falta de correspondencia entre la actitud belicosa de Ladrón de Guevara con el interés real que estaba de fondo.

Nos decía que las acciones “radicalosas” tenían como interés de fondo negociar el contrato para la construcción de la barda perimetral a empresas cercanas, así nos dijo, a Ladrón de Guevara. ¿Será cierto? No lo sé y por eso no lo afirmo, pero la duda queda pues, en materia de moches, como dice el dicho: “el que por otros habla, por sí aboga”.

Antorcha es una organización que lucha por el bienestar de los más necesitados de la patria y no discrimina a la hora de servir a los habitantes de Xalapa. Por su parte, Ladrón de Guevara deja ver en su extremismo cierto aire fascista que promueve actitudes antidemocráticas, contrarias a las que pregona. Pues bien, ésta es una pequeña prueba de lo que nos va a suceder y de lo que nos espera si el pueblo elige incorrectamente a los “mesías” y a los “redentores”. ¡Ojo! ¡Cuidado!

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---