La fuerza de la ley: la riqueza concentrada, causa del empobrecimiento

**El Presidente del grupo Carso posee, de acuerdo con la lista de Forbes, 67 mil millones de dólares. En contraste, la mitad de los mexicanos posee 66 mil millones de dólares.


La fuerza de la ley: la riqueza concentrada, causa del empobrecimiento

La Crónica de Chihuahua
29 de abril, 16:26 pm

Por Carlos Martínez Leal

“… Según un informe de la Organización no Gubernamental (ONG) Oxfam International: La concentración de la riqueza se acentuó a tal punto en 2018 en el mundo, que 26 multimillonarios poseen más dinero que la mitad de los 7 mil 400 millones de seres humanos que habitan el planeta tierra, es decir 3 mil 800 millones…” (Davos, Suiza, 2018)

Este informe nos revela la magnitud del problema a escala mundial. Si vemos ahora la situación del país, tenemos que: “…Durante 2017, Carlos Slim y Germán Larrea poseían el equivalente a la riqueza de 60 millones de personas en el país. Para 2018 Slim llegó a concentrar la misma fortuna que la mitad más pobre de los mexicanos. El Presidente del grupo Carso posee, de acuerdo con la lista de Forbes, 67 mil millones de dólares. En contraste, la mitad de los mexicanos posee 66 mil millones de dólares...” (Oxfam México, enero 2019)

He aquí la realidad que vive nuestro país y que no es diferente a la del resto del planeta, puesto que somos parte de los casi 200 países del mundo y por lo tanto afectados por el sistema económico de mercado, que se encuentra en su fase terminal, cruenta y descarnada que se ceba sobre la clase trabajadora del mundo: El capitalismo global, ¡la globalización de la explotación!. ¡La más alta concentración de la riqueza y por lo tanto directamente proporcional a esta, la generalización de la pobreza!

A su vez La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dice que de acuerdo con su informe Panorama Social de América Latina 2018 titulado “La concentración de la riqueza”: “…Hay evidencia de una mayor concentración de la riqueza que de los ingresos per cápita de los hogares…” Lo cual se demuestra porque México registra: Primero un elevado índice de desigualdad (índice de Gini) aplicado al rubro de vivienda que es de 0,692 puntos, cuando el promedio de este índice en América Latina fue de 0,446 puntos en 2017. El 46% de los mexicanos no tiene una vivienda propia. Segundo un bajo nivel en el caso de activos financieros. “…La baja proporción de familias y personas con activos físicos y financieros muestra que en México existe una fuerte concentración de la riqueza…” (CEPAL, México 2019).

Aquí está presente en la realidad, en los hechos, la fuerza de la ley de la concentración de la riqueza. ¿Qué hacer ante esta realidad?

La propia OXFAM en su informe anual “¿Bienestar público o beneficio privado?” (21 de enero 2019) da un grito de alerta sobre el aumento de la brecha entre ricos y pobres, así como sobre la desigualdad entre mujeres y hombres, para lo cual propone como las principales herramientas de lucha contra las desigualdades:

1).- Proveer de manera universal los servicios públicos a la población: educación, sanidad (salud), agua potable, drenaje y alcantarillado, vivienda, pavimentación, electrificación, cultura, deporte y esparcimiento (diversión), protección en la vejez. Garantizar que la brecha de género se reduzca. Los servicios públicos son una fuente de ingresos para millones de personas, pues ayudan a que los más pobres no tengan que usar sus limitados ingresos para asegurarse un nivel de vida mínimo. Y da como ejemplo que existen aproximadamente 100 millones de pobres que caen en la pobreza al tener que costear la atención médica, y otras tantas simplemente mueren por no poder pagar el precio de la salud. Y,

2).- A la tributación de las rentas altas y a la riqueza: se debe acabar con la evasión y elusión fiscal de las grandes empresas y fortunas, y rediseñar el sistema tributario para que sea más justo y equitativo. Esto debido a que los datos recientes del Banco Mundial dicen que la tasa de reducción de la pobreza a nivel mundial se ha reducido a la mitad desde el año 2013. Durante el último año la riqueza del 50% de la población más pobre se redujo en un 11%. Mientras que la riqueza de los multimillonarios se ha incrementado en 900 000 millones de dólares. Esto equivale a un incremento diario de 2,500 millones de dólares. El informe alerta sobre que las personas y empresas más ricas tributan sistemáticamente y estructuralmente por debajo de lo que les correspondía. Adicionalmente las grandes fortunas ocultan a las autoridades fiscales 7,600 millones de dólares eludiendo de esta forma el pago de unos 200,000 millones de dólares en concepto de impuestos. Esto trae la desaceleración de la reducción de la pobreza y el incremento de la brecha entre los más ricos y los pobres, la desigualdad está fuera de control.

Esta gran desigualdad que se ahonda día a día en nuestro país motivó la inconformidad de los mexicanos, quienes en la contienda electoral del año pasado para elegir Presidente de la República Mexicana se inconformaron y su respuesta fue: el abstencionismo, la división, el voto de castigo y apoyar a quien les dijo conocer el problema y les prometió cambiar las cosas. Esto es así, pues de los 90 millones de mexicanos que debieron votar, sólo votaron 56 millones; estos se dividieron: 2 millones por Jaime Rodríguez, 9 millones por Antonio Meade, 12 millones votaron por Ricardo Anaya, y sólo 30 millones votaron por Andrés Manuel López Obrador.

Revertir, cambiar, detener, acabar con la alta concentración de la riqueza en unas cuantas manos, con la gran desigualdad que se vive en nuestro país, requiere de un gobierno que tenga un diagnóstico claro de las causas del problema y una ruta clara también de qué hacer y cómo hacerlo para avanzar en su solución. Además de contar con la unidad y el apoyo del pueblo todo o de su gran mayoría. Ya vimos que de los 90 millones de votantes, sólo 30 votaron por Andrés Manuel López Obrador. En su toma de posesión al cargo de Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó de su diagnóstico: El problema es el neoliberalismo. El cual es un diagnóstico certero, dijo el Movimiento Antorchista Nacional a través de su líder nacional el Ing. Aquiles Córdova Morán. Una vez hecho el diagnóstico el Presidente de México enumeró una serie de acciones (100) para cambiar la situación en que viven los mexicanos. No van al fondo del problema, no atacan las causas del mismo; pero que el ganador trabaje, sin que se le creen escollos, dijo el Movimiento Antorchista.

La Organización que ha formulado un programa claro para cambiar los efectos de la ley de la concentración de la riqueza, es el Movimiento Antorchista Nacional, y ha sintetizado en cuatro puntos dicho programa, asegurando además que un gobierno del pueblo que cuente con el apoyo de la mayoría de los mexicanos humildes lo puede implementar: los cuatro aspectos son 1).- Asegurar el trabajo a todos los mexicanos en edad de trabajar; 2).- Que reciban salarios dignos que les permitan vivir; 3).- Que el cobro de impuestos sea progresivo, que paguen los que ganan, y 4).- El gasto público: que lo recabado se regrese al pueblo trabajador en: servicios y obras: agua, salud, educación, vivienda, drenaje, pavimento.

Esto no se está haciendo, muy por el contrario, los ataques desde la tribuna presidencial no cesan, a diario se denosta, se estigmatiza al Movimiento Antorchista Nacional, burlándose de él, llamándolo Antorcha Mundial, acusándolo de intermediarismo, de que toma recursos de los programas. Pero el Presidente no presenta pruebas de su dicho. Partiendo de estos ataques, los funcionarios más encumbrados y los menos encumbrados, sean funcionarios federales, estatales y/o municipales, repiten como ritornelo la misma cantaleta. Y eso lo hacen no sólo con Antorcha, que saben que no va a dejar de ejercer su derecho a luchar, lo hacen con todos, incluso con quienes votaron por ellos aceptando que eran la solución a los problemas de la pobreza. Veamos que se ha hecho en los cuatro aspectos que propone el Movimiento Antorchista:

Trabajo.- No sólo no se han creado nuevos empleos, pues la cifra de nuevos empleos cayó en 27% durante el primer trimestre del año 2019. Es la cifra de caída más alta desde hace 14 años. Además se han perdido más de 200,000 empleos por los despidos de la política del nuevo gobierno.

Salario.- No solo no ha mejorado en los hechos, pues el poder adquisitivo de los trabajadores sigue deteriorándose. El aumento en la frontera solo ha traído problemas, pues solo se contemplaba para los trabajadores que ganaban el salario mínimo.

Impuestos.- No sólo no se plantea una política tributaria progresiva, que pague el que gana, sino que se compromete el gobierno a respetar a los grandes empresarios a las grandes y a los grandes concentradores de la riqueza, no modificando (al alza) gravámenes durante sus tres primeros años. No se escucha la recomendación de la OXFAM.

Redistribución del gasto público.- Como vimos al inicio la OXFAM propone universalizar los servicios básicos, así como su gratuidad. Esto quedó cancelado desde que en el presupuesto 2019, se privilegian las transferencias monetarias directas a los beneficiarios y se recortan los recursos de los bienes y servicios básicos, hay recortes a: la vivienda, agua potable, drenaje, pavimento, salud, educación, infraestructura, al campo. (Desaparece el ramo 23)

Es por esto necesario que los Antorchistas tamaulipecos y del país, así como el pueblo trabajador en general nos decidamos a engrosar las filas de la Organización de los Pobres de México, pues ella tiene claro no sólo el problema de los males que vive nuestro país, ¡La pobreza!, sino también las causas que la originan y cómo atacarlas.

¿Será por eso que nos ataca el Presidente un día sí y el otro también? Mal estamos.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---