La despedida de otro ecosistema mexicano: Cuatro Ciénegas

** “La película se filmó en nueve viajes durante tres años y medio. Estuve viviendo en el Valle Cuatro Ciénegas en total, sumando, 19 meses y en ese tiempo comprobé mi hipótesis de un humedal que se estaba disecando hasta que se secó”.


La despedida de otro ecosistema mexicano: Cuatro Ciénegas

La Crónica de Chihuahua
15 de mayo, 15:41 pm

El documental “Cuatro Ciénegas”, de David Jaramillo, cuenta la historia de un ecosistema que está a punto de extinguirse.

Los investigadores invitados por la NASA, Valeria Souza y Luis Eguiarte llegaron al Valle Cuatro Ciénegas hace un poco más de quince años. Comenzaron a estudiar la vida que poblaba las aguas del municipio Cuatrociénegas de Carranza, en Coahuila. Trece años después, llegó también el fotoperiodista David Jaramillo a descubrir un ecosistema completamente diferente: lo que una vez parecía un mar ahora se asemejaba más al desierto que lo rodea. A partir de esa experiencia desarrolló un impactante documental que cuenta la historia de este ecosistema y quienes viven de él.

Los investigadores encontraron en las pozas criaturas ancestrales que datan del periodo arqueano, hace unos 3,800 millones de años, antes de que los seres vivos empezaran a hacer fotosíntesis. Fascinados, se mudaron ahí para continuar con la investigación a la que la NASA los había convocado. Comenzaron a entender cómo funcionaba el ecosistema, y también los ejidos que lo rodean. Los ranchos alfalferos extraen el agua indiscriminadamente para el riego de la tierra y la consecuencia es la extinción del pozo, lleno de especies endémicas que serán imposibles de recuperar.

David Jaramillo llevaba años trabajando como fotoperiodista, pero llegó a Cuatrociénegas invitado por Liliana Rivapalacio para tomar fotos y después impartir talleres organizados por ConcentrArte, una asociación civil que se enfoca en educación, resiliencia y participación comunitaria. En medio de esas actividades, nació la idea del documental Cuatro Ciénegas: “Surgió a partir de la convivencia con los chavitos de los diferentes ejidos y rancherías que colindan con la población de Cuatrociénegas. Ellos me sensibilizaron”, cuenta el director y productor del documental, “La doctora Souza y el doctor Eguiarte, su búsqueda de la conservación a través de la sostenibilidad, fue algo que me movió muchísimo, me surgió la necesidad de hacer algo”, y comenzó a grabar.

“La película se filmó en nueve viajes durante tres años y medio. Estuve viviendo en el Valle Cuatro Ciénegas en total, sumando, 19 meses y en ese tiempo comprobé mi hipótesis de un humedal que se estaba disecando hasta que se secó”, cuenta Jaramillo. Recuperó 120 horas de material, y junto con Ana García, la editora, terminaron con un resultado final de 71 minutos de paisajes increíbles, inspiradores y desgarradores; testimonios de ejidatarios, de alfalferos que protestan contra los investigadores y de un ecosistema que hace lo que puede por sobrevivir.

La estética de Cuatro Ciénegas se yergue sobre los efectos que causa la luz natural. “En esos momentos mágicos donde el sol genera ciertas texturas y cierta plasticidad, donde la luz del sol no matara la textura sino que al contrario”, contó Jaramillo después de presentar el documental en el Festival de Cine Internacional de Guadalajara del 2018. El resultado, es un largometraje lleno de imágenes impactantes del ecosistema que pende de un hilo, una llamada de atención y un grito de auxilio.


1 comentario del lector.

---ooOoo---

  • Claro ejemplo de lo que está sucediendo en el país por un manejo inadecuado del agua y demas recursos naturales asociados. La tendencia es el secado de ríos, arroyos y humedales del país. Dicho en otras palabras, México está acelerando el proceso de desertificación del territorio nacional especificamente en sus zonas áridas. Poco se ha hecho para revertir la tendencia o para recuperar lo que está siendo destruido.

    Responder a este mensaje