La campaña negra de La Jornada de Oriente contra Antorcha

Reportaje especial


La campaña negra de La Jornada de Oriente contra Antorcha

La Crónica de Chihuahua
Marzo de 2016, 22:53 pm

/facebook @twitter
Enrique Pluma

Desde hace más de dos décadas, pero con especial insistencia en los últimos años, el periódico La Jornada de Oriente Puebla se ha declarado enemigo jurado del Movimiento Antorchista (MA) al atacarlo de manera sistemática mediante el uso de información parcial, sesgada y mentirosa, sobre conflictos municipales, sociales, comerciales y aun religiosos, a fin de enlodarlo y desprestigiarlo ante la opinión pública.

En la práctica de este periodismo venal y partidista, los editores de este diario poblano actúan sin el menor recato a la ética profesional específica y sin considerar tampoco –lo cual resulta particularmente sospechoso– las más de cuatro décadas que esta organización tiene de combatir a la pobreza en Puebla y en todo el país.

Como un medio militante de “la izquierda institucional”, representada antes por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y hoy como un órgano del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el diario de la zona metropolitana de Puebla –pues su distribución no abarca por completo la entidad– se ocupa de la propaganda negra contra la agrupación política.

Incluso, hay señales que delatan que esta cruzada contra el antorchismo también es financiada por grupos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que ven amenazados sus cotos de poder caciquiles por el avance exponencial del proyecto social del MA.

El supuesto teórico que este periódico usa para justificar sus prácticas de libelo contra el antorchismo, es que éste defiende los mismos intereses políticos y económicos de la clase social en el poder en Puebla.

Pero tanto sus argumentos políticos como su prácticas de periodismo negro–amenazas de muerte; confección de reportajes y entrevistas con grupos y personajes que son declarados enemigos del MA; reiteradas y rotundas negativas al derecho de réplica de los antorchistas, etcétera– delatan que detrás de ese periódico está la mano de los poderes fácticos que buscan aniquilar a la organización.

Hace más de un mes fue cumplida una de las muchas sentencias de muerte que se han lanzado desde La Jornada de Oriente Puebla contra el MA.

El caso Huitzilan

El 12 de enero de este año, el diario publicó una declaración del cacique de Huitzilan de Serdán, Puebla, Alonso Aco Cortés –vinculado con el partido Morena– con el inconfundible tufo de un crimen anunciado: “Cuídense mucho, no vaya a ser que alguien de ustedes aparezca por ahí muerto o malherido”, mandó decir a los antorchistas, ante la complacencia y vocería de facto de ese diario.

La noche del miércoles 3 de febrero, tres semanas después, se cumplió la amenaza. Juan Ceballos Zeferino, campesino de la quinta sección de Huitzilan de Serdán, fue asesinado brutalmente; varios testigos responsabilizaron del crimen a los integrantes de la Unión Campesina Independiente (UCI) y a los caciques de ese municipio serrano, encabezados por el lopezobradorista Alonso Aco.

Un comando de ocho individuos irrumpió en su casa. Dos de ellos mataron a machetazos a Ceballos, frente a su esposa, y luego le dieron el tiro de gracia. Los otros seis, armados, vigilaban la entrada de la casa.

Esta acción de violencia enmarca las pretensiones de Alonso Aco, quien, de acuerdo con los pobladores de Huitzilan, busca imponer su cacicazgo, “recobrar el control que su familia tenía hace 40 años”; por ello se opone sistemáticamente al progreso que ha logrado la agrupación antorchista en este municipio.

La Jornada de Oriente Puebla ha dado voz constantemente a Aco y ha publicado “su verdad” como única. Alonso Aco, empresario y miembro de la familia dueña de las franquicias Café Colibrí, contó con la complicidad del expárroco de Huitzilan, José Martín Hernández, quien sigue haciendo activismo político, de acuerdo con señalamientos de líderes antorchistas de Puebla.

“En el municipio se sabe bien quiénes fueron y todo mundo señala a varios pistoleros de la UCI, a quienes hemos denunciado en varias ocasiones como autores de crímenes en el municipio”, afirmó Aquiles Montaño Brito, vocero del MA en Puebla. Las plumas de La Jornada de Oriente Puebla han estado, en este y otros casos, al servicio de los autoproclamados enemigos del antorchismo.

Sin pruebas, como meros voceros oficiosos de los caciques de Huitzilan, los reporteros Martín Hernández Alcántara y Fermín Alejandro García han lanzado lodo al MA para hacerlo aparecer como un grupo “violento”, y al autollamado “Consejo Ciudadano de Huitzilan de Serdán” (que comanda Aco) como una víctima, cuando en realidad se trata de un grupo altamente violento.

¿Hasta dónde?

“La Jornada de Oriente Puebla hace de recadero de criminales... Y le quiero preguntar públicamente a los señores de La Jornada de Oriente, al señor director, al jefe de información, a los reporteros: ¿hasta dónde quieren llegar con la reproducción de las amenazas de muerte contra los antorchistas? ¿Hasta cuándo se frenará su campaña aciaga? ¿Hasta qué punto están dispuestos a ser mensajeros del crimen? ¿Qué es lo que buscan? Ojalá que nos respondan.

”Sabemos de una fuente de muy alto nivel y muy segura –agregó– que quienes ahora financian a La Jornada de Oriente son grupos enquistados en el partido en que militamos (el Revolucionario Institucional), grupos que siempre nos han visto como enemigos, y que es altamente probable que sean esos grupos quienes desde ahí estén lanzando la campaña sucia contra el MA para obligarnos a movernos según sus mezquinos intereses”, escribió en un artículo el vocero de Antorcha en Puebla.

Voceros oficiosos

Sobre el caso de Huitzilan, sólo entre los meses de diciembre de 2015 y enero y febrero de 2016, se han publicado una veintena de notas a favor de Alonso Aco, siempre y sospechosamente bajo la firma del reportero Martín Hernández Alcántara, convertido prácticamente en su vocero.

“Piden en Huitzilan intervención de la CNDH para evitar conflicto religioso”, 14 de diciembre de 2015; “Advierte Comité de Huitzilan que AC podría atentar vs sus propios militantes”, 12 de enero; “Exigen ONG, intelectuales y activistas proteger al Consejo Ciudadano de Huitzilan”, 28 de enero; “Indígenas de Huitzilan de Serdán denuncian acoso en contra de un párroco”, 8 de febrero... Éstos son algunos de los titulares de las notas que Hernández Alcántara publica y en las que da como verdad absoluta los dichos de Alonso Aco Cortés.

Así, el reportero se ha convertido en vocero, amanuense y comparsa del jefe de información, Fermín Alejandro García. La Jornada de Oriente Puebla no pierde oportunidad de lanzarse contra la organización, conducta que lleva sistemáticamente a cabo desde su aparición hace 25 años.

Hay más plumas de ese medio que enlodan al MA y su labor contra la pobreza, que denuestan sin pruebas y con la complacencia y aval del director, Aurelio Fernández, un trabajador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), que divide su tiempo entre una y otra labor, combinada con su actividad empresarial que no está del todo clara, para la que utiliza a su medio y para la que finca relaciones con políticos.

Las contradictorias posiciones del miembro del Centro Universitario de Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) de la BUAP, que lo mismo es activista, empresario, o “periodista”, han sido cuestionadas por el propio gremio al que dice pertenecer.

El director del periódico 24 Horas Puebla, Mario Alberto Mejía, lo ha definido: “Aurelio es funcionario de día, periodista de noche… Siempre que me lo encuentro en los cafés o en los restaurantes termino por preguntarme: ¿Cuál de los dos será en este momento: Aurelio el periodista o Aurelio el funcionario? Nunca sé responderme”.

El caso del columnista Fermín García es también una muestra de la campaña de odio que encabeza ese diario. El redactor que alaba o denuesta, en función de los “abrazos” que recibe de políticos, ha culpado al MA de crímenes, violencia, abusos y corrupción sin una sola prueba. Sus recurrentes entregas contra el antorchismo en su columna Cuitlatlán evidencian solamente una cosa: el MA no negocia la información ni compra halagos.

El caso La Curva

Aunque se ha denunciado públicamente, esto no ha sido suficiente para frenar la campaña de La Jornada de Oriente Puebla, que regresa a su actitud de vocero de criminales, como en otro caso reciente, ahora del “líder” de comerciantes Raúl Alvarado, que hace un mes baleó a dos antorchistas en el tianguis de La Curva, en un conflicto en el que se ha pretendido hacer ver al movimiento como agresor, cuando es víctima.

El lunes 1º de febrero, publicó una nota cuya cabeza dice: “Advierten tianguistas de La Curva de segundo choque en San Ramón tras invasión de Antorcha Campesina”, con información sesgada, mentirosa y tomando partido a favor de los agresores de los antorchistas.

“Para cualquier lector promedio, el título por sí mismo ya dice muchas cosas sobre la violencia y los métodos que utilizan los agresores de los comerciantes antorchistas, a quienes injustamente se acusa de ‘invasores’. En este conflicto, La Jornada de Oriente Puebla, que se ha convertido en una vocera de grupos criminales en el estado, dio amplia difusión a las declaraciones y amenazas de Raúl Alvarado Nieto.

”El pasado domingo 24 de enero, el señor Raúl Alvarado baleó a dos comerciantes antorchistas, uno de los cuales se encuentra en estado de coma en el hospital (con servicios pagados en su totalidad por el MA), porque los impactos de bala le perforaron la tráquea.

El mismo día, otro comerciante antorchista también resultó herido en la mejilla y apenas salió de terapia intensiva. Los testigos presenciales de estos crímenes, han señalado directamente a Raúl Alvarado Nieto, contra quien el Movimiento Antorchista ya interpuso una denuncia por intento de homicidio calificado.

Alvarado Nieto, “dirigente de la organización Nueva Idea es un delincuente que se convirtió en ‘líder’ del comercio informal en Puebla, a través de una organización que se formó a punta de pistola, golpizas y amenazas contra los comerciantes”. A este tipo de personajes sirve La Jornada de Oriente, aseguró el vocero del MA en Puebla.
Intereses políticos

Los ataques contra el MA orquestados por La Jornada de Oriente Puebla desde hace más de dos décadas y que han desnudado como autores intelectuales a priistas resentidos con el crecimiento de la organización y su obtención y aprovechamiento de posiciones de representación popular, lo mismo que a militantes trasnochados de la “izquierda institucional” –del Partido de la Revolución Democrática (PRD) lo mismo que del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena)– tienen también un trasfondo político-electoral por la fuerza que representa la organización.

Con un potencial de más de 100 mil sufragios efectivos en Puebla y millones en el país, hay quienes acusan de traición política a la organización, lo mismo que se afianzan de ella para decir que cuentan con respaldo de las bases.

Especialmente en Puebla, el MA ha recibido ataques que aseguran que respaldará al Partido Acción Nacional, mientras que otras voces y plumas dicen que será firme su compromiso con el PRI. Estas versiones tan encontradas, sin embargo, no consiguen sembrar dudas.

Al respecto, el secretario general del MA, Aquiles Córdova Morán, en su artículo “¿Por qué tanto ruido sobre el papel electoral de los antorchistas?” asegura que esos ataques “carecen en absoluto de fundamento, y tendrían que confesar que se trata sólo de presiones bastardas para inducir en provecho de alguien el voto de los antorchistas.

No hay, en efecto, traición ni chantaje electoral alguno; pero el temor y la desconfianza de algunos respecto al voto de los antorchistas sí está bastante bien fundado, ya que saben bien de las injusticias absolutamente inmerecidas que han cometido en su contra. Y es un hecho que de no remediarse esto bien y a tiempo, inhibirá fatalmente ese voto, aunque los líderes digamos otra cosa”.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---