La OXFAM justifica la lucha de Antorcha contra la pobreza

**Sólo el 1% (120 mil) de los mexicanos posee tanta riqueza que la mitad de la población del país (60 millones).


La OXFAM justifica la lucha de Antorcha contra la pobreza

La Crónica de Chihuahua
4 de julio, 08:30 am

Por Clemente Pérez González

Son realmente escalofriantes los datos que difundió la OXFAM el pasado 24 de junio, acerca de la excesiva concentración de la riqueza social en México, al afirmar que sólo el 1% (120 mil) de los mexicanos posee tanta riqueza que la mitad de la población del país (60 millones).La prensa nacional dio a conocer los resultados del informe realizado por el economista Gerardo Esquivel, quien sostiene que en México en los últimos 9 años (2005-2014), a pesar del estancamiento económico que atravesó el país en este período, y del raquítico crecimiento que alcanzó nuestra economía,la suma de las fortunas de los cuatro multimillonarios de México(Carlos Slim, Germán Larrea, Arturo Bailleres y Ricardo Salinas Pliego), por el contrario, se disparó a un ritmo de 5% anual.También afirma que el 10% más rico del país concentra el 64.4% de la riqueza total del país.

Y en el terreno de la política, a este puñado de mexicanos, Esquivel los catalogó como los“amos”, gracias al poder económico que poseen, tienen capturado el Estado mexicano, haciendo de las políticas públicas y fiscales a su beneficio, agravando de esta forma la desigualdad social. O sea, en otras palabras, la democracia en México está en manos de la clase rica. Ellos son los que toman las decisiones, y así se explica que mientras las masas trabajadoras a pesar de percibir salarios de hambre, son los que pagan impuestos de todo lo que consumen (el 54% de la recaudación fiscal según la OXFAM). Mientras que los grandes consorcios pagan un porcentaje mínimo de impuesto, además aclara el economista que los ricos cuentan con diversas posibilidades para evadir impuestos.

La OXFAM pues, con el informe presentado en fecha reciente, retrata la situación social que atraviesa el país, la terrible desigualdad social que se agrava día con día. Y todavía nos extraña el aumento del crimen organizado y el narcotráfico, los secuestros, los robos, la emigración, la informalidad, etcétera. La OXFAM critica seriamente la política social en México, porque no está preocupada en combatir la desigualdad, sino que la agrava cada día más. Los datos que arroja la OXFAM, el pueblo debería de saberlo y penetrarle su conciencia, porque le está gritando a abrir los ojos y a entender la necesidad de organizarse y exigir una sociedad más justa y equitativa.

Así se explica que mientras en el país sigan gobernando los mismos de siempre, sea cual sea el partido existente, no sacarán del atolladero el problema de la desigualdad, porque precisamente pertenecen a esta clase social que está volcada a velar por sus propios intereses, de clase, y no para beneficiar a las grandes masas trabajadoras. Y esto el Movimiento Antorchista lo tiene bien claro y lo viene predicando desde hace 41 años. El antorchismo nacional que ha crecido en todos los rincones del país enarbolando las necesidades más apremiantes del pueblo pobre, cada vez que toca las puertas para que sean atendidas estas demandas y las resuelvan, lo que encuentran son negativas y oídos sordos de parte de la clase gobernante. Muchas veces lejos de recibir una respuesta positiva a la necesidad del pueblo organizado, lo que recibe son golpes, cárcel, represión en su contra por exigir justicia social.

La OXFAM concluye coincidiendo con el antorchismo nacional;en primer lugar, plantea que la política de recaudación fiscal cambie su modelo, debe exigir a la clase empresarial mayores pagos de impuestos; y que el salario mínimo incremente, porque con el actual, el trabajador no le alcanza para comprar la canasta básica (23 millones de mexicanos padecen esta situación), y urgió a crear un “auténtico Estado social” contrario al Estado de bienestar, garantizando en primer lugar los derechos del ciudadano. Y sí, eso es lo que se requiere en México, pero la OXFAM ya demostró que esta clase social y los gobernantes actuales no van a cambiar su interés por sí solos a beneficiar a los pobres, eso no sucederá jamás. Para eso es necesario que la clase gobernante sea realmente del pueblo e identificada con el pueblo, con un discurso auténtico y acción genuino, capaz de imponerse a los caprichos de la clase empresarial y exigir contribuciones económicos más elevados a la nación, pagando más impuestos e incrementando los salarios, suficientes para una vida mejor del trabajador.

Necesitamos pues, a otra clase de gobernantes, porque los actuales no representan los intereses del pueblo, a pesar del clamor social. Hoy el antorchismo nacional está exigiendo mejor calidad de la educación, está exigiendo vivienda y mejoramientos de la vivienda para miles de mexicanos; que se castigue el cacicazgo en San Juan Mixtepec que ha cobrado la vida de muchos campesinos pobres de Santo Domingo Yosoñama, en Oaxaca, y poner un alto a las represiones que han sufrido los antorchistas de Michoacán, Guanajuato y el Estado de México, ya que por el sólo hecho de enarbolar la demanda del pueblo, están siendo perseguidos y golpeados con la clara intención de claudicar en su misión. Pero la fuerza del antorchismo no cesará, el próximo 8 de julio demostrará su fuerza en una megamarcha histórica de 150 mil ciudadanos en la Ciudad de México, para exigir justicia social en favor del pueblo.Hoy la OXFAM ha justificado nuestra lucha, y nos dice que estamos en el camino correcto.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---