Jornada de desquite y de e-lecciones

**Los ciudadanos salieron a las urnas a decidir


Jornada de desquite y de e-lecciones

La Crónica de Chihuahua
6 de junio, 00:03 am

Si de algún modo podría calificarse la elección de hoy, se diría que fue la votación del desquite, del desahogo, del enojo desbocado en una boleta; desde hora temprana cientos de chihuahuenses lo demostraron así, llenaron las casillas hasta con más de una hora de espera para así manifestar su enojo por la situación actual, a decir de los primeros resultados.

En el camino no faltó quien dijera que “todos votamos en contra porque estamos hartos del gobierno” y no en pocos sectores, sobró quien dijo “ahora sí voy a votar a ver si las cosas cambian”.

Se esperaba una gran participación desde luego a partir de esa pantalla virtual que son las redes sociales, ahí donde poco se calla y salen muchos trapos a relucir al sol, pero nunca se esperó que desde los primeros minutos de este domingo se fuera pintando la jornada con incidentes ya siniestros ya violentos, todos peculiares de quien o está enojado o se siente perdido.

Y en las notas comenzó a hablarse de cabezas de marrano en hieleras con mensajes velados, de ataques a representantes de partido, y hasta golpes, detenciones, hombres armados que nunca se acreditaron, jóvenes promoviendo pizza por voto, hasta la impune siembra de votos en urnas, según se dijo.

Pero si hasta entonces los acontecimientos hablaban de una elección que ya se sabía estaría pesada, las declaraciones de los principales candidatos opositores, a escasos minutos de cerrarse las casillas vendría a aderezar la jornada, cada cual proclamándose vencedor, por cinco puntos uno, por tres el otro.

Javier Corral y Enrique Serrano, cada cual a su modo, se proclamó ganador de la contienda, gracias a la gente cansada de Chihuahua dijo uno, gracias al trabajo del equipo de campaña según el segundo; pero sólo en uno de los casos ese equipo estuvo ahí.

El PRI, fiel a su estilo, salió a declararse vencedor apenas minutos después de cerrada la votación, lo diferente en este caso, es que lejos quedó su famosa, y tan querida, frase del “carro completo”, ausentes los choferes de ese carro en lo que algunos medios llamaron “la fiesta más triste del mundo”, nunca se asomaron por ahí. Los cinco candidatos a las diputaciones, el candidato a la Sindicatura, la candidata a la Alcaldía de Chihuahua, todos priistas, ninguno de ellos se paró un momento en las oficinas del PRI estatal, donde más tarde se reunieron, si acaso, algunas 50 personas para, acompañados de un sonido, gritar el “sí se pudo, sí se pudo” de la esperanza.

Esperanza que poco a poco se iría apagando en contraste con la fiesta al exterior del PAN estatal, donde a las once de la noche, Corral se proclamó de nuevo virtual gobernador, en un tono muy distinto del que lo hizo minutos antes Serrano, al menos por la fiesta, sí le creía al blanquiazul; y que, al menos en las redes sociales, va en aumento, tras la contabilización del Programa preliminar de resultados del Instituto Estatal Electoral.

Y si hablamos de enseñanzas, la sorpresa de la elección fueron sin duda, los independientes, al colocarse, hasta ahora, como la tercera fuera política electoral en Chihuahua, dejando muy lejos a un desdibujado PRD y aún más a un deslavado Movimiento Ciudadano que no logró ni un pedacito de la naranja.

Ahí queda pues la elección, y las lecciones, donde de confirmarse los números sólo queda un gran perdedor que aún despachará en Palacio de Gobierno hasta octubre, y que con su, calificada por muchos, como pésima administración, habría provocado el desquite de la gente, y dejado su carro incompleto, o vaya, sin alguna pieza útil; lo que desde luego no significa en sí una victoria total para el PAN porque es muy diferente decir que el PAN ganó a que el PRI perdió.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---