Hombre llegó a la comisaría a registrarse como ofensor sexual, y después disparó contra agentes

**El sujeto murió frente a la estación del Los Angeles Sheriff Department en Temple City tras disparar contra agentes.


Hombre llegó a la comisaría a registrarse como ofensor sexual, y después disparó contra agentes

La Crónica de Chihuahua
20 de marzo, 20:00 pm

Los Ángeles.- Lo que inició como un proceso rutinario dentro de la comisaría de Temple City del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD) el lunes por la mañana, culminó en la muerte de un hombre a tiros por agentes de la misma corporación y una investigación policial.

A temprana hora del lunes se registró un tiroteo, catalogado como un “asalto mortal” contra agentes del LASD, en Temple City, justo afuera de una estación ubicada en la cuadra 8800 de East Las Tunas Drive.

A decir del sheriff Jim McDonnell, a las 7:25 a.m., un individuo entró a la comisaría para registrarse como ofensor sexual. Pero el hombre permaneció dentro de la estación por unos cuantos minutos y después salió al estacionamiento, comportamiento que alertó a los agentes y motivo por el cual lo siguieron hacia afuera de la comisaría.

Fue entonces que el hombre comenzó a disparar contra los agentes, según el Sheriff McDonnell, desde el interior de su vehículo, una camioneta SUV azul que fue captada en imágenes aéreas.

Elementos de LASD intercambiaron fuego con el sospechoso y unos 20 minutos después, agentes del equipo de tácticas especiales lograron acercarse al coche y determinaron que el hombre en cuestión estaba muerto. Ningún agente del LASD resultó herido.

El capitán Steve Katz, del Buró de Homicidios del LASD que liderá la investigación, detalló que la información disponible hasta el momento es bastante limitada.

No han revelado la identidad del sospechoso, y solo lo han descrito como un hombre anglosajón de unos 47 años de edad. Se desconoce aún qué provocó el tiroteo, pero se presume que el sospechoso murió a consecuencia de una herida de bala que él mismo se provocó. En otras palabras, que se suicidó.

Tras catear el vehículo —tarea realizada por un equipo de armas y explosivos del LASD- se recuperó una escopeta, así como una pistola.

“Nuestros agentes están en el campo fungiendo como barrera entre el peligro y los residentes que servimos”, dijo McDonnell, “y somos muy afortunados de que ningún agente haya resultado herido o muerto esta mañana”.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---